Entradas

Liderazgo laboral para los nuevos tiempos

Marcello Marchese
Finning, Empresa Embajadora Fundación Carlos Vial Espantoso

Los nuevos tiempos no requieren solamente de ejecutivos empoderados, es indispensable contar también con un fuerte liderazgo laboral para que la ecuación esté completa y así lograr cumplir, coordinadamente, las metas y propósitos de la empresa.

Por esa razón, la Fundación Carlos Vial Espantoso junto a la Pontificia Universidad Católica llevan años desarrollando instancias formativas para profesionalizar el rol de quienes lideran las relaciones laborales al interior de las compañías, buscando fomentar espacios colaborativos para avanzar hacia empresas que reconozcan el compromiso, aporte y responsabilidad de cada trabajador en el crecimiento y éxito del negocio.

En Finning -como ganadores del Premio de la Fundación en 2015 y, por lo tanto, en nuestra calidad de embajadores – estamos comprometidos no sólo a seguir avanzando en la construcción de relaciones laborales de calidad al interior de Finning, sino, además, a instar a otros a adentrarse a optar por caminos formativos, donde puedan adquirir conocimientos y herramientas para entender el entorno político-económico y legal donde se desarrollan las actividades empresariales y sindicales.

El capital humano es clave para el éxito de una compañía. Para esto es esencial promover una cultura de servicio participativa en todos los niveles de su gestión. Estamos convencidos que hay que caminar hacia la construcción de relaciones más horizontales, basadas en la confianza y el compromiso hacia el proyecto común empresarial. También requerimos de altos niveles de capacitación y desarrollo profesional, porque estamos ciertos que no podríamos brindar un servicio de excelencia a nuestros clientes si no contáramos con personal altamente motivado. Sin una fuerza laboral comprometida y participativa es prácticamente imposible tener una empresa exitosa. La empresa se construye entre todos sus trabajadores

Esa motivación es la que entrega un líder que cuenta con la formación profesional adecuada, capaz de obtener el mejor desempeño de su equipo. Y hoy, más aún, la responsabilidad de este liderazgo es un desafío no menor pues debe enfrentar una época de vertiginosos cambios tecnológicos, adaptabilidad laboral y donde gestionar equipos diversos no sólo es la receta para la sustentabilidad del negocio, sino una realidad que imprime una nuevas expectativas y realidades.

 

Fuente: Mercurio Antofagasta

Salud y Seguridad en la Pyme

“Si el empleador no denuncia el accidente laboral o la enfermedad profesional, el trabajador deberá recurrir al Organismo Administrador al que se encuentre afiliada la empresa para que le otorgue las prestaciones correspondientes y denunciar el hecho ante la Inspección del Trabajo” Alex Salgado.

Entre el mes de agosto y septiembre, en la Academia Diplomática, la Fundación Carlos Vial Espantoso junto a la Superintendencia de Seguridad Social desarrollaron el Programa de Salud y Seguridad en la Pyme que entregó insumos referentes a los riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales a trabajadores y empleadores a través de una serie de cuatro módulos: Licencias Médicas; Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales; SUSESO-ISTAS y la Ley SANNA.

El primer módulo estuvo a cargo de
Jaime Carvajal, Jefe de la Unidad de Gestión Sucursales de SUSESO. En la actividad se profundizó sobre el derecho que tienen los trabajadores de pertenecer a un sistema de salud (FONASA o ISAPRES), que les permite ausentarse o reducir su jornada de trabajo durante determinado período. Enfatizó que “las licencias médicas solamente pueden ser prescritas por un médico cirujano (incluidos los psiquiatras), un cirujano dentista o una matrona”.

