Entradas

¿Pueden las pymes desarrollar buenas prácticas laborales?

 

A principios de este mes, María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva de nuestra Fundación Carlos Vial Espantoso, estuvo presente en una interesante entrevista radial en el programa “Conexión Empresarial”, donde conversó sobre las buenas prácticas laborales de las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) de Chile ¿Cuáles son sus principales desafío? ¿Su importancia en desarrollo del país?… Te invitamos a escuchar la entrevista en el siguiente vídeo.

 


 

Conoce la historia de tres dirigentes sindicales jóvenes

A Betsabet Urrutia la maternidad la llevó al sindicato

La historia de muchas mujeres chilenas se ve reflejada en la experiencia de vida de Betsabet Urrutia. Oriunda de la Comuna de La Cisterna, en Santiago. Estudió con dos becas y un crédito personal, como muchos jóvenes. Se tituló en el 2015 como Ingeniera Comercial de la Universidad de las Américas. 

Trabajo, liderazgo y constancia son sus principales virtudes. Desde muy joven se abrió paso en el mundo laboral, su primer trabajo fue a los 15 años de edad en un supermercado como empaquetadora. Después, como anfitriona en el rubro inmobiliario y en la banca. Hoy es ejecutiva de crédito en el Banco Santander, y con tan solo 27 años es secretaria de un Sindicato. 

Ingresó a Banco Santander cuando estaba en cuarto año de su carrera, para hacer su práctica laboral, y al poco tiempo quedó contratada. “Mi experiencia en el Banco fue excelente, desde las funciones que ocupaba en el cargo, como el equipo de trabajo y el ambiente laboral”. Relata que en esa época quedó embarazada y en su regreso sufrió hostigamiento laboral. 

“Cuando te conviertes en madre te cambia la vida, asumes nuevos desafíos y roles a los que no estabas acostumbrada y eso de por sí ya es difícil. Luego de la licencia postparto me incorporé a mi lugar de trabajo, pero no tuve buena acogida. Había cambiado casi todo el equipo de trabajo, mis jefes eran otros, no se ocuparon de integrarme, de conversar conmigo. Sufrí hostigamiento laboral por parte de mi jefatura inmediata”.  

Urrutia, determinada a mejorar su situación y la de muchas otras mujeres en su misma situación, inició una cruzada por garantizar las condiciones y el respeto al derecho del trabajador, y fue así como se convirtió, a su corta edad, en dirigente sindical.  

“Soy dirigente porque me tocó”

Aracely Zúñiga, dirigenta sindical del Sindicato del Banco de Chile y egresada del Diplomado en Liderazgo Laboral UC – Fundación Carlos Vial Espantoso, con tan sólo 33 años ingresó al mundo sindical. Señaló que no fue fácil, pensó en desistir, pero continuó y hoy en día es secretaria del sindicato. Antes de ser dirigenta era una trabajadora preocupada por las buenas condiciones laborales: levantaba requerimientos colectivos, poniendo sobre la mesa temas que afectaban a un grupo importante de sus compañeros. Fue así como llamó la atención de algunos dirigentes sindicales que la invitaron a ser parte del mismo. 

Cuenta que recién va estudiar en la universidad porque sus hijos ya están más grandes. Dijo que atrás están quedando aquellas madres que se dedican solo al hogar, “las mujeres ahora tienen un rol más activo y participativo en la sociedad”.

Zuñiga cuenta que inició su periodo como dirigente sindical con muchas inseguridades, era un mundo que desconocía. Contó que al paso del tiempo se dio cuenta que es un mundo muy cerrado, muy complejo, no solo porque es un mundo dominado principalmente por hombres sino por la responsabilidad que se tiene frente a las bases, sobre todo cuando tiene muchos socios. Ya como dirigenta, pasó por un sentimiento de decepción, por eso pensó en retirarse, sintió que no había apertura a las nuevas ideas, se encontró con muchos “acá no hacemos eso”, “así lo hemos hecho siempre”, “así funcionan las cosas”. Dijo que respeta mucho la experiencia, pero si no se enseñan y transmiten los conocimientos o se potencian nuevos liderazgos, habrá -cada vez- menos sindicalización. 

