Entradas

Asociación de horas de trabajo y calidad de vida:

Empresas Embajadoras se reúnen para discutir la reducción de horas de la jornada laboral

La cantidad de horas trabajadas, la duración y número de períodos de descanso y la manera en que se distribuyen tienen importantes consecuencias tanto para los trabajadores como para los empleadores según diversas organizaciones. Te invitamos a conocer lo que opinan nuestra Empresas Embajadoras sobre la reducción de horas trabajadas.


En pasado jueves 28 de noviembre se llevó a cabo en Lipigas una mesa de conversación para abordar los principales desafíos de la reducción laboral y calidad de vida de los trabajadores, encuentro que estuvo a cargo de la comisión técnica convocada por el Gobierno para elaborar propuestas en torno la reducción de horas de la jornada laboral. 

En la actividad estuvo presente Claudia Castro, gerente de personas de Sodimac; Rodrigo Ogalde, gerente de Recursos Humanos de Elecmetal; Marco Berdichevsky, vicepresidente de Recursos Humanos de Finning; Gabriela Ugalde, vicepresidenta de Recursos Humanos de CCU; Alejandra Bonet, directora de personas de Laboratorio Chile; Claudio Aravena, vicepresidente de Recursos Humanos de Transelec; Mylene Iribarne, gerente de personas de Lipigas; Ricardo Capponi, psiquiatra e integrante de la mesa técnica para elaborar propuestas en torno a la reducción de la jornada laboral; Francisco Gallegos, académico, director J-PAL LAC e integrante de la mesa técnica para elaborar propuestas en torno a la reducción de la jornada laboral; Marcelo Albornoz Serrano, ex Director Nacional del Trabajo; Sebastián Merino y Cecilia Flores, ambos asesores del Ministerio del Trabajo y Previsión Social; María Isabel Vial, presidenta ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso y Fe Sánchez, gerenta general de la misma organización. 

Las empresas presentes explicaron que la reducción de la jornada laboral no va a impactar ni repercutir significativamente en sus operaciones, puesto que ya vienen impulsando jornadas de trabajo inferiores a las 45 horas. Estuvieron de acuerdo que la mayor dificultad la enfrentan las pequeñas y medianas empresas que pagan un ingreso salarial de 300 mil pesos, muy por debajo del sueldo base de las grandes empresas, que ronda los 600 mil pesos.

Otro de  los aspectos más relevantes que surgió de esta mesa de diálogo está la flexibilidad laboral y el trabajo remoto, puesto que estas grandes compañías ya han empezado a aplicarla en trabajos de oficina, sin embargo, indican que en los trabajos de procesos continuos eso no es posible. 

La incorporación de la tecnología fue otro de los temas abordados. El avance tecnológico está generando alta preocupación en los trabajadores, quienes temen ser reemplazados por máquinas, lo que ha dificultado las negociaciones colectivas en los últimos tiempos. En este sentido, indicaron que hay que capacitar a los trabajadores en otras funciones para que no sean reemplazados por la tecnología y reubicarlos en otras actividades. Sin embargo, advirtieron que hay casos en donde no es imposible reubicarlos a todos. Ejemplo de ello, es que no todos quienes cumplen funciones de cajero pueden ser reubicados ante el avance de las cajas de autoservicio en los supermercados.

Si bien los asistentes de la reunión opinan que la calidad de vida es importante, creen que los trabajadores, más que la flexibilidad o tiempo para compartir con la familia, lo que les más les importa es la remuneración. “Para los trabajadores calidad de vida se traduce en buen sueldo” señalaron. 

Finalmente, destacaron que hay que sensibilizar a trabajadores y empleadores para que cada cual, desde su vereda, le de valor a la calidad de vida. Los asistentes admitieron que los empleadores tienen la responsabilidad de anticiparse a los cambios y desarrollar planes para no afectar a sus trabajadores. Comentaron que hay que promover espacios de diálogo con los trabajadores, escucharlos, conocer sus necesidades, empatizar con ellos y buscar junto las mejores soluciones para mejorar la calidad de vida.

Nivélate, instrumento de medición que busca humanizar a las empresas dada la compleja situación que atraviesa el país:

Abierta las inscripciones para participar en el programa: Nivélate

La Fundación Carlos Vial Espantoso junto a la Corporación G100 de Apoyo al Emprendimiento, desarrollaron “Nivélate”, programa de medición en gestión de personas que busca elevar la gestión de personas y medir las brechas de desigualdad al interior de las pymes.

 La Fundación Carlos Vial Espantoso y la Corporación G100 de Apoyo al Emprendimiento sellaron una alianza que busca elevar los estándares de relaciones laborales en las pequeñas y medianas empresas de Chile. Esta alianza dio como resultado el instrumento de medición: Nivélate, herramienta que permitirá humanizar la gestión de personas e identificar las brechas de desigualdad al interior de las empresas para aportar al crecimiento de los trabajadores, al desarrollo económico y a un Chile más inclusivo y pleno.

