Entradas

Transformación digital y aplicaciones para la prevención de accidentes en el trabajo:

App de seguridad laboral

Los procesos de transformación digital y la incorporación de nuevas tecnologías han impactado de forma muy positiva en la productividad y eficiencia de diversos sectores económicos.

Al mismo tiempo, se han presentado como una oportunidad para mejorar la gestión en seguridad y el bienestar laboral al interior de las organizaciones. Ejemplos de aquello son el uso de algoritmos y big data para la predicción de accidentes y enfermedades laborales que permiten la elaboración de estrategias preventivas. También lo son la generación de alianzas entre mutualidades y empresas destacadas del sector tecnológico para entregar al país nuevas formas de hacer prevención, más interconectada y con mejores herramientas.

Un ejemplo notable es el de una gran empresa del sector energético, ubicada en la Región de Valparaíso, que ha ​​impulsando transformaciones en sus modelos de gestión a través de la utilización de sistemas, aplicaciones y tecnologías de la información. Así, en 2018, esta empresa desarrolló una plataforma digital en formato de aplicación (app) para integrar datos y generar reportes relativos a la prevención de riesgos y seguridad laboral, con el objetivo de reducir la tasa de accidentes en la empresa.

Previo a la implementación de esta app, mediciones internas daban cuenta de un aumento en la tasa de accidentabilidad, pasando de 0,2% en 2016 a 0,5% en 2017. Mientras que después de su implementación los indicadores asociados a la gestión preventiva mejoraron considerablemente: consiguieron una reducción del 40% en los casos de accidentes registrables y un valor en los índices de frecuencia y gravedad que se cuentan dentro de los mejores en comparación a años precedentes. 

De esta forma, la utilización de aplicaciones para la prevención de accidentes en empresas chilenas ha comenzado a abrirse paso trayendo consigo buenos resultados. Sin embargo, las empresas deben tener en cuenta que, si bien la tecnología es un habilitante, los procesos de transformación digital requieren que la cultura de la organización se adapte eficazmente a estos cambios. Es decir, tanto los procesos como las personas deben orientarse a la generación de nuevas capacidades que permitan una implementación exitosa. 

El caso relatado anteriormente da cuenta de la importancia de la generación de estas capacidades, pues desde la empresa señalan que los buenos resultados son producto de un trabajo involucrado, visible y activo de los líderes. También del permanente entrenamiento a los colaboradores, junto con los planes y programas preventivos diseñados en función de levantamientos de riesgos. Finalmente, y no menos importante, la constante búsqueda de nuevas y mejores prácticas en su entorno. 

 

 

Andrea Tokman:

“Necesitamos a una sociedad más colaborativa, cooperativa y resiliente”

Este año 2020 pasará a la historia, marcará un antes y un después en muchos aspectos económicos, laborales, sociales y personales, pero puede que nos deje varias enseñanzas. 

La posts pandemia representa un gran desafío para todos, sobre todo para las empresas, porque es incierta, nos preparamos lo mejor que podemos frente a un escenario completamente desconocido. Aun así, aunque no podemos controlarlo todo, si podemos adoptar un plan que permita gestionar de la mejor manera posible las nuevas operaciones, tecnologías y formas de trabajar, al tiempo que respondemos a las necesidades de los trabajadores, clientes y del negocio.  

En plena crisis, ya se pueden extraer, -con toda la incertidumbre que todavía existen-, algunos aspectos positivos. Para conocer las principales oportunidades que podemos sacar tras la crisis sanitaria, nos acompañó, el pasado jueves 27 de agosto, Andrea Tokman, quien es Economista Jefe Quiñenco e integrante del Consejo Superior Laboral, en el webinar: 3 cambios en pandemia que debemos aprovechar. Te invitamos a conocerlos: 

El auge de la digitalización en pandemia

“Por suerte esta pandemia nos golpeó ahora y no hace 10 años… La tecnología que ya teníamos nos ha permitido, con todo lo que ha implicado la cuarentena, seguir con algunas actividades laborales, productivas y sociales. Con la orden de cierre, sin tecnología, habríamos estado más aislados, más solitarios y con un colapso económico mucho más fuerte del previsto. Esta crisis sanitaria aceleró, positivamente, el proceso tecnológico. Una encuesta realizada por ICARE y CLA Consulting arrojó que un 76% de los encuestados cree que la pandemia aceleró el proceso de transformación digital en las empresas. Con respecto al teletrabajo, también el cambio ha sido significativo. El teletrabajo dio un salto -increíble- a 18%, sin embargo está muy concentrado en trabajadores de más ingresos y con mayor capacitación, lo que lo hace muy acotado y desigual. ¿El desafío? Dirigir el avance tecnológico hacia quienes más lo necesitan”.

