Entradas

Liderazgo laboral para los nuevos tiempos

Marcello Marchese
Finning, Empresa Embajadora Fundación Carlos Vial Espantoso

Los nuevos tiempos no requieren solamente de ejecutivos empoderados, es indispensable contar también con un fuerte liderazgo laboral para que la ecuación esté completa y así lograr cumplir, coordinadamente, las metas y propósitos de la empresa.

Por esa razón, la Fundación Carlos Vial Espantoso junto a la Pontificia Universidad Católica llevan años desarrollando instancias formativas para profesionalizar el rol de quienes lideran las relaciones laborales al interior de las compañías, buscando fomentar espacios colaborativos para avanzar hacia empresas que reconozcan el compromiso, aporte y responsabilidad de cada trabajador en el crecimiento y éxito del negocio.

En Finning -como ganadores del Premio de la Fundación en 2015 y, por lo tanto, en nuestra calidad de embajadores – estamos comprometidos no sólo a seguir avanzando en la construcción de relaciones laborales de calidad al interior de Finning, sino, además, a instar a otros a adentrarse a optar por caminos formativos, donde puedan adquirir conocimientos y herramientas para entender el entorno político-económico y legal donde se desarrollan las actividades empresariales y sindicales.

El capital humano es clave para el éxito de una compañía. Para esto es esencial promover una cultura de servicio participativa en todos los niveles de su gestión. Estamos convencidos que hay que caminar hacia la construcción de relaciones más horizontales, basadas en la confianza y el compromiso hacia el proyecto común empresarial. También requerimos de altos niveles de capacitación y desarrollo profesional, porque estamos ciertos que no podríamos brindar un servicio de excelencia a nuestros clientes si no contáramos con personal altamente motivado. Sin una fuerza laboral comprometida y participativa es prácticamente imposible tener una empresa exitosa. La empresa se construye entre todos sus trabajadores

Esa motivación es la que entrega un líder que cuenta con la formación profesional adecuada, capaz de obtener el mejor desempeño de su equipo. Y hoy, más aún, la responsabilidad de este liderazgo es un desafío no menor pues debe enfrentar una época de vertiginosos cambios tecnológicos, adaptabilidad laboral y donde gestionar equipos diversos no sólo es la receta para la sustentabilidad del negocio, sino una realidad que imprime una nuevas expectativas y realidades.

 

Fuente: Mercurio Antofagasta