“Nací para defender los derechos de otros”

Pablo Osorio de Greco Pasco es egresado de la Escuela de Formación Sindical Nuevos Líderes 2018 que la Fundación realizó luego de adjudicarse una licitación de la Subsecretaría del Trabajo y que llevó a cabo en conjunto con Duoc UC. Señaló que actualmente trabaja como administrador y con solo 29 años de edad ya es dirigente sindical. 

Estudió en un colegio subvencionado en la Región del Copiapó y guarda gratos recuerdos de su infancia. Dice que, aunque le gustaría vivir en su lugar natal, las condiciones laborales no son las mismas que en Santiago, incluso señaló que los sueldos están en desventaja con respecto a la capital. 

“Nací para defender los derechos de la gente” dijo entre risas. Contó que desde pequeño siempre quiso estudiar derecho, pero que no tuvo la posibilidad debido al alto costo de la carrera y se fue por administración, profesión que le terminó por gustar. Relata que desde muy pequeño siempre estuvo vinculado con el liderazgo. “Me metía en todas las actividades que implicaban liderazgo, desde el colegio hasta la etapa universitaria”.  

Cuenta que los dirigentes sindicales tienen un largo camino por recorrer y muchas cosas que mejorar. “Las grandes injusticias me molestan profundamente, no justifico por ningún motivo que las empresas transgredan los derechos de los trabajadores. Antes no veía tantas injusticias en el mundo laboral, pero ahora como dirigente me doy cuenta de todo el camino que tenemos que recorrer para mejorar las condiciones laborales”.  

Señaló que el rol de los dirigentes sindicales es fundamental, pero no descartó también que deben reconocer sus fallas, trabajar sobre ellas, para generar propuestas de valor que ayude a las bases sindicales a volver a situarse como actores principales en la recuperación de los derechos laborales.

 

La Fundación Carlos Vial continúa con la Mesas de Diálogo Social:

Generando conversaciones en torno a la reconversión laboral y la equidad de género

En la Fundación Carlos Vial Espantoso seguimos abordando las Mesas de Diálogo Social, Línea Nacional 2021 que ejecutamos a través de la Subsecretaría del Trabajo para generar más diálogo con distintos actores al interior de las empresas.

Este espacio de diálogo tripartito tiene el desafío de generar instancias que favorezcan un clima de confianza –entre todos los actores-, necesario para la búsqueda de soluciones fundadas en el consenso.

Actualmente se están desarrollando en paralelo tres Mesas en las que participan: CCU y su Federación Nacional de Sindicatos de trabajadores de la Industria Cervecera de Chile y Ramos similares, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y la Comisión Nacional de la Productividad. También AMSA y su Federación de Sindicatos Antofagasta Mineral, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence). 3) Y finalmente, Echeverría Izquierdo y su Sindicato de Empresas Pilotes Terratest, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y el SENCE.

En la primera mesa se busca promover el diálogo social tripartito, fomentando acuerdos en torno a La reconversión laboral como respuesta al proceso de digitalización o revolución 4.0 en el sector industria manufacturera, y en el caso de las dos últimas mesas se pretende generar consensos respecto a los desafíos de la equidad de género.
Si quieres conocer más detalles sobre estas Mesas Tripartitas de Diálogo Social, te invitamos a descargar los siguientes documentos.

Mesas de Diálogo Social CCU

Mesas de Diálogo Social AMSA

Mesas de Diálogo Social Echeverría Izquierdo

 

Programa de Flexibilidad

Cada vez son más las compañías que han implementado medidas a favor de la flexibilidad laboral.