El estudio abordará el acceso a oportunidades en la empresa, la distribución de ingresos, compensaciones y beneficios y el acceso a oportunidades de desarrollo, a través de un riguroso levantamiento de datos, en donde se estudiará la selección, el desarrollo de carrera, bonos por resultados y desempeño, calidad en las capacitaciones, beneficios, entre otros. La herramienta entregará una retroalimentación específica y rigurosa a las empresas para que puedan identificar sus fortalezas y oportunidades de mejora.

Al mismo tiempo, el estudio busca aportar evidencia rigurosa sobre la gestión de personas y las brechas de desigualdad de las pymes de Chile que, a través de distintas iniciativas, pueden ser un aporte al diálogo y la construcción de mejores prácticas laborales y de esta manera motivar al sector privado a avanzar para construir un país más equitativo y justo. Es la primera herramienta de medición en brechas de desigualdad de las pymes en el país.

María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso dijo que “desde la Fundación Carlos Vial Espantoso estamos felices de ser parte de la creación de este instrumento colaborativo que será clave para relevar la importancia del trabajo como valor fundamental para el desarrollo de las personas y de la sociedad. Esta evaluación permitirá a las PYMES medir en forma concreta y eficiente su gestión de personas para generar acciones que disminuyan las brechas en desigualdad y que tengan un impacto positivo en la calidad de vida de los trabajadores”.

Por su parte, Nicolás Shea, Presidente del G100, comentó que Nivélate es una alianza espontánea que partió desde los mismos emprendedores. Comentó que “es una herramienta que busca mejorar la calidad de vida dentro de las empresas y apoyar a los trabajadores para así, lograr que esta crisis social por la que atraviesa nuestro país, vaya disminuyendo con iniciativas que generen oportunidades y una mejor calidad de vida para todos los chilenos”.

Pueden participar empresas con más de 10 trabajadores de cualquier región del país, te invitamos a inscribirte acá. El instrumento tiene un costo de 12 UF (hay facilidades de pago). En caso de duda puede escribir a nivelate@fundacioncarlosvial.cl o llamar al +562 29932708.

Trabajadores felices, mayor productividad

La Fundación Carlos Vial Espantoso analizó 143 empresas que postularon en los últimos dos años al Premio Pyme arrojando como resultado que las empresas que invierten en capacitación y compensaciones y beneficios tienen un efecto estadísticamente significativo y positivo sobre el margen operacional a un 95% de nivel de confianza. Por tanto, invertir en la calidad de vida de los trabajadores aumenta los resultados financieros de la organización.

La Fundación Carlos Vial Espantoso es una organización que tiene el propósito de Impulsar una nueva forma de hacer organizaciones, que, desde lo colectivo, reconozca el valor y potencial de las personas para, desde ahí, aportar a la construcción de una sociedad más plena.

Reducción de jornada laboral: calidad de vida versus mayores ingresos :

Trabajadores sacrifican a sus familias por aumentar sus ingresos

El pasado 20 de noviembre llevamos a cabo un espacio de conversación para abordar los principales desafíos acerca de la reducción laboral, flexibilidad, automatización y calidad de vida de los trabajadores.

En la actividad estuvo presente Ricardo Capponi, psiquiatra; Francisco Gallegos, académico y director J-PAL LAC; Sebastián Merino, asesor; Cecilia Flores, asesora, ambos del Ministerio del Trabajo y Previsión Social y un grupo de dirigentes sindicales de las empresas Coca Cola Andina, Cristalerías Chile, Banco Santander, Lipigas y Elecmetal.

El encuentro tuvo la finalidad de abordar desde la mirada de los propios trabajadores sus opiniones, visiones y sugerencias con respecto a los desafíos actuales del mercado laboral. Uno de los temas principales que se discutió y que generó acuerdo fue la percepción de que la legislación laboral no está adaptada a los nuevos tiempos. “Es necesario cambiar la ley porque no se ajusta a las necesidades de hoy y para eso es necesario que todos los actores, incluidos los trabajadores, participen en el proceso” coincidieron los dirigentes.

Otro de los aspectos centrales de la conversación fue acerca de la reducción laboral. Los asistentes manifestaron su apoyo a la iniciativa de reducción de la jornada de trabajo a 40 horas, señalando que eso les va a permitir a los trabajadores compartir más tiempo con sus familias, sin embargo, advirtieron que en los trabajos de procesos continuos, tales como salud o minería, eso no se respeta.

Respecto a la jornada de trabajo, los trabajadores señalaron que el costo de la calidad de vida en Chile es alto. “Hay países en donde se trabaja incluso menos de 8 horas, pero los trabajos son bien remunerados, no hay necesidad de trabajar tiempo extra porque con el sueldo percibido se vive bien, en cambio, en Chile las condiciones son distintas” señaló David Flores, dirigente sindical de Coca Cola Andina. Los dirigentes explicaron que los trabajadores extienden su jornada para tener mayores ingresos, lo que genera dos grandes dificultades; por un lado, los trabajadores sacrifican tiempo con su familia y por el otro se mantienen más de 8 horas trabajando por lo que muchas veces se agotan y no son productivos.