Revalorización de los trabajos esenciales

“Hay trabajos de primera línea que estaban invisibilizados y muy mal compensados económicamente. La pregunta ahora que se han vuelto visibles, que los tenemos presentes y que en verdad los valoramos es  ¿ cómo podemos aprovechar esto para cambiar el futuro? Para lograrlo tenemos que encontrar un equilibrio, que es bien delicado: queremos reconocerlos, pero para eso hay que revalorizar esas funciones, de primera línea, con mejores condiciones laborales, mejores ingresos y más protección social, pero hay que hacerlo de una forma en la que no se acelere más la automatización y el reemplazo de funciones por máquinas. Para lograrlo hay que identificar cada uno de estos trabajadores esenciales, conocer cuáles son esos roles principalmente humanos, que no pueden reemplazar las máquinas, pero que por supuesto se pueden complementar con la tecnología. El desafío en este sentido, es como gestionar esto de la mejor manera”.

Reconocimiento del rol del Estado

“Hoy en día, todos hemos reconocidos transversalmente que necesitamos un Gobierno que haga el trabajo que hay que hacer en la emergencia, que distribuya los recursos a los trabajadores, desempleados y las familias más vulnerables. Para lograr esto las instituciones deben trabajar en conjunto. Frente a la crisis actual, hemos visto llegar a un nivel de innovación los instrumentos de políticas públicas que no habíamos visto nunca antes. No solo en tamaño de los recursos dedicados sino también en la forma en la que se están entregando. Es un Estado más presente, más directo, que da cara a la ciudadanía y están, constantemente, siendo monitoreados por ellos. Hay una tendencia de Estado que cambió más por un Estado eficaz, un Estado que tiene que gozar de confianza y confiabilidad social para poder hacer bien su trabajo. Este Estado debe tener buenos liderazgos, capaces de construir, de la mejor manera, la hoja de ruta que nos  va a ayudar a caminar de aquí en adelante”. 

Esta crisis sanitaria no se limita únicamente a la recuperación sino que será una hoja de ruta que nos permitirá, como dijo Tokman, retomar un camino que estamos perdiendo: un camino hacia el desarrollo. Estamos viviendo un momento histórico que nos da para revisar nuestra historia, lo que estamos haciendo bien, y los desafíos que debemos enfrentar.

 

 

La importancia de la tecnología y la digitalización en los 60+

La tecnología crece a pasos agigantados, pero las personas no siempre aprenden al mismo ritmo. ¿Cómo incorporar a los adultos mayores en el mundo digital, cuándo hay resistencia? 

El pasado jueves, llevamos a cabo, junto a Travesía 100, el webinar: La importancia de la tecnología y la digitalización en los 60+, con la participación especial de Rosa Melnick, la primera mujer ingeniera de sistemas en IBM y la encargada de introducir los computadores Apple al mercado chileno e instaló Oracle en Chile. Ha sido directora en más de 6 compañías, con +30 años de experiencia en gestión tecnológica, sistemas, personas e innovación. 

Actualmente Melnick, forma parte de Travesía 100, empresa con propósito social que tiene como objetivo el ayudar a los 60+ a lograr que el mundo los mire como actores imprescindibles en el futuro de la humanidad y que ellos se sientan como tales.

En el encuentro, la experta habló sobre lo que significó ser testigo del cambio tecnológico de los grandes computadores que ocupaban un piso completo y que para su instalación se requería piso falso, con instalación eléctrica especial, hace algunos años… “Fue un cambio tecnológico tan trascendente y que este sería el inicio de un cambio en la vida de todos nosotros” enfatizó.

“Era enero de 1980, y nos conseguimos la representación para Chile de los computadores Apple y las tiendas en donde se vendían y así pondríamos en las manos de cualquier persona el poder de una gran computadora, introduciendo con ellas las planillas de cálculo, los procesadores de texto, la magia del diseño y mucho más. Esto marcó un antes y un después en lo que sería revolución de la informática” relata la ponente. 

Después de eso Chile no volvió a ser igual, la tecnología se instaló y empezó a avanzar con rapidez puntualizó Melnick. Uno de los grandes desafíos ha sido el incorporar al adulto mayor en el mundo tecnológico. 