El segundo módulo estuvo a cargo de Alex Salgado, jefe de la Unidad de Fiscalización de la Superintendencia. En la actividad, profundizó el estudio de la Ley 16.744 de Protección frente a un Accidente o Enfermedad Profesional, la cual asegura que los trabajadores dependientes y los trabajadores independientes que coticen estén protegidos por el seguro contra riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Salgado indicó que el seguro protege a los trabajadores ante las siguientes eventualidades: 

Accidentes del trabajo. Se considera accidente del trabajo a las lesiones que sufre el trabajador a causa del trabajo.
Accidentes del Trayecto. Son que ocurren en el trayecto directo entre el domicilio y el lugar de trabajo.
Enfermedades profesionales. Son aquellas causadas de manera directa por la tarea que desempeña el trabajador.

Por su parte, Macarena Candía, profesional de la Unidad de Medicina del Trabajo a cargo de la medición de los riesgos psicosociales en los lugares de trabajo, estuvo a cargo del tercer módulo: SUSESO-ISTAS 21. Consiste en la aplicación de un instrumento adaptado y estandarizado que está referido a distintas dimensiones que, de acuerdo a la evidencia científica, están relacionadas con los factores de riesgos psicosociales en el trabajo. La experta indicó que es responsabilidad del empleador medir la exposición a riesgo psicosocial y contar con acciones necesarias para disminuir o eliminar sus efectos.

El último módulo fue sobre la Ley SANNA, estuvo a cargo nuevamente de Alex Salgado, consiste en un seguro obligatorio para los padres y madres trabajadores de niños y niñas afectados por una condición grave de salud, para que puedan ausentarse justificadamente de su trabajo durante un tiempo determinado, con el objeto de prestarles atención, acompañamiento o cuidado personal, recibiendo durante ese período un subsidio que reemplace total o parcialmente su remuneración o renta mensual.

Al cierre del programa se realizó la ceremonia de entrega de certificados de participación, que contó con la presencia de María Isabel Vial Izquierdo, presidenta de la Fundación Carlos Vial, dijo “hay que poner nuestros corazones y cabeza para mejorar los espacios de trabajo y vida de los trabajadores».  En la actividad también estuvo presente Claudio Reyes Barrientos, Superintendente de Seguridad Social, quien señaló que el organismo tiene el propósito de mostrar una forma distinta de difundir los derechos de la seguridad social. Indicó “creo firmemente que debemos avanzar como país en nuevas formas de relacionarnos, de conversar y dialogar».

Las pymes son uno de los motores de desarrollo de nuestro país y estamos conscientes del alto impacto que genera un accidente en su interior. Según cifras del Ministerio del Trabajo, las pymes emplean un 42%. Los módulos ejecutados tuvieron el propósito de fomentar mecanismos de protección ante los riesgos laborales y promover una cultura de prevención. 

Sergio Valenzuela Ibarra: “Más que pretender controlar el comportamiento de las personas, las empresas deben motivarlas y comprometerlas”

Un aspecto importante para afrontar los desafíos de la productividad de las empresas es gestionar a las personas, tanto en lo que respecta a su desempeño individual y colectivo, como a su calidad de vida y bienestar personal y laboral. Las relaciones laborales mejorarán en la medida que cada actor transparente sus necesidades y se dialogue para lograr acuerdos sobre aquellos puntos en que las necesidades no son complementarias, en un ambiente de confianza y colaboración.

 

Determinado y comprometido, así se mostró Sergio Valenzuela Ibarra quien asumió este año el cargo de Director del Diplomado en Liderazgo Laboral de la Escuela de Administración que dicta la Pontificia Universidad Católica de Chile en conjunto con la Fundación Carlos Vial Espantoso. Ambas instituciones están vinculadas desde el año 2000 para evaluar a las empresas en su gestión de personas y retroalimentarlas, en el proceso del Premio Carlos Vial Espantoso, a través de una metodología creada y aplicada por ambas. Es así como nace la Cátedra de Relaciones Laborales UC-Carlos Vial Espantoso, al alero de la cual se realiza este diplomado enfocado en entregar herramientas a nuevos líderes para su desarrollo como dirigentes sindicales y desde el área de personas, fundamental para propiciar el desarrollo humano de la mano del crecimiento económico de la empresa. La Fundación Carlos Vial Espantoso es una organización sin fines de lucro dedicada a fomentar la equidad social y el desarrollo del país desde las empresas, poniendo a las personas en el centro del modelo de negocio y promoviendo la construcción de relaciones laborales de excelencia.