Asimismo, expresaron que otra de las grandes dificultades de la reducción horaria es la falta de voluntad de los empleadores quienes prefieren pagar horas extras a sus trabajadores antes de contratar una mayor dotación. Un trabajador gana en promedio 300 mil pesos adicionales a su sueldo por horas extras mientras que una nueva persona contratada puede ganar 600 mil pesos. Los dirigentes señalaron que las empresas se preocupan más por la productividad que por la calidad de vida de los trabajadores.

Jaime Moreno, dirigente de Cristalerías Chile dijo que “en otros países en donde incluso se trabajan menos horas que en Chile hay mayor producción, porque cuando las personas están cansadas es mayor la cantidad de errores que se cometen. Entonces estas horas extras de trabajo no son productivas”.

Por su parte, el dirigente de Banco Santander, Walter Figueroa, señaló que muchas veces las denuncias realizadas en las empresas son resueltas con una multa, pero no hay seguimiento para comprobar si efectivamente el problema fue resuelto “eso pasa porque las empresas tienen mayor garantía y poder frente a la ley” puntualizó.

Para Patricia Moreno uno de los grandes desafíos se encuentra en generar conciencia en los trabajadores y especial de los empleadores. Dijo “es necesario generar espacios sinceros de diálogo, respeto a la dignidad de las personas y garantía de sus derechos para llegar a acuerdos que beneficien a ambas partes”.

En el encuentro los dirigentes, pese a las dificultades, se mostraron optimistas y de acuerdo con la reducción de la jornada laboral confiados en que esta iniciativa permitirá a los trabajadores dedicar mayor tiempo a ellos y a sus familias, y que su buen funcionamiento está directamente ligado a una remuneración digna.

Kunder se llevó el Premio PYME Carlos Vial Espantoso en la categoría mediana empresa:

Compromiso, autogestión y trabajo en equipo para generar valor

Kunder, una empresa tecnológica que partió como participante de la categoría pequeña empresa en años anteriores, hoy se consolida en la mediana empresa y recibe el Premio PYME Carlos Vial Espantoso 2019. Es el resultado de tres amigos que se unieron para hacer una empresa de excelencia dedicada al desarrollo de softwares y entrega de soluciones web y móviles. Desde sus inicios, tuvieron como norte mejorar la calidad de vida de las personas, al principio no tenían claro cómo, pero sabían que la motivación debía estar presente en los trabajadores, clientes y usuarios.

Desde esa época hasta ahora es mucho lo que han crecido, han destacado por sus innovadoras metodologías de trabajo colaborativas, modernas y flexibles que se basan en la confianza de las personas. Los equipos son autogestionados y toman decisiones sobre su trabajo. Llevan directamente la relación con los clientes y se ponen ellos mismos los objetivos. Desde hace un año dejó de existir la figura de jefes, existen líderes de equipos que funcionan más como facilitadores. 

Cuentan con una bajísima tasa de fuga de talento y son semillero de profesionales promesa, que han sido convocados por empresas como Amazon. 

Te invitamos a descubrir la entrevista que le hicimos a Andrés Munita, CEO de Kunder, y conocer por qué han destacado de entre las otras empresas postulantes. 

– ¿Qué distingue a Kunder de otras empresas del mismo rubro?
– Nosotros no buscamos distinguirnos de otras empresas, buscamos ser la mejor empresa que podemos. Para ello estamos siempre investigando cuáles son las prácticas que han implementado otras empresas, tanto de nuestra industria y como de otras, para ir eligiendo cuáles podemos implementar y adaptar a nuestra cultura. 

– ¿Qué significan los trabajadores para la empresa?
– Siempre hablamos de Kunder como una empresa de personas para personas. Nosotros buscamos que que quienes trabajan en la empresa sean felices, que tengan una mejor calidad de vida y que se desarrollen como profesionales. Hemos descubierto que este esfuerzo impulsa a las personas a comprometerse y a desafiarse constantemente, lo que genera un trabajo de excelencia y un mayor valor para nuestros clientes.

– ¿Por qué la gestión de personas es fundamental para su organización?
– En Kunder, las personas están en el centro. Sabemos que todo lo que hacemos puede tener un impacto, ya sea positivo o negativo en nuestros trabajadores. Algo que nos sirve como brújula para tomar decisiones es la convicción de que no somos recursos de los cuáles disponer, sino personas que trabajamos juntas. Personas con aspiraciones y capacidades. Ser una empresa ética implica asumir la responsabilidad de aportar y colaborar a la realización de cada uno de nuestros trabajadores.

