Entradas

Culminaron con éxito las Mesas de Diálogo Social que implementamos en CCU, Echeverría Izquierdo y Amsa

No es un secreto que, en los últimos tiempos, el mundo laboral se ha visto tremendamente afectado. Las empresas se han tenido que reinventar y adaptar a una nueva dinámica para seguir sus operaciones. Pero en esta crisis, no todo ha sido malo, han surgido una serie de iniciativas que han potenciado –entre muchas cosas- la calidad de vida de los trabajadores.

Flexibilidad, teletrabajo, programas de salud mental y física y mayor participación de los trabajadores en la toma de decisiones han sido algunas de las iniciativas que se han potenciado al interior de las compañías en estos últimos años. Para esto el diálogo ha sido fundamental, así lo señalan distintos expertos.

En ese sentido, desde el mes de julio hasta septiembre, nuestra Fundación Carlos Vial Espantoso ejecutó cinco Mesas de Diálogo Social, a través de la Línea Nacional 2021 de la Subsecretaría del Trabajo, que buscaron promover diálogos tripartitos en los que se abordaron temáticas y problemáticas del espacio laboral, contribuyendo a la mejora de las relaciones laborales y la calidad del trabajo.

Las Mesas de Diálogo estuvieron conformadas por: CCU y su Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de la Industria Cervecera de Chile, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y la Comisión Nacional de la Productividad. También Antofagasta Minerals (AMSA) y su Federación de Sindicatos Antofagasta Mineral, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE). Y finalmente, Echeverría Izquierdo y su Sindicato de Empresas Pilotes Terratest, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y el SENCE.

En AMSA y Echeverría Izquierdo las mesas de diálogo buscaron identificar los principales desafíos de la equidad de género, con el fin de concretar acciones para avanzar en la inclusión de la mujer, la disminución de brechas, el reconocimiento de sesgos y trabajar el liderazgo femenino. Por su parte, la mesa ejecutada en CCU se centró en lograr una visión compartida sobre la automatización y digitalización, para posteriormente definir acciones concretas que contribuyan en la transición de esos cambios de reconversión laboral.

Entre los principales acuerdos levantados, podemos destacar:

El diseño de un sistema de certificación de capacitaciones internas, con un diploma que sirva para reconocer los esfuerzos y las capacidades fortalecidas de los trabajadores, y así también favorecer su empleabilidad.

Levantamiento de informaciones respecto de los temores asociados a los cambios tecnológicos.

Sensibilización niveles directivos y tomadores de decisiones sobre la superación de sesgos de género, que afectan el desarrollo laboral de quienes desean ser madres y padres. 

Generar espacios de diálogos o conversación para ir disminuyendo sesgos en cuanto al desarrollo de carrera de las mujeres en la empresa.

La invitación es a seguir impulsando más diálogo en las empresas, de cara a poder establecer, a través de la exploración de los temas que impactan a la organización, objetivos comunes, alinear expectativas, mejorar las relaciones laborales entre los equipos, potenciar la calidad de vida de los colaboradores y aumentar la productividad. 

Desde la Fundación Carlos Vial Espantoso, estamos convencidos que solo situando a las personas en el centro del modelo de negocio podremos impulsar relaciones laborales de excelencia que potencien el desarrollo humano y económico de los trabajadores, las empresas y el país.

La Fundación Carlos Vial Espantoso a través de la Subsecretaría del trabajo dará inicio a las:

Mesas de Diálogo Social

Hoy en día, frente a la crisis global sin precedentes que ha provocado el Covid-19, el mundo laboral se ha visto tremendamente afectado. Las empresas se están adaptando a nuevas realidades: un nuevo entorno competitivo, cambios en patrones de consumo y una nueva forma de trabajar; por lo que es fundamental que las organizaciones aprovechen esta oportunidad para hacer un giro en la manera en la que se venían gestionando los negocios.

La Fundación Carlos Vial Espantoso a través de la Subsecretaría del Trabajo, durante los meses de julio y septiembre, llevará a cabo las Mesas de Diálogo Social, Línea Nacional 2021, con el propósito de promover diálogos tripartitos que aborden temáticas y problemáticas del espacio laboral, contribuyendo a la mejora de las relaciones laborales y la calidad del trabajo.

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el Diálogo Social “comprende todo tipo de negociaciones y consultas, incluyendo el simple intercambio de información entre las partes, los gobiernos, los empleadores y los trabajadores, acerca de temas o cuestiones de interés común respecto de las políticas económicas y sociales”.

Las empresas que participarán en estas mesas de diálogo social, serán: Echeverría Izquierdo, que estará acompañada por su Sindicato de Empresas Pilotes Terratest, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE); Antofagasta Minerals que componen la mesa junto a la Federación de Sindicatos Antofagasta Minerals, el Ministerio de la Mujer y la equidad de género y el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), y finalmente CCU, en la que participarán la Federación Nacional de Sindicatos de trabajadores de la Industria Cervecera de Chile y Ramos similares, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y la Comisión Nacional de la Productividad. 

En el caso de las dos primeras empresas mencionadas se abordarán los desafíos de la equidad de género y en el caso de CCU, los espacios de diálogo se enfocarán en la reconversión laboral como respuesta al proceso de digitalización o revolución 4.0 que cada día avanza más.

No es un secreto que la equidad de género y la reconversión laboral son temas obligados en cualquier espacio donde se aborden temas laborales, sobre todo porque son clave en el futuro de las compañías y en el desarrollo del país.