La inclusión digital de los colectivos de mayor edad presenta un desafío no sólo en Chile, sino en el mundo. La diferencia entre el uso de la tecnología por parte de los jóvenes y los ancianos tiene una explicación relativamente simple. Casi toda la nueva tecnología está diseñada para ser utilizada por personas más jóvenes. Los diseñadores y fabricantes están ignorando deliberadamente a los mayores de 50 años cuando crean nuevos productos y servicios. Al orientar los productos a personas más jóvenes, las empresas en realidad están reduciendo su potencial. Donde los productos han sido diseñados primero para usuarios mayores, los fabricantes han visto un aumento en las ventas en todos los grupos de edad.

La falta de conocimiento y el hecho de que los aparatos no estén acondicionados a sus capacidades limitadas debido a la edad, como la visión, el equilibrio y la coordinación con los dedos, son factores que influyen en que muchos queden excluidos del uso de nuevas tecnologías. También la experta señaló que hay resistencia al cambio. 

“Hoy más que nunca la tecnología es parte muy importante, es imprescindible, nos abre un infinito mundo de posibilidades” por eso, Melnick nos instó a capacitarnos, dejar el miedo, los jóvenes apoyar a los adultos mayores y desde el Estado generar políticas que orienten y potencien las competencias tecnológicas – digitales.

La transformación digital exige nuevas competencias y habilidades:

Liderazgo en un mundo digital

El pasado 24 de junio, se llevó a cabo el webinar: liderazgo en un mundo digital, para conocer las herramientas tecnológicas digitales que necesita un líder en época de crisis. La actividad contó con la participación de Manuel Suárez, experto en tecnologías de la información y fundador de la empresa Synaptic.

En la actividad, Suárez explicó que la digitalización consiste en la incorporación de herramientas y tecnologías dentro de una organización, pero que siempre se está transformando, y la transformación nos es más que “la reinvención continua de nuestro negocio u organización para aprovechar las oportunidades que ofrece la era digital, por lo tanto, no es solo hacer lo mismo con nuevas tecnologías” dijo.

Más adelante, Manuel Suárez indicó que el presente ya es digital, en ese sentido, resalto que por ejemplo Google Play Store tiene 2,8 millones de aplicaciones disponibles para descargar y que se espera, para este año, un ingreso por más de 189.000 millones de dólares en aplicaciones móviles, por eso, todas las empresas que quieren sobrevivir tienen que adaptar su plataforma, venta y demás canales bajo la modalidad online.

El desafío

El liderazgo digital ya no requiere de una sola persona, el nuevo liderazgo busca crear equipos autosuficientes capaces de optimizar las operaciones diarias y responder ante situaciones adversas. El nuevo tipo de liderazgo ya no es jerárquico porque busca participación, colaboración y contribución de todos.

Hoy en día, hablar de espacios digital no se limita únicamente a redes sociales, sino a un sinfín de cosas que hoy es posible hacer desde cualquier dispositivo con conexión a internet. Antes las redes nos conectaban, ahora no solo nos conectan, sino que cumplen roles.

Los líderes tienen que hacer frente a cambios nunca antes vistos, un futuro desafiante e impredecible, en consecuencia, el liderazgo tendrá un rol más importante y los líderes deberán aprender a crear y mostrar la ruta a seguir al tiempo que enfrentan incertidumbre, transiciones, y caos. Bajo este nuevo contexto ¿Cómo ser un líder en un mundo digital? No hay un camino fijo a seguir, lo más importante, refiere el ponente, es la capacitación, puesto que hay una necesidad de aprender nuevas competencias.

En el encuentro online estuvo presente María Isabel Vial, presidenta ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso quien señaló que cualquier organización, independientemente del tamaño, debe estar de manera constante actualizando sus conocimientos. Dijo que pese a la difícil situación: “la tecnología nos está ayudando a hacer frente a esta situación y por eso las empresas deben capacitar a sus trabajadores”.

Para más detalles, te invitamos a mirar el vídeo.

Las personas y las nuevas tecnologías

A medida que el coronavirus se propaga por todo el mundo, las empresas en Chile, especialmente las pequeñas y medianas, están enfrentando grandes desafíos y se han visto obligadas a tomar acciones rápidas, te invitamos a conocer la experiencia de Kunder, ganadora del Premio PYME Carlos Vial Espantoso 2019.

Kunder, es una empresa tecnológica que recibió el año pasado el Premio PYME Carlos Vial Espantoso. La idea de negocio surgió de tres amigos que se unieron para hacer una empresa de excelencia dedicada al desarrollo de softwares y entrega de soluciones web y móviles. Desde sus inicios, tuvieron como norte mejorar la calidad de vida de las personas.