– ¿Cuál fue la principal motivación que les hizo postular al Premio PYME Carlos Vial Espantoso?
– La primera vez que postulamos sabíamos que no calificábamos, pero lo hicimos porque estábamos muy perdidos con respecto a lo que debíamos hacer para ser una empresa que realmente pone a sus trabajadores en el centro. La Fundación accedió a evaluarnos y nos entregó un informe de todas las cosas que podíamos hacer mejor. Esto nos ayudó mucho y nos motivó a seguir postulando para saber cómo íbamos avanzando.

La segunda vez que postulamos quedamos como finalistas en la categoría de pequeñas empresas, lo que fue una sorpresa y una gran motivación, porque nos afirmó que íbamos por buen camino. 

Desde entonces hemos postulado siempre, para no perder el norte, y para recordar que ser una empresa que pone a las personas en el centro nunca es una tarea terminada, sino algo que siempre se debe estar construyendo.

– ¿Cuál fue el aporte más significativo del informe que recibieron?
– Nos entregó una radiografía completa sobre cómo lo estamos haciendo en materias de gestión de personas, comparando con empresas del mismo rubro y de otras industrias, con una metodología probada. Un estudio así nunca lo habríamos podido realizar de forma interna. Además, el informe es muy completo, mide diez dimensiones, lo que nos permite entender y priorizar de mejor manera los aspectos a mejorar en la empresa.

– ¿Cuáles son las prácticas que aplican en gestión de personas?
– Algunas de las prácticas que aplicamos son: flexibilidad horaria, 40 horas de trabajo a la semana, días administrativos, seguros de salud (complementarios y dentales), seguro de vida, plan de ahorro para el futuro, pago de licencias desde el día 1, clases de inglés, vestimenta casual, biblioteca virtual, fruta y yogurt gratis en la oficina. También, implementamos un esquema de capacitación continua para estar siempre actualizados con las más nuevas tecnologías, algo que en nuestro rubro es muy necesario.

– ¿Qué sienten al ser ganadores del Premio PYME Carlos Vial Espantoso 2019?
– Sentimos un orgullo tremendo, porque valida las decisiones que hemos tomado en el tiempo. Nos da la confianza de que hemos crecido y mejorado fuertemente, y eso es muy satisfactorio. Además, es una responsabilidad muy grande, porque implica tomar cierto liderazgo acerca de cómo hacer empresa en Chile. Ya no debemos simplemente ir estudiando otros casos, tenemos que asegurarnos de ser un caso de estudio. Las cosas que hagamos pueden impulsar a otras empresas a tomar caminos similares, y eso es un gran honor y un gran deber.

– ¿Hacia dónde se proyectan como empresa?
– Nosotros buscamos seguir creciendo y desarrollándonos como una empresa ética, que se preocupa de sus trabajadores en todo sentido y además genera valor para sus clientes. Creemos que ese debe ser siempre nuestro norte, y nuestras acciones deben responder a eso.

Además, estamos convencidos que podemos entregar más a nuestro país, no solo generando buenos empleos, sino también con nuestro trabajo diario. Queremos que las cosas que hagamos generen cambios significativos en las vidas de las personas. Aún estamos descubriendo de qué manera lo haremos, pero creemos que Kunder puede, y debe, involucrarse en la construcción de un país más justo.

Las personas en el centro

María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva
Fundación Carlos Vial Espantoso
Artículo de Opinión

Los acontecimientos de la última semana tienen a la gran mayoría de los chilenos en un estado de perplejidad, angustia e incertidumbre, el que requerirá —en gran parte— humildad y capacidad de escucha para comprender y abordar con seriedad el desarrollo de lo ocurrido. La complejidad de la situación exige cambios fundamentales para acortar las brechas de desigualdad y mejorar la calidad de vida de un gran número de chilenos. Es la oportunidad de que todos —sin excluir a nadie— colaboremos para hacer de Chile un país más pleno, próspero y feliz. Más que esperar las reformas legislativas que ha propuesto el Gobierno, las empresas pueden adelantarse implementando cambios en conjunto con sus trabajadores.

Una de las inequidades está en los ingresos. Según la OCDE, desde 1980 el crecimiento económico ha aumentado tanto como la desigualdad en los ingresos, teniendo por resultado que los beneficios del desarrollo económico han estado orientados a una parte acotada de la población. Chile, junto con México, es el país de la OCDE que registra la mayor desigualdad de ingresos (0,46 en el índice de Gini en el año 2018). Si bien se han realizado cambios institucionales importantes y un aumento del gasto social, las brechas de inequidad siguen siendo relevantes. Muestra de ello es que la mediana de ingresos en Chile es de 400 mil pesos, tan solo 25% más que el sueldo mínimo.

Uno de los escenarios propicios para reducir las brechas en remuneraciones son las empresas, sea cual sea su tamaño. Desde la Fundación Carlos Vial Espantoso hemos recabado evidencia que señala que invertir en el desarrollo de los trabajadores, particularmente en compensaciones y beneficios, tiene un impacto positivo en los resultados financieros de las organizaciones. Aumentar los ingresos es clave y es el camino para dinamizar el desarrollo de las empresas y el crecimiento del país.

