Entradas

El desafío de la reconversión laboral en Chile

Opinión | Joaquín Rozas Bugueño

La revolución tecnológica está en curso y presenta desafíos y oportunidades para las sociedades contemporáneas. Una de las esferas que podría modificarse de forma más acelerada es la del trabajo. El estudio “Artificial Intelligence Global Executive Study and Research Report” de Boston Consulting Group y MIT Sloan Management Review señaló que en 2018 el 82% de los gerentes encuestados cree que la inteligencia artificial aumentará la productividad en sus empresas y un 47% piensa que la fuerza laboral disminuirá en sus empresas por reemplazo tecnológico.

El principal desafío está en cómo impulsar el crecimiento económico sin afectar el empleo y la protección social de los trabajadores. Esta inquietud se encuentra en el centro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número ocho de Naciones Unidas: Trabajo decente y crecimiento económico, cuyo diagnóstico es que: para avanzar hacia un desarrollo que no deje a nadie atrás, brinde oportunidades para el desarrollo de todos y disminuya las desigualdades del mundo actual es necesario aumentar el crecimiento económico, pero apalancado a través del trabajo decente y salarios justos.

En esta línea, el reemplazo de puestos de trabajo es una de las amenazas más relevantes para la economía y el mercado laboral. Se debe considerar que los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos son los que tienen mayores probabilidades de ser reconvertidos (Frey y Osborne, 2013). Según la Fundación Chile, para 2017, el 61% de los puestos de trabajo en el país eran mediana y altamente rutinarios – un 3% más que el promedio de los países de la OCDE – con un alto potencial de ser empleos automatizados. Los sectores económicos que concentran el mayor porcentaje de estos empleos son agricultura (43%), transporte (36%) y minería (30%). Chile debe asumir el desafío de la reconversión laboral sobretodo para aquellas ocupaciones con un alto riesgo de ser reemplazadas.

Un ejemplo de la importancia que ha tomado la reconversión laboral es el caso de la huelga del Sindicato Interempresas Líder (SIL) de la cadena Wal Mart, quien  durante en el proceso de negociación solicitó un reajuste salarial por la multifuncionalidad de trabajadores afectados por procesos de automatización de servicios. Esta situación despertó preocupación por parte del gobierno, el gremio empresarial y los sindicatos, cuyas posiciones concordaban en la necesidad de enfrentar con acciones concretas  el escenario de creciente transformación del mercado laboral .

Esta preocupación compartida entrega una oportunidad para avanzar en el fortalecimiento del trabajo y la reorientación de las habilidades que permiten situar el desarrollo de las personas en el centro de las organizaciones. ¿Cómo hacerse cargo de la reconversión?  Una respuesta virtuosa supone un trabajo mancomunado entre gobierno, sindicatos, empresas y organizaciones de la sociedad civil que permita un diagnóstico común y concreto para el diseño de una propuesta que asuma la renconversión como el instrumento para impulsar la sostenibilidad y la productividad del país.

Nuevas empresas, nuevas formas de relacionarnos y sociedades más plenas

Estamos en plena evolución de la tecnología, nos enfrentamos a cambios fundamentales en la forma de vivir y de trabajar, por eso son necesarias empresas que no sólo busquen aumentar la productividad y el impacto económico, sino que se involucren en beneficio de los trabajadores, el entorno y el desarrollo del país.

 

La Fundación Carlos Vial Espantoso, el pasado jueves 23 de mayo, compartió a través de la cátedra de gestión de personas de la Escuela de Negocios y Economía de la Universidad Católica de Valparaíso un análisis sobre los desafíos y las nuevas tendencias en relaciones laborales, en el evento estuvieron presentes estudiantes del último año de ingeniería comercial.

Durante el seminario se analizaron distintos temas que configuran el mundo laboral, tales como, cifras de composición del empleo, las nuevas formas de organización que emergen, efectos de la globalización, compromiso con el cambio climático, nuevas tecnologías y diversidad e inclusión.

Se presentó un análisis de las nuevas regulaciones en materia laboral, se repasaron las recomendaciones de la comisión de trabajo futuro de la OIT y se compartió el análisis de la Fundación en términos de la garantía de derechos mínimos de los trabajadores, desarrollo pleno, reparto de utilidades y participación en la toma de decisiones.

Fe Sánchez, gerente general de la Fundación Carlos Vial Espantoso habló sobre las nuevas formas de trabajo y señaló “El cambio tecnológico y la automatización de los trabajos, implica ajustes en los empleos, en este escenario en el que surgen nuevos trabajos y otros se acaban es fundamental orientar y acompañar a los trabajadores, en términos de capacitación y reconversión laboral, sobre todo a los más vulnerables. Debemos sacar el mejor provecho de las tecnologías que están emergiendo”.

Más tarde, Sánchez señaló que en el mundo sólo un 13% de los trabajadores afirma ser feliz en su lugar de trabajo y en Chile un 22% de los trabajadores declaran estar involucrados y entusiasmados en su lugar de trabajo. Resaltó que “según compendio de indicadores de productividad OCDE 2019, Chile es el quinto país menos productivo”.

  • «En Chile un 22% de los trabajadores declaran estar involucrados y entusiasmados en su lugar de trabajo».

Para que las organizaciones instalen nuevas formas de operar y generen cambios positivos es necesario que trabajen junto a las políticas del Estado, la Sociedad Civil, el medio ambiente y los trabajadores explicó Sánchez. “Esta nueva forma de empresa requiere claridad en los propósitos, equipos autogestionados y un sentido de trascendencia. Si lo logramos, podemos potenciar el desarrollo del país” puntualizó.

En el marco del evento, se preguntó ¿qué futuro queremos construir? A la luz de la interrogante surgieron como necesidades: aumentar las capacidades de las personas a través de una continua formación, prestando apoyo a las personas a lo largo de las transiciones que entraña el futuro del trabajo, medidas transformadoras y mensurables para la igualdad de género, garantizar la representación colectiva de los trabajadores y los empleadores a través del diálogo social como bien público, y encausar y administrar la tecnología en favor del trabajo.

Por su parte, María Isabel Vial, presidenta de la Fundación Carlos Vial Espantoso dijo que las empresas eran autoritarias y jerárquicas, pero ese tipo de empresas están quedando en el pasado, señaló “las organizaciones están cambiando, están adaptándose a las nuevas tecnologías y apuntando a poner a sus trabajadores en el centro del modelo de negocio”.

Uno de sus grandes focos en su intervención fue la diversidad en las organizaciones, sobre este particular indicó “la diversidad es fundamental en las organizaciones, no solo potencia el talento de cada trabajador, sino que deja a un lado los prejuicios y hace que las empresas sean más creativas, abiertas, flexibles y permeables”.

Vial comentó que las empresas están llamadas a mirar con especial atención las transformaciones que afectan la calidad de vida, en ese sentido, resaltó que la Fundación Carlos Vial Espantoso busca impulsar una nueva forma de hacer organizaciones, que, desde lo colectivo, reconozcan el valor y potencial de las personas para, desde ahí aportar a la construcción de una sociedad más plena.

Para la Fundación Carlos Vial Espantoso es importante aportar en la formación académica y profesional de los alumnos, sobre todo sensibilizando en la importancia de la gestión de personas y de las relaciones laborales, no solo para la productividad de las empresas y el desarrollo de los trabajadores, sino para la plenitud de la sociedad.