Aunque en los últimos años las cifras respecto a la equidad de género estaban mejorando, durante la crisis sanitaria han bajado. Diversas instituciones han alertado del impacto de la crisis sanitaria en el mundo laboral, poniendo especial énfasis en los efectos que tendrá este período en la participación de las mujeres en el mundo del trabajo.

Según la OIT el desempleo femenino ha presentado cifras alarmantes en América Latina (OIT, 2021). Durante los últimos meses se han profundizado los nudos de desigualdad de género y vulnerado la autonomía económica de las mujeres (OIT, 2021). Estas mesas de diálogo buscan aumentar y profundizar conversaciones que nos permitan construir soluciones pertinentes, tomando en consideración la diversidad de contexto que envuelve el ecosistema laboral, identificando aperturas que permitan instalar acuerdos para alcanzar los objetivos de inclusión de mujeres en el sector de la construcción y la minería. 

Por su parte, el reemplazo de puestos de trabajo es una de las amenazas más relevantes para la economía y el mercado laboral. Se debe considerar que los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos son los que tienen mayores probabilidades de ser reconvertidos (Frey y Osborne, 2013). Según la Fundación Chile, para 2017, el 61% de los puestos de trabajo en el país eran mediana y altamente rutinarios – un 3% más que el promedio de los países de la OCDE – con un alto potencial de ser empleos automatizados. Los sectores económicos que concentran el mayor porcentaje de estos empleos son agricultura (43%), transporte (36%) y minería (30%). Chile debe asumir el desafío de la reconversión laboral sobre todo para aquellas ocupaciones con un alto riesgo de ser reemplazadas.

Estas Mesas de Diálogo Social, que se van a ejecutar durante los próximos meses, buscan promover el logro de un consenso y la participación democrática de los principales actores laborales, a través de diversos temas, puntos de vista e intereses de los involucrados, contribuyendo lazos de confianza con el fin de alcanzar mayores estándares laborales.

Más allá de la visible preocupación que han tenido las organizaciones para mantener su continuidad operacional, ha sido clave la cercanía y empatía que han generado con los trabajadores. Frente a todos los nuevos desafíos, el éxito de los mismos dependerá en gran medida del Diálogo Social que gestionen las organizaciones puertas adentro.

En este sentido, la Fundación Carlos Vial Espantoso tiene el compromiso de situar a las personas en el centro del modelo de negocio a través de relaciones laborales de excelencia que impulsen el desarrollo humano y económico de los trabajadores, las empresas y el país.

Te invitamos a conocer en detalle las temáticas que se abordarán en cada una de las empresas participantes.

 

Mesas de Diálogo Social CCU

Mesas de Diálogo Social AMSA

Mesas de Diálogo Social Echeverría Izquierdo

El desafío de la reconversión laboral en Chile

Opinión | Joaquín Rozas Bugueño

La revolución tecnológica está en curso y presenta desafíos y oportunidades para las sociedades contemporáneas. Una de las esferas que podría modificarse de forma más acelerada es la del trabajo. El estudio “Artificial Intelligence Global Executive Study and Research Report” de Boston Consulting Group y MIT Sloan Management Review señaló que en 2018 el 82% de los gerentes encuestados cree que la inteligencia artificial aumentará la productividad en sus empresas y un 47% piensa que la fuerza laboral disminuirá en sus empresas por reemplazo tecnológico.

El principal desafío está en cómo impulsar el crecimiento económico sin afectar el empleo y la protección social de los trabajadores. Esta inquietud se encuentra en el centro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número ocho de Naciones Unidas: Trabajo decente y crecimiento económico, cuyo diagnóstico es que para avanzar hacia un desarrollo que no deje a nadie atrás, brinde oportunidades para el desarrollo de todos y disminuya las desigualdades del mundo actual es necesario aumentar el crecimiento económico, pero apalancado a través del trabajo decente y salarios justos.

En esta línea, el reemplazo de puestos de trabajo es una de las amenazas más relevantes para la economía y el mercado laboral. Se debe considerar que los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos son los que tienen mayores probabilidades de ser reconvertidos (Frey y Osborne, 2013). Según la Fundación Chile, para 2017, el 61% de los puestos de trabajo en el país eran mediana y altamente rutinarios – un 3% más que el promedio de los países de la OCDE – con un alto potencial de ser empleos automatizados. Los sectores económicos que concentran el mayor porcentaje de estos empleos son agricultura (43%), transporte (36%) y minería (30%). Chile debe asumir el desafío de la reconversión laboral sobretodo para aquellas ocupaciones con un alto riesgo de ser reemplazadas.

Un ejemplo de la importancia que ha tomado la reconversión laboral es el caso de la huelga del Sindicato Interempresas Líder (SIL) de la cadena Walmart, quien  durante en el proceso de negociación solicitó un reajuste salarial por la multifuncionalidad de trabajadores afectados por procesos de automatización de servicios. Esta situación despertó preocupación por parte del gobierno, el gremio empresarial y los sindicatos, cuyas posiciones concordaban en la necesidad de enfrentar con acciones concretas  el escenario de creciente transformación del mercado laboral .

Esta preocupación compartida entrega una oportunidad para avanzar en el fortalecimiento del trabajo y la reorientación de las habilidades que permiten situar el desarrollo de las personas en el centro de las organizaciones. ¿Cómo hacerse cargo de la reconversión?  Una respuesta virtuosa supone un trabajo mancomunado entre gobierno, sindicatos, empresas y organizaciones de la sociedad civil que permita un diagnóstico común y concreto para el diseño de una propuesta que asuma la renconversión como el instrumento para impulsar la sostenibilidad y la productividad del país.