Como Fundación Carlos Vial Espantoso nos hemos trazado como objetivo fomentar las buenas prácticas laborales, y en particular el mejoramiento de los ingresos a través de la participación en resultados y beneficios de los trabajadores. Para ello, es fundamental la evaluación de las empresas. Llevamos 20 años midiendo la gestión de personas en las empresas mediante los Premios Carlos Vial para las grandes empresas y pymes. La metodología de evaluación permite que las organizaciones tengan un catastro de cómo se encuentran respecto de sus pares de la misma industria, tamaño y territorio, para así poder tomar acciones concretas para elevar los estándares de calidad de vida y disminuir la brecha salarial. Asimismo, la medición permite el intercambio de buenas prácticas laborales, específicamente respecto de compensaciones, beneficios y reparto de utilidades.

El entorno de las empresas presenta una oportunidad importante para hacerse cargo de los desafíos que atraviesa el país, y un primer paso puede ser la medición de las organizaciones para llevar a cabo acciones directas y concretas que pongan a los trabajadores en el centro de su crecimiento.

Vía El Mercurio

 

Relaciones de colaboración y confianza en las empresas

Las buenas relaciones laborales son producto del esfuerzo de empleadores, líderes, colaboradores y dirigentes sindicales que en conjunto construyen ambientes laborales idóneos no sólo en favor  de la productividad de las organizaciones, sino también del desarrollo de las potencialidades de las personas.

El pasado 30 de Septiembre  la Fundación Carlos Vial Espantoso (FCVE) llevó a cabo la primera mesa de Dirigentes Sindicales en la que participaron dirigentes de nuestras Empresas Embajadoras con el objetivo de co-construir una hoja de ruta para el fomento de las relaciones laborales del futuro.

En el encuentro estuvieron presentes: Carolina de los Ríos, Presidenta del Sindicato Nacional de Lipigas; Patricia Moreno, Presidenta de Sindicato de Talleres de Elecmetal; Marco Uribe, Tesorero de Sindicato n° 1 de Cristalerías de Chile; Marcelo Rojas, Presidente de Sindicato Interempresas de Banco Santander; Víctor Cabello, Presidente del Sindicato Interempresas de Recuperaciones de Banco Santander; Iván Aliaga, Presidente de la Federación Autónoma de Sindicato Grupo Santander; Jaime Moreno Zanni, Director del Sindicato n° 2 de Cristalerías de Chile; Francisco Veliz, Secretario de Sindicato n° 1 de Cristalerías de Chile; Zarko Luksic, Doctor en Derecho y Abogado, ex Diputado (1994-2006) y ex Subsecretario del Trabajo (2006-2008); Sergio Valenzuela, Profesor de la Escuela de Administración y Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Chile; María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva FCVE, Fe Sánchez, Gerente General FCVE; Gabriel Nesvara, Director de Consultoría y Formación FCVE y Joaquín Rozas, Investigador FCVE.

En la mesa de diálogo, Zarko Luksic indicó que “para poder dialogar y debatir se necesita tener confianza, y el gran problema que tenemos como país es que no tenemos confianza”. Por su parte, Marco Uribe señaló que la desconfianza parte, cuando la siembran los empleadores al no escuchar a los trabajadores.

Los dirigentes presentes coincidieron en que, para poder tener relaciones de confianza, es necesario que los dirigentes sindicales sean personas en las que se pueda confiar, y se transparenten  las posiciones que tienen los distintos sindicatos al interior de una misma empresa.

Por su parte, el académico Sergio Valenzuela sostuvo, que al parecer existe una idealización de la confianza, siendo que es un comportamiento adaptativo y que no necesariamente la desconfianza y la confianza son parte de un mismo constructo.

 

Los grandes desafíos del mercado laboral:
Automatización, inclusión y adulto mayor

La globalización ha abierto una nueva era para el trabajo.
¿Cómo hacer del mundo del trabajo un espacio más inclusivo? Actualmente en Chile el 20% de los jóvenes están desempleados, la fuerza laboral femenina no llega a un 50% de las mujeres en edad de trabajar, que un 53% de los actuales empleos que existen podrían ser automatizados en 20 años  y que la prolongación de la vida laboral ha aumentado la participación de adultos mayores en la fuerza laboral, pasando de un 6% en 1990 a un 11% en la actualidad argumentaron en el encuentro. 

Respeto a los adultos mayores, los dirigentes señalaron que el mayor problema está en que los jubilados que trabajan no lo hacen porque quieran hacerlo, sino porque su pensión no les alcanza para vivir, por lo que reformar el sistema y mejorar las condiciones laborales para ese segmento es un aspecto relevante a trabajar desde esta mesa

Fe Sánchez señaló que la Fundación busca orientar su trabajo a aportar a dar el salto de productividad que el país necesita (Chile es el quinto país menos productivo de la OCDE), pero promoviendo un crecimiento económico inclusivo que fomente el desarrollo de la calidad de vida de las personas.