Sergio Valenzuela es Doctor en Psicología Industrial-Organizacional, Máster en Psicología Industrial-Organizacional, Máster en Administración de Empresas y Psicólogo. Actualmente se desempeña como Director del Diplomado en Cambio y Desarrollo Organizacional y es profesor en la Escuela de Administración y la Escuela de Psicología, ambas en la UC, en materias relacionadas con el comportamiento organizacional y la gestión de personas y es asesor experto en organismos públicos y privados en temas de gestión de la diversidad, liderazgo y equipos de alto desempeño, y en la medición y métricas de procesos de gestión de personas.

› ¿Qué es el Diplomado en Liderazgo Laboral?

El Diplomado en Liderazgo Laboral es una instancia de formación que busca actualizar conocimientos y ofrecer temáticas relacionadas con las organizaciones desde aspectos generales como economía, regulación laboral, y estrategias empresariales hasta aspectos más específicos como finanzas, gestión de operaciones y gestión de personas. Adicionalmente, entrega herramientas a los dirigentes sindicales y profesionales del área de gestión de personas para fortalecer sus propias habilidades de liderazgo y comunicación efectiva para influir positivamente en la organización.

El programa es dictado por un cuerpo docente con amplia trayectoria académica y profesional, y apunta a que los participantes tengan los conocimientos y habilidades para desarrollar una carrera con un rol más activo en términos de ser agentes de cambio, generar conversaciones en la organización y poder influir positivamente en su entorno.

¿Cuáles son los objetivos del Diplomado?

Adquirir conocimientos y herramientas que permitan comprender el entorno económico, social, político y legal en el que se desarrolla la actividad empresarial y sindical. A su vez, comprender las características de los negocios y las empresas en donde se desempeñan, de manera de buscar relaciones colaborativas e incorporar herramientas y habilidades para una mejor gestión y un liderazgo más efectivo en sus propias instituciones sindicales y en la dirección de sus bases.

¿Qué habilidades desarrolla el participante?

El programa permite desarrollar habilidades relacionadas con el liderazgo y la comunicación efectiva, además, el Diplomado aborda transversalmente los temas más actuales de las organizaciones como el impacto que tiene la tecnología en las empresas, las relaciones laborales modernas entre trabajadores y administradores, y la calidad de vida laboral.

¿Qué aporta este Diplomado con respecto a otros?

Este diplomado entrega una mirada amplia de lo que son las organizaciones en aspectos del entorno y de la organización y desarrolla destrezas, capacidades y competencias en comunicación  y liderazgo. Permite a los participantes auto observarse y entender el rol como trabajadores y también el de la propia organización desde focos internos como externos (globalización, tecnología y procesos migratorios).

¿Por qué participar en el Diplomado?

Participar en el Diplomado en Liderazgo Laboral permite formarse con un equipo académico de alto nivel y otorga la posibilidad de compartir con otros líderes sindicales y profesionales del área de gestión de personas. Asimismo, aprender de sus experiencias en distintos rubros empresariales y adquirir conocimientos y herramientas para ejercer un liderazgo efectivo.

¿A quién está dirigido el Diplomado?

Está dirigido a líderes sindicales y potenciales líderes, integrantes de comités paritarios, profesionales del área de gestión de personas y representantes del mundo laboral de empresas. 


La gestión de personas, el gran desafío de las organizaciones para mejorar la productividad

¿A qué se debe su interés por los temas laborales?