Este tipo de iniciativas son ampliamente valoradas por los colaboradores, pero también representan una gran oportunidad para las empresas, puesto que permiten encontrar un equilibrio entre los intereses personales y los de la organización. En efecto, la productividad y el rendimiento aumentan cuando las personas se sienten satisfechas con su trabajo. Estas iniciativas se han visto impulsadas por nuevos motores de cambio, como son: la transformación digital, el ingreso de generaciones más jóvenes al mercado del trabajo (“millennials”) y más recientemente la pandemia por Covid-19.

Un ejemplo notable de esta clase de iniciativas es el de una gran empresa de la Región Metropolitana, que comenzó a implementar un “Programa de Flexibilidad” para todos sus colaboradores. Aquello, con el objetivo de impactar positivamente su calidad de vida y así equilibrar de la mejor manera posible lo laboral con lo personal. A grandes rasgos, este programa se basa en la implementación de modalidades de trabajo flexibles que son definidas por cada colaborador según sus necesidades. Para ello, el programa consideró dos grandes medidas: por un lado, un “Programa piloto home office”; y por otro, la “Generación de nuevos cargos part time o con horarios diferenciados”.

A través de estas medidas, la empresa busca que sean los mismos colaboradores quienes elijan en qué modalidad y horarios prefieren trabajar, pues, aunque el teletrabajo es hoy la tendencia más destacada, no es siempre la más conveniente. Así, para muchos el trabajo presencial o semipresencial es la mejor opción, especialmente cuando las condiciones de trabajo desde el hogar no son las mejores. Mientras que, para otros, el teletrabajo se ha transformado en un cambio positivo en cuanto les permite compatibilizar de mejor manera su vida personal con la laboral. En este sentido, desde la empresa declaran que la idea es que las oficinas estén a disposición de los trabajadores de acuerdo con sus necesidades.

En relación con los resultados del programa, un 21% de sus colaboradores cambió su domicilio y algunos incluso salieron del territorio nacional, según los resultados de una medición interna. Otro aspecto importante a considerar, producto de la implementación del programa, son los nuevos desafíos que van apareciendo. Desde la empresa señalan que uno de los más importantes es mantener la cultura, la comunicación y la cercanía con la organización. En este sentido, consideran que la flexibilidad no refiere únicamente a dónde está el escritorio, sino también a los horarios y la cultura misma de la empresa. En relación con este último punto, consideran que es necesario un cambio de paradigma basado en la confianza hacia los colaboradores.

Personas: Su nuevo rol estratégico

Por María Isabel Vial

Si hay una sola certeza en esta crisis sanitaria que ha impactado profundamente el mundo laboral es que como organizaciones tenemos que aprender a fluir en escenarios cambiantes e inciertos. El gran desafío es aprender a construir soluciones colectivas para enfrentar los problemas que afectan a las empresas en su totalidad y, no menor, ser rigurosos y aprender rápido.

La inestabilidad que caracteriza el contexto que estamos viviendo nos invita a actuar en pos de estos cambios para impulsar nuevas formas de hacer organizaciones, poniendo en el centro a los trabajadores. ¿Cómo nos preparamos para afrontar estos desafíos? ¿Qué herramientas o espacios pueden aportar en la construcción de diálogos que posibiliten el encuentro y la innovación en las empresas?

Desde la Fundación Carlos Vial Espantoso, hemos buscado contribuir a esta evolución obligada por el contexto, mediante la realización de nuestro primer estudio dirigido a áreas de gestión de personas, donde participaron 152 grandes empresas, conformadas por más de 354.000 trabajadores. Recogimos información de primera fuente que nos confirma el rol protagónico de estos equipos, sobre todo en los momentos más críticos de la pandemia covid-19.