Fundación Carlos Vial Espantoso resultó finalista del Falling Walls Lab Chile:

Derribar la barrera de la precariedad laboral

Proponemos un modelo de acompañamiento, enmarcado en el objetivo de desarrollo sostenible n°8 de Naciones Unidas, para impulsar el crecimiento sostenible mediante prácticas de capacitación, motivación, desarrollo personal y salarios justos en empresas.

El pasado mes de agosto la Fundación Carlos Vial Espantoso resultó finalista del Falling Walls Lab en Chile, un programa desafiante e inspirador que ofrece la oportunidad de presentar proyectos de investigación, planes de negocios, emprendimientos o iniciativas sociales con el propósito de fomentar las innovaciones científicas y empresariales en el mundo.

La propuesta de la Fundación estuvo a cargo de nuestro investigador, Joaquín Rozas, quién plantea que la pobreza no será erradicada sólo con la creación de nuevos empleos para cada una de las personas en edad de trabajar, sino que el trabajo debe poner al ser humano en su centro, brindando un acceso equitativo a las oportunidades para el desarrollo personal. Propuso un modelo de buenas prácticas orientadas al desarrollo de oportunidades, la formación y la motivación de los trabajadores que impactan directamente en la formación de capital humano y la plenitud de la sociedad, lo que se traduce en el aumento de la productividad para las empresas.

Falling Walls es una organización sin fines de lucro que fomenta el debate sobre la investigación y la innovación, así como la promoción de los últimos descubrimientos científicos. Cada año, en Alemania, organizan esta conferencia en donde participan científicos, empresarios, estudiantes, investigadores y profesionales de más de 75 países, con propuestas de alto impacto.

En el evento resultó ganador Jorge Miles, estudiante de la Pontificia Universidad Católica de Chile, quién descubrió microorganismos que se alimentan del caucho vulcanizado y que logran desintegrar parte de los neumáticos, él será el encargado de representar al país el próximo 8 de agosto en Berlín, Alemania.

“La inclusión no es caridad ni asistencialismo, sino la entrega de igualdad de oportunidades” Diana Silva:

El desafío de las empresas chilenas: Inclusión

La Ley de Inclusión Laboral N°21.015 establece que las empresas deben contratar un 1% de personas con discapacidad ¿Será suficiente este cumplimiento para ser considerada una empresa inclusiva? Al parecer, el desafío es mucho más profundo. Te invitamos a conocer la opinión de Fundación Ronda Chile, expertos en el tema de inclusión laboral.

La igualdad de oportunidades es un principio fundamental de la justicia social, fue respaldado en la OIT desde su fundación en 1919, necesario para promover la diversidad e inclusión en el lugar de trabajo y el derecho a la igualdad en el empleo y la formación profesional.

Las personas en situación de discapacidad enfrentan dificultades económicas, sociales y culturales mucho más difíciles, que dificultan no solo su pleno desarrollo integral como personas sino el cumplimiento de necesidades básicas, tales como: salud, vivienda digna, logro educativo y empleo formal.

En el informe “Aproximación a la realidad de las personas con discapacidad en Latinoamérica” el 82% de personas en situación de discapacidad viven en condición de pobreza o extrema pobreza. El 1 de abril de 2018 entró en vigencia la Ley Nº 21.015, que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, en la que las empresas privadas y públicas que cuentan con más de 100 trabajadores deben contratar al menos el 1% de personas con discapacidad.

Según el Estudio Nacional de Discapacidad (Endisc) elaborado durante el año 2015 por el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) determinó que el 16,7% de la población vive con alguna condición de discapacidad, es decir 2.836.818 personas. El ministro del trabajo, Nicolás Monckeberg, señaló en abril de este año que, 12.910 personas con discapacidad se encuentran trabajando actualmente en Chile, es decir que solo un 0,4% de personas en situación de discapacidad están trabajando.

Para ampliar detalles sobre la inclusión en Chile conversamos con Diana Silva, directora de Responsabilidad Social Inclusiva en Fundación Ronda Chile, te invitamos a conocer lo que dijo.

¿Cómo nace la Fundación Ronda Chile?
-Nació aproximadamente hace 5 años con el propósito claro de fomentar  una nueva perspectiva del cómo vemos a las personas en situación de discapacidad. Desde el momento en que surgió hasta hoy, hemos tenido como propósito valorar las diferencias y entenderlas como un valor, ver la riqueza en la diferencia, son precisamente éstas las que nos hacen únicos.
Nuestro trabajo lo desarrollamos de manera virtuosa entre el Estado, las empresas, y la sociedad civil, pues entendemos que nadie puede quedar fuera de la ecuación si queremos un real cambio cultural.