Me interesé en el tema de gestión de personas, y específicamente en la gestión de la diversidad y la inclusión dentro de las organizaciones, hace 10 años al notar que en Chile aún había muy poco desarrollo al respecto y en otros países ya estaban muy avanzados. En general, las organizaciones han sido bastante homogéneas, e incluso algunas han sostenido prácticas de selección que fomentan la contratación de personas de ciertas universidades, religiones, e incluso edades y sexo.  Esto ha ido cambiando en los últimos años y los temas de gestión de personas están mejor posicionados en la agenda. Se empiezan a ver empresas que se están sumando a iniciativas innovadoras en esta materia y que sostienen buenas relaciones laborales. La regulación también está avanzando hacia la eliminación de la discriminación arbitraria, la inclusión laboral, y la gestión de los riesgos psicosociales en el trabajo. Queda mucho aún y ahí está mi interés como académico y asesor, entender los desafíos de la productividad de las empresas con las personas, tanto en lo que respecta a su desempeño individual y colectivo, como a su calidad de vida y bienestar personal y laboral.

¿Cuál es la diferencia entre la gestión de personas y las relaciones laborales?

Tradicionalmente, las relaciones laborales se han enfocado más en la relación entre los sindicatos y la empresa, pero esa es una visión parcial porque el tema de las relaciones laborales es mucho más amplio, donde intervienen múltiples actores que están tanto dentro como fuera de la organización. Las herramientas de gestión de personas buscan conciliar las necesidades de las personas con las necesidades organizacionales y, por ende, son un aspecto central en las relaciones laborales, como lo son los sindicatos y la legislación laboral también.

¿Cómo se pueden potenciar las relaciones laborales?

Principalmente por el esfuerzo mutuo. Por una parte, las organizaciones deben indagar en cuáles son las necesidades de las personas y preguntarse por qué una persona trabaja, qué necesidades tiene, cuáles son sus inquietudes y expectativas en torno a su vida laboral y personal y, por otra parte, las personas tienen que entender por qué en la organización es necesario producir, cuál es el propósito social, la importancia de tener un buen desempeño y lograr las metas. Las relaciones laborales mejorarán en la medida que cada uno transparente sus necesidades y se dialogue para lograr acuerdos sobre aquellos puntos en que las necesidades no son complementarias. Sin duda un ambiente de confianza y colaboración puede facilitar este desafío.

¿Cuál es la clave de la gestión de personas?

Las empresas tratan de asegurar el comportamiento de las personas muchas veces con mecanismos de control como bloquear páginas web “para que no pierdan el tiempo mientras trabajan” o el uso de tarjeta para regular el horario, pero al final, un trabajador(a) que se sienta en inequidad, desmotivado, o poco comprometido va a hacer lo que quiera hacer dentro de ciertas posibilidades. Si a la persona le bloquean el internet va a usarlo desde su celular o va a darle su tarjeta a un compañero para que lo cubra. Las empresas deben entender que las personas no son propiedad de la empresa, no están obligadas a hacer todo lo que la empresa necesita. En la práctica, las personas eligen si están mirando el computador, trabajando o navegando en las redes sociales. Es una ilusión el creer que se puede controlar 100% la conducta de las personas en el trabajo.

Por lo tanto, lo que las organizaciones necesitan hacer más que controlar el comportamiento de las personas con mecanismos prohibitivos o coercitivos, es motivarlas. ¿Cómo? Conociendo sus necesidades, apoyándolas, desarrollándolas, convenciéndolas de que son parte de un proyecto que satisface necesidades de la sociedad y construyendo espacios de participación y colaboración. Esto genera una experiencia de trabajo positiva, mayor equidad dentro de la organización, y una comunicación más transparente, que las personas retribuirán con esfuerzo y compromiso, y que mejorará sus desempeños individuales y colectivos. Se deben crear las condiciones y oportunidades para que todos, independiente de sus características demográficas, puedan contribuir con todo su potencial.