Los hallazgos son contundentes. Las empresas que están dispuestas a reportar información de sus acciones y denotan mayor preocupación por construir relaciones laborales muestran claras tendencias. Un 92% conformaron comités de crisis, principalmente de carácter vinculante (73%); es decir, las acciones propuestas eran discutidas, incorporando distintas miradas, e implementadas luego de analizar su viabilidad. Estos espacios fueron principalmente liderados por las áreas de gestión de personas (67%). La evidencia nos dice que las acciones acordadas por grupos transversales de ejecutivos, comités paritarios, sindicatos, son acogidas e incorporadas con mayor rapidez que cuando son impuestas desde la alta dirección. 

Consultamos a las empresas cuáles eran los cinco principales desafíos en gestión de personas para 2020 y 2021. En el primer caso, las principales temáticas fueron: Teletrabajo (83%), Comunicación interna (56%), Salud mental del personal (55%), Liderazgo (45%) y Salud física del personal (41%). Para el 2021, las preocupaciones de las empresas encuestadas radican en Salud mental del personal (64%), Teletrabajo (59%), Liderazgo (49%), Gestión del cambio (46%) y Automatización de procesos (45%), lo que nos da luces sobre el futuro.

En conclusión, es posible encontrar un terreno fértil al interior de las organizaciones para promover mayores espacios de participación de los trabajadores, liderazgos más horizontales y una comunicación transparente y multidireccional que acoja la diversidad e incorpore las distintas miradas que enriquecen los procesos de diálogo y transforman a las sociedades. Sin embargo, es importante recalcar la necesidad de que la gestión de personas sea considerada estratégica a nivel de directorio y que este conozca y permanezca involucrado con sus trabajadores. De lograrlo, estaremos un paso más cerca del país que queremos construir.

Vía El Mercurio.

Buenas prácticas laborales:

Otra forma de contener la pandemia

Raúl Alcaíno, Presidente del jurado Premio Carlos Vial Espantoso
Artículo de Opinión

A poco más de un año de la llegada del Covid-19 al país, estas últimas semanas no han sido fáciles para nadie. Sin embargo, a medida que nos confinamos nuevamente, tenemos la oportunidad de sacar nuevos aprendizajes. Entre estos, por ejemplo, se encuentra la importancia de valorar el tiempo en familia y el darnos cuenta de que el mundo es pequeño y somos más frágiles de lo que pensamos.

Probablemente las mayores lecciones, más allá del ámbito de la salud, están en el campo laboral. En esta súbita contingencia, la mayoría de las empresas volcó su mirada hacia adentro, activando comités paritarios, sindicatos y a las propias administraciones para que, mediante un trabajo conjunto y colaborativo, buscar las más novedosas fórmulas que permitan disminuir los contagios.

La Fundación Carlos Vial Espantoso, que trabaja para mejorar las relaciones laborales dentro de la empresa, ha dedicado el Premio Carlos Vial Espantoso 2020 a destacar las mejores prácticas laborales implementadas durante este último año, con una mirada constructiva, abierta y poniendo a los trabajadores en el centro del modelo de negocios. Porque si algo ha quedado claro dentro de todas las incertezas, es que la confianza, la colaboración, el diálogo y el aprovechamiento de herramientas digitales nos permitirán salir de esta crisis.

Tanta es la preocupación por esta pandemia, la voluntad de combatirla y de intercambiar experiencias, que para esta edición especial del Premio Carlos Vial Espantoso se presentaron 274 prácticas laborales, de 101 empresas diferentes y que van desde programas de salud mental y contención hasta conversatorios internos, capacitaciones para el uso de tecnología. Los montos de inversión han sido importantes, pero cuyo real valor es que han tenido como único objetivo de preocuparse de las personas. Y nos revelan que el desarrollo de buenas prácticas laborales es también otra forma de contener esta pandemia.

Terminar con esta pandemia es responsabilidad de todos. Ni empresas ni trabajadores podrán solos. Para esto, clave será el aporte, compromiso y esfuerzo conjunto de todos, porque hoy, más que nunca, cobra fuerza el valor de las personas y el aporte de ellas. Una lección de la pandemia.

Vía La Segunda.