¿Qué diferencia a Ronda de otras organizaciones que promueven la inclusión laboral?
-Estamos haciendo un trabajo, en el caso de personas con discapacidad, muy distinto al que hacen otras organizaciones. Permitimos a las personas en situación de discapacidad que elijan lo que quieren ser y que sean vistas en todo su potencial. Que puedan postular a cargos por sus habilidades y competencias,  y no por su condición. Que puedan realizarse de acuerdo a lo que ellos esperan, y no ser limitados según “nuestros criterios y creencias”  de lo que histórica y socialmente se cree que podrían alcanzar.
Estamos incorporando la diversidad y la inclusión como un factor de innovación en las compañías que enriquecen y facilitan una toma de decisiones más completa, porque desde el minuto que yo incorporo distintos puntos de vista basado en las diferentes experiencias, estoy siendo mucho más representativo, incluso de la visión de los consumidores que están afuera.

¿Qué los motiva?
-Ronda tiene su corazón latiendo por la discapacidad. Queremos mejorar el contexto de todo aquél grupo que tiene restricción de participación sociolaboral en la sociedad, poder incluirles y ofrecerles una oportunidad para desarrollarse, buscando cuáles son sus potencialidades.

¿Por qué en importante la inclusión en las empresas?
-La inclusión laboral ha tomado un rol muchos más importante en Chile después de la promulgación de la Ley N° 21.015 sobre la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral y la obligación que contraen las empresas de contratar un 1% de personas en situación de discapacidad. Esto ha generado dos contextos, el primero: un contexto en el cual hay muchas empresas que se han preocupado por entender el valor de la inclusión sociolaboral, y el segundo: empresas que están cumpliendo el compromiso sólo desde el punto de vista del cumplimiento de ley. ¿Dónde está Ronda? Claramente en el primer contexto.
Nosotros acompañamos a las empresas para impulsar un cambio cultural, en el que todas las personas que se involucran con la organización puedan ser valoradas por sus diferencias y puedan participar en igualdad de oportunidades.

¿Cómo acompañan a las empresas?
-Las acompañamos desde una perspectiva responsable e integral, generando un proceso que se llama intermediación sociolaboral que consiste en que, si una organización abre un proceso de postulación, lo primero que vamos a hacer será un análisis de puesto de trabajo a través de un proceso que lo operativizan expertos terapeutas-ocupacionales. En ese análisis se estudian, además, las características físicas, el descriptor del cargo, las cualidades del ambiente laboral,  y se concretan cuáles son efectivamente los tipos de discapacidad que puede desempeñarse de manera afín en el cargo, para proceder luego con la búsqueda de candidatos.
Paralelamente a este proceso, las jefaturas de recursos humanos y sobre todo el equipo de trabajo más próximo con la que esa persona se va a desempeñar, debe tener un proceso de concientización para bajar barreras, derribar mitos ,y que el relacionamiento con la persona que llegará al cargo, sea desde el punto de vista de la autonomía de esa persona. Buscamos promover una mirada completamente cero asistencialista para que pueda tener una inclusión efectiva.

¿Qué es la inclusión efectiva?
-Cuando hablamos de inclusión efectiva nos referimos a que la persona ingrese a trabajar a un puesto en base a sus intereses, cualidades, capacidades y características en igualdad de condiciones y oportunidades que el resto de sus pares en la organización.
Para apoyar la colocación desarrollamos el proceso de intermediación laboral, en donde de ser necesario se realiza alguna adecuación al puesto de trabajo, es necesario entregar ayuda técnica para la inclusión efectiva, por ejemplo: una persona que tiene discapacidad visual quizás necesitará la instalación de un software para nivelar exactamente el mismo desempeño, en igualdad de oportunidades, que sus compañeros.

«Es necesario entregar ayuda técnica para la inclusión efectiva»

 

¿En qué consiste la Responsabilidad Social Inclusiva?
-La Responsabilidad Social Inclusiva es uno de nuestros sellos. El objetivo es generar un cambio cultural no solamente a partir de la inclusión laboral de personas en situación de discapacidad sino crear un trabajo orientado a otros grupos con restricción de participación, elaborando un plan integral de Diversidad e Inclusión (D&I)  -que llamamos 360º- que consiste en una asesoría con seis ejes de participación en donde contemplamos inclusión sociolaboral, diagnóstico de la diversidad e inclusión, accesibilidad universal, comunicaciones inclusivas, formación y capacitación, y vinculación público- privada, para desarrollar el plan de diversidad e inclusión ajustado siempre a la medida y necesidades de la organización. La clave es conocernos y tener flexibilidad.