¿Cuál es el desafío en la gestión de personas?

Yo creo que esta es una oportunidad para mirar el tema de las relaciones laborales desde una mirada más amplia, no exclusiva de la relación entre sindicatos y empresas, sino más bien desde una mirada que permita entender los desafíos de productividad de la empresa y por otra parte los desafíos en términos de la satisfacción de las personas, sus necesidades y calidad de vida, y de esta manera avanzar a lo que hemos llamado un nuevo modelo de las relaciones laborales.

Sabemos que las relaciones laborales basadas en la desconfianza, donde el trabajador siempre piensa que el empresario lo quiere perjudicar o donde la empresa siempre cree que los trabajadores no quieren hacer el trabajo, dificulta las relaciones al interior de la organización.

Es importante transparentar las necesidades y que ambos actores sepan que es lo que el otro busca, encontrar los puntos de encuentro y trabajar colaborativamente en aquellos que no son comunes. El nuevo modelo de relaciones laborales tiene que mirar a las personas desde una manera mucho más positiva, sincera y humana. La organización tiene que garantizar que la persona esté bien familiar y laboralmente.

A todo evento

Por María Isabel Vial

A comienzos de año, una mesa técnica de expertos convocada por el gobierno, entregó más de cincuenta propuestas en materia laboral que serán parte del debate tanto público como parlamentario. Este anuncio busca reflexionar sobre materias complejas e incómodas, cuyos resultados son de gran importancia para el país.

Hablar de cambios en el mercado laboral es tener conciencia de que se afectará el crecimiento, la productividad de las industrias, la sustentabilidad de las empresas, la felicidad y la satisfacción de los trabajadores. Un tema relevante, si pensamos que estos factores inciden directamente en el desarrollo de una sociedad que aspira a mayores grados de bienestar y equidad.

Una de las sugerencias que más ha dado qué hablar en las últimas semanas ha sido el planteamiento de un mecanismo alternativo de indemnización por años de servicio a todo evento, optativo para el trabajador – ya sea por renuncia o despido – financiado con una cotización mensual a cargo del empleador. Este sistema que no reemplaza al actual, abre la posibilidad a que sea el  trabajador quien decida a qué sistema acogerse. Se suma la característica de que es heredable en caso de muerte, a diferencia del actual.

El sistema de indemnización data del año 1981, y obliga a la empresa que despide a un trabajador a pagarle una compensación que corresponde a una remuneración mensual por año de trabajo con un máximo de 90 UF y un tope de 11 meses. La modalidad propuesta implica la mitad de la remuneración mensual por año trabajado, con el mismo tope de años, con la ventaja de que el monto queda provisionado a nombre del trabajador. 

Existen múltiples teorías sobre la naturaleza jurídica de esta norma en la que surge una tensión entre proteger la estabilidad del trabajador o permitir mayor libertad de movimiento tanto para el trabajador de buscar y aceptar nuevas oportunidades laborales, como para la empresa de optimizar sus procesos. La mitad de los trabajadores se van de las empresas voluntariamente, por lo que esta medida impediría que se fueran con las manos vacías. De los trabajadores dependientes, el 73,2% cuenta con contrato indefinido, y de estos, únicamente el 7,1% accede a indemnización por años de servicio. La tendencia en cuanto a rotación de personal es que la mayoría de cambios se realizan en los primeros dos años, y la movilidad tiende a disminuirse en los años posteriores, ya que la normativa estimula el despido de los de menor antigüedad más que de los menos productivos.

A la luz de todas estas consideraciones, es una buena noticia que el estado se encuentre en proceso de reflexión acerca de esta normativa. Lo esperable sería que la oportunidad de elegir el régimen de indemnización a todo evento sea bienvenido, tanto por los trabajadores, como por las empresas, dando pie a un mercado laboral más ágil, que aporte a esa sociedad más flexible y más plena con la que soñamos.

 

Vía El Mecurio