Escuelita, una práctica laboral de una mediana empresa

La capacitación y formación tienen un rol fundamental al interior de cualquier organización, especialmente cuando se trata de potenciar el aprendizaje constante al interior de las empresas. A raíz de esto, nace la iniciativa “Escuelita”, desarrollada por una mediana empresa ubicada en la Región Metropolitana, cuya principal labor se ha enfocado en servicios de asesoría y análisis predictivos de fallas de equipos electrónicos. 

Esta mediana empresa ha demostrado en diversas iniciativas, entre las que se encuentra “Escuelita”, su preocupación por promover integralmente la capacitación y formación. Por este motivo, la empresa ha dispuesto de espacios físicos al interior de sus instalaciones, lugar en el que se realizan capacitaciones de distintos tópicos, desde seguridad e higiene laboral, pasando por clases de inglés, hasta formación profesional y técnica relacionada al rubro de la empresa. 

De acuerdo a datos del Premio PYME Carlos Vial Espantoso 2019, esta práctica tuvo como principales impactos la valoración de la iniciativa por parte de los trabajadores y el fortalecimiento de los planes de capacitación y formación interna de la empresa. Esto es particularmente importante porque la literatura indica que el fortalecimiento de la capacitación está asociada de forma positiva a la productividad, disminuye la tasa de renuncia y tiene efectos positivos en los resultados financieros de la empresa (Jiang, Lepak, Hu y Baer, 2012).

Desafíos y estrategias de las relaciones laborales en el contexto del Covid-19

La crisis sanitaria ha cambiado nuestro modo de vivir y también de trabajar. A la luz de esto se han manifestado algunos conflictos y tensiones al interior de las organizaciones ¿Quieres saber cómo se pueden abordar estos desafíos? Te invitamos a descubrirlo en el siguiente artículo.

A principios del mes de julio, se llevó a cabo el webinar: Desafíos y estrategias laborales en el contexto Covid-19, para conocer las principales tensiones laborales que se están gestando dentro de las empresas, cómo abordarlas y fortalecer la confianza en esta época de incertidumbre. En la actividad nos acompañó Sergio Valenzuela, Ph.D. Industrial – Organizational Psychology, Director del Diplomado en Liderazgo Laboral y Profesor de la Escuela de Administración PUC. 

¿Cómo han enfrentado las empresas u organizaciones el contexto actual? Pregunta el experto Sergio Valenzuela, quien posteriormente señala que las organizaciones se han tenido que reinventar: han pasado a trabajo a distancia o teletrabajo, en algunos casos se han acogido a suspensión de contratos o reducción de jornada, han facilitado el trabajo de las personas y apoyado el enfrentamiento de la pandemia, pero también han disminuido los sueldos o desvinculado personas.

Valenzuela, recomendó a las compañías, en la medida de las posibilidades, mantener los puestos de trabajo y remuneraciones, informar sobre lo que sucede de manera oportuna y transparente, permitir a los trabajadores ser parte de las soluciones y que los procedimientos para la toma de decisiones sean justos. 

“Tenemos que tener paciencia y mantener – pese a los obstáculos – el compromiso y la motivación” dijo Valenzuela. Invitó a los participantes, desde cualquiera de sus roles, a ser flexibles y adaptarse a la nueva forma de trabajar. Explicó que lo que se haga hoy influenciará las relaciones futuras, por eso, el desafío está en actuar de manera proactiva, creativa, estratégica y entender que la relación es en las buenas y en las malas, y que las soluciones pueden ser co-construidas. 

Si quieres conocer mayores detalles sobre este tema, te invitamos a ver el siguiente vídeo.

Grandes empresas de Chile están invitadas a participar en la:

-Edición Especial 2020 – Premio Carlos Vial Espantoso 

 Este año hemos estado expuestos a una realidad que nos ha obligado a ser y hacer las cosas de un modo distinto. Ya no podemos sortear la realidad de la misma manera que antes, estamos enfrentando un escenario cada vez más desafiante que nos ha puesto a prueba en todos los ámbitos posibles. 