Para conocer su experiencia y cómo han asumido la crisis actual, nos reunimos el pasado jueves 11 de junio con Andrés Munita, gerente general de Kunder en el webinar: las personas y las nuevas tecnologías. Te invitamos a conocer lo más relevante de la conversación.

“En medio de la pandemia, reforzamos los canales internos para tener mejores formas para comunicarnos” contó en emprendedor. Munita señaló que en estos tiempos las empresas deben sincerar su situación para reducir la angustia e incertidumbre, “la transparencia es fundamental para reducir los niveles de ansiedad” reiteró. 

En el encuentro dijo que hay que erradicar los mitos del teletrabajo, tales como: “el trabajo a distancia es menos efectivo”, “no sabemos si la gente está trabajando”. A su juicio, ésta es una idea errónea, puesto que, para él, el teletrabajo es una forma nueva de trabajo eficiente y exitosa. 

“El teletrabajo resulta interesante por varias razones: conlleva mayor flexibilidad, no perdemos tiempo en el traslado, más tiempo para dedicar a la familia, se optimizan las reuniones en donde somos necesarios, se derriban las fronteras geográficas. Esto puede traer buenos resultados si las empresas son capaces de adaptarse a los nuevos cambios, el mundo va hacia allá y hay que confiar en la tecnología”. 

Conoce más de este webinar, en el siguiente vídeo. 

 

 

 

El desafío de la reconversión laboral en Chile

Opinión | Joaquín Rozas Bugueño

La revolución tecnológica está en curso y presenta desafíos y oportunidades para las sociedades contemporáneas. Una de las esferas que podría modificarse de forma más acelerada es la del trabajo. El estudio “Artificial Intelligence Global Executive Study and Research Report” de Boston Consulting Group y MIT Sloan Management Review señaló que en 2018 el 82% de los gerentes encuestados cree que la inteligencia artificial aumentará la productividad en sus empresas y un 47% piensa que la fuerza laboral disminuirá en sus empresas por reemplazo tecnológico.

El principal desafío está en cómo impulsar el crecimiento económico sin afectar el empleo y la protección social de los trabajadores. Esta inquietud se encuentra en el centro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número ocho de Naciones Unidas: Trabajo decente y crecimiento económico, cuyo diagnóstico es que para avanzar hacia un desarrollo que no deje a nadie atrás, brinde oportunidades para el desarrollo de todos y disminuya las desigualdades del mundo actual es necesario aumentar el crecimiento económico, pero apalancado a través del trabajo decente y salarios justos.

En esta línea, el reemplazo de puestos de trabajo es una de las amenazas más relevantes para la economía y el mercado laboral. Se debe considerar que los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos son los que tienen mayores probabilidades de ser reconvertidos (Frey y Osborne, 2013). Según la Fundación Chile, para 2017, el 61% de los puestos de trabajo en el país eran mediana y altamente rutinarios – un 3% más que el promedio de los países de la OCDE – con un alto potencial de ser empleos automatizados. Los sectores económicos que concentran el mayor porcentaje de estos empleos son agricultura (43%), transporte (36%) y minería (30%). Chile debe asumir el desafío de la reconversión laboral sobretodo para aquellas ocupaciones con un alto riesgo de ser reemplazadas.

Un ejemplo de la importancia que ha tomado la reconversión laboral es el caso de la huelga del Sindicato Interempresas Líder (SIL) de la cadena Walmart, quien  durante en el proceso de negociación solicitó un reajuste salarial por la multifuncionalidad de trabajadores afectados por procesos de automatización de servicios. Esta situación despertó preocupación por parte del gobierno, el gremio empresarial y los sindicatos, cuyas posiciones concordaban en la necesidad de enfrentar con acciones concretas  el escenario de creciente transformación del mercado laboral .

Esta preocupación compartida entrega una oportunidad para avanzar en el fortalecimiento del trabajo y la reorientación de las habilidades que permiten situar el desarrollo de las personas en el centro de las organizaciones. ¿Cómo hacerse cargo de la reconversión?  Una respuesta virtuosa supone un trabajo mancomunado entre gobierno, sindicatos, empresas y organizaciones de la sociedad civil que permita un diagnóstico común y concreto para el diseño de una propuesta que asuma la renconversión como el instrumento para impulsar la sostenibilidad y la productividad del país.