¿Cuáles son los desafíos de la inclusión laboral?
-El más grande desafío es el cambio cultural. Hay muchas personas que siguen viendo este tema desde el punto de vista estrictamente del cumplimiento legal que empuja a las empresas a alcanzar una cuota y cumplir de cara al Estado, pero cuando me doy cuenta de que no estoy trabajando solo para cumplir, sino que sé que la inclusión me va a permitir enriquecer mi organización, que estoy dispuesto a cambiar paradigmas, a quebrar sesgos, a mostrarme más abierto, a entender que en el otro yo puedo encontrar aquella riqueza que antes no estaba viendo, es cuando empezamos a generar una verdadera inclusión. La inclusión no es caridad ni asistencialismo, sino la entrega de igualdad de oportunidades.
Otro desafío es lograr la gestión de la diversidad. La forma a través de la cual podemos evidenciar cambios y efectos positivos. Consiste en un sistema que nos entregue evidencia de que el clima ha mejorado, de que hoy nos relacionamos de una manera distinta, de que cada equipo independiente de sus funciones habituales, ha generado una acción concreta para aportar a la diversidad de la compañía.

¿Qué empresas pueden solicitar asesorías?
-Acompañamos a todas las empresas que estén dispuestas a generar un cambio cultural. Nuestra riqueza ha estado en tener total flexibilidad. Hemos trabajado desde organizaciones pequeñas hasta grandes compañías nacionales y transnacionales, de todos los rubros y con distintas características. Lo primero que hacemos es entender su contexto, quiénes son, qué hacen y les aplicamos una encuesta de percepción de diversidad e inclusión a todos los colaboradores y colaboradoras. Estos elementos determinan un diagnóstico inicial que vamos a utilizar para diseñar la primera etapa de trabajo.

Tener una fuerza laboral diversa se reconoce cada vez más como un instrumento para mejorar la empresa. La creación de una cultura inclusiva no solo debe centrarse en el reclutamiento basado en la diversidad y la capacitación en diversidad sino en la creación de un espacio de trabajo en el que las personas sean aceptadas como individuos, independientemente de sus diferencias y donde sientan que se valora su contribución. Las organizaciones que invierten en la diversidad no solo aumentan la productividad sino la calidad de vida de todos sus trabajadores.

Para mayor información, te invitamos a contactar a Fundación Ronda Chile: aquí.

El desafío de la reconversión laboral en Chile

Opinión | Joaquín Rozas Bugueño

La revolución tecnológica está en curso y presenta desafíos y oportunidades para las sociedades contemporáneas. Una de las esferas que podría modificarse de forma más acelerada es la del trabajo. El estudio “Artificial Intelligence Global Executive Study and Research Report” de Boston Consulting Group y MIT Sloan Management Review señaló que en 2018 el 82% de los gerentes encuestados cree que la inteligencia artificial aumentará la productividad en sus empresas y un 47% piensa que la fuerza laboral disminuirá en sus empresas por reemplazo tecnológico.

El principal desafío está en cómo impulsar el crecimiento económico sin afectar el empleo y la protección social de los trabajadores. Esta inquietud se encuentra en el centro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número ocho de Naciones Unidas: Trabajo decente y crecimiento económico, cuyo diagnóstico es que para avanzar hacia un desarrollo que no deje a nadie atrás, brinde oportunidades para el desarrollo de todos y disminuya las desigualdades del mundo actual es necesario aumentar el crecimiento económico, pero apalancado a través del trabajo decente y salarios justos.

En esta línea, el reemplazo de puestos de trabajo es una de las amenazas más relevantes para la economía y el mercado laboral. Se debe considerar que los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos son los que tienen mayores probabilidades de ser reconvertidos (Frey y Osborne, 2013). Según la Fundación Chile, para 2017, el 61% de los puestos de trabajo en el país eran mediana y altamente rutinarios – un 3% más que el promedio de los países de la OCDE – con un alto potencial de ser empleos automatizados. Los sectores económicos que concentran el mayor porcentaje de estos empleos son agricultura (43%), transporte (36%) y minería (30%). Chile debe asumir el desafío de la reconversión laboral sobretodo para aquellas ocupaciones con un alto riesgo de ser reemplazadas.

Un ejemplo de la importancia que ha tomado la reconversión laboral es el caso de la huelga del Sindicato Interempresas Líder (SIL) de la cadena Wal Mart, quien  durante en el proceso de negociación solicitó un reajuste salarial por la multifuncionalidad de trabajadores afectados por procesos de automatización de servicios. Esta situación despertó preocupación por parte del gobierno, el gremio empresarial y los sindicatos, cuyas posiciones concordaban en la necesidad de enfrentar con acciones concretas  el escenario de creciente transformación del mercado laboral .

Esta preocupación compartida entrega una oportunidad para avanzar en el fortalecimiento del trabajo y la reorientación de las habilidades que permiten situar el desarrollo de las personas en el centro de las organizaciones. ¿Cómo hacerse cargo de la reconversión?  Una respuesta virtuosa supone un trabajo mancomunado entre gobierno, sindicatos, empresas y organizaciones de la sociedad civil que permita un diagnóstico común y concreto para el diseño de una propuesta que asuma la renconversión como el instrumento para impulsar la sostenibilidad y la productividad del país.