Desde la Fundación Carlos Vial Espantoso estamos conscientes de los desafíos que supone esta crisis. Hoy más que nunca, el mundo empresarial debe dar a conocer que sí es posible construir una nueva forma de hacer empresa, más consciente, más humana, que aporte con cimientos fuertes para la construcción de una mejor sociedad, pese a las dificultades.  Ante este horizonte incierto las organizaciones están llamadas a impulsar con ingenio, empatía y liderazgo nuevas formas de organización, en las que el nuevo modelo de desarrollo sustentable de la compañía tenga a la persona en el centro del negocio.

En el contexto actual de Chile no basta con medir y premiar. Es un momento histórico para mostrar lo positivo, destacar lo que funciona, asumir los desafíos, reconocer las brechas y establecer los pilares para que -a través de colaboración y confianza- puedan construirse nuevas y mejores soluciones.

Por eso, queremos invitar a las grandes empresas del país a participar en la Edición Especial 2020 del Premio Carlos Vial Espantoso. Este año se realizará bajo una modalidad diferente, que no busca premiar la perfección ni destacar la excelencia, sino compartir y visibilizar las buenas prácticas que han sido implementadas en las empresas durante la crisis sanitaria, y en las que ha prevalecido en primer lugar el trabajador. 

El Premio cuenta con una metodología de evaluación de empresas desarrollada por la Fundación en conjunto con la Pontificia Universidad Católica de Chile, a través de la Cátedra UC-Carlos Vial Espantoso de Relaciones Laborales. Este año, más que medir la gestión de personas en diferentes dimensiones, destacaremos a empresas por las mejores iniciativas implementadas para enfrentar esta pandemia. Creemos importante compartir dichas acciones para cuidar la salud, el empleo y la seguridad de sus trabajadores, sabiendo que esto viene aparejado de momentos y conflictos difíciles. Ninguna empresa ha estado exenta de estos escenarios complejos, y su mayor virtud radica en encontrar soluciones de manera colaborativa.

Más allá de los cambios que implica la metodología de evaluación, hemos realizado un cuestionario mucho más reducido y simple, en orden de facilitar la participación y adaptarla al duro contexto que estamos viviendo. La invitación es que juntos trabajemos en este noble propósito de construir empresas más sanas, que buscan el desarrollo de sus trabajadores y el bienestar de sus familias, que valoran el diálogo, el trabajo bien hecho, la productividad, la transparencia y el compromiso. Para mejorar tenemos que medirnos y conocer lo incómodo.

Desde la Fundación Carlos Vial Espantoso creemos que solo reconociendo el valor del trabajador podremos construir mejores empresas, con trabajadores más felices y con mayores niveles de productividad. La invitación es que las empresas reconozcan el trabajo como valor fundamental para el desarrollo de las personas y de la sociedad. 

La Fundación Carlos Vial Espantoso viene impulsando desde el año 2000 una nueva forma de hacer organizaciones que desarrollen el valor y potencial de las personas para, desde ahí, aportar a la construcción de una sociedad más plena. Desde esa fecha hasta la actualidad ha impactado directamente en 940 grandes empresas, más de 1.250 pymes, alrededor de 870 dirigentes sindicales y más de 30 mil trabajadores.  

 

Para postular las compañías deben cumplir con los siguientes requisitos:

La organización debe tener operaciones en Chile

La empresa debe tener una dotación desde 250 trabajadores con contrato permanente 

La empresa deberá tener una facturación desde 350.000 UF promedio de los últimos tres años

La organización deberá estar abierta para la entrega de información que solicite la Fundación Carlos Vial Espantoso durante el proceso. 

La información requerida es confidencial

Invitamos a las empresas a postular a través del siguiente link.

Si tienes preguntas sobre el cuestionario, puedes contactar a la Fundación a través del siguiente mail: informaciones@fundacioncarlosvial.cl