Nuevas empresas, nuevas formas de relacionarnos y sociedades más plenas

Estamos en plena evolución de la tecnología, nos enfrentamos a cambios fundamentales en la forma de vivir y de trabajar, por eso son necesarias empresas que no sólo busquen aumentar la productividad y el impacto económico, sino que se involucren en beneficio de los trabajadores, el entorno y el desarrollo del país.

 

La Fundación Carlos Vial Espantoso, el pasado jueves 23 de mayo, compartió a través de la cátedra de gestión de personas de la Escuela de Negocios y Economía de la Universidad Católica de Valparaíso un análisis sobre los desafíos y las nuevas tendencias en relaciones laborales, en el evento estuvieron presentes estudiantes del último año de ingeniería comercial.

Durante el seminario se analizaron distintos temas que configuran el mundo laboral, tales como, cifras de composición del empleo, las nuevas formas de organización que emergen, efectos de la globalización, compromiso con el cambio climático, nuevas tecnologías y diversidad e inclusión.

Se presentó un análisis de las nuevas regulaciones en materia laboral, se repasaron las recomendaciones de la comisión de trabajo futuro de la OIT y se compartió el análisis de la Fundación en términos de la garantía de derechos mínimos de los trabajadores, desarrollo pleno, reparto de utilidades y participación en la toma de decisiones.

Fe Sánchez, gerente general de la Fundación Carlos Vial Espantoso habló sobre las nuevas formas de trabajo y señaló “El cambio tecnológico y la automatización de los trabajos, implica ajustes en los empleos, en este escenario en el que surgen nuevos trabajos y otros se acaban es fundamental orientar y acompañar a los trabajadores, en términos de capacitación y reconversión laboral, sobre todo a los más vulnerables. Debemos sacar el mejor provecho de las tecnologías que están emergiendo”.

Más tarde, Sánchez señaló que en el mundo sólo un 13% de los trabajadores afirma ser feliz en su lugar de trabajo y en Chile un 22% de los trabajadores declaran estar involucrados y entusiasmados en su lugar de trabajo. Resaltó que “según compendio de indicadores de productividad OCDE 2019, Chile es el quinto país menos productivo”.

  • “En Chile un 22% de los trabajadores declaran estar involucrados y entusiasmados en su lugar de trabajo”.

Para que las organizaciones instalen nuevas formas de operar y generen cambios positivos es necesario que trabajen junto a las políticas del Estado, la Sociedad Civil, el medio ambiente y los trabajadores explicó Sánchez. “Esta nueva forma de empresa requiere claridad en los propósitos, equipos autogestionados y un sentido de trascendencia. Si lo logramos, podemos potenciar el desarrollo del país” puntualizó.

En el marco del evento, se preguntó ¿qué futuro queremos construir? A la luz de la interrogante surgieron como necesidades: aumentar las capacidades de las personas a través de una continua formación, prestando apoyo a las personas a lo largo de las transiciones que entraña el futuro del trabajo, medidas transformadoras y mensurables para la igualdad de género, garantizar la representación colectiva de los trabajadores y los empleadores a través del diálogo social como bien público, y encausar y administrar la tecnología en favor del trabajo.

Por su parte, María Isabel Vial, presidenta de la Fundación Carlos Vial Espantoso dijo que las empresas eran autoritarias y jerárquicas, pero ese tipo de empresas están quedando en el pasado, señaló “las organizaciones están cambiando, están adaptándose a las nuevas tecnologías y apuntando a poner a sus trabajadores en el centro del modelo de negocio”.

Uno de sus grandes focos en su intervención fue la diversidad en las organizaciones, sobre este particular indicó “la diversidad es fundamental en las organizaciones, no solo potencia el talento de cada trabajador, sino que deja a un lado los prejuicios y hace que las empresas sean más creativas, abiertas, flexibles y permeables”.

Vial comentó que las empresas están llamadas a mirar con especial atención las transformaciones que afectan la calidad de vida, en ese sentido, resaltó que la Fundación Carlos Vial Espantoso busca impulsar una nueva forma de hacer organizaciones, que, desde lo colectivo, reconozcan el valor y potencial de las personas para, desde ahí aportar a la construcción de una sociedad más plena.

Para la Fundación Carlos Vial Espantoso es importante aportar en la formación académica y profesional de los alumnos, sobre todo sensibilizando en la importancia de la gestión de personas y de las relaciones laborales, no solo para la productividad de las empresas y el desarrollo de los trabajadores, sino para la plenitud de la sociedad.