BUENA PRÁCTICA LABORAL:

Flexiworking

Una de las prácticas más destacadas que hemos podido evaluar en los últimos años  es Flexiworking. Esta práctica fue desarrollada por una empresa transnacional -con presencia en Chile- perteneciente a la banca comercial, con más de 377 sucursales y 11.200 colaboradores a lo largo de nuestro país. Flexiworking surgió gracias a la sugerencia de los propios trabajadores en una instancia de participación interna, dando cuenta de la importancia del diálogo dentro de las organizaciones para co-construir prácticas laborales que contribuyan a mejorar la vida de los colaboradores. Tal como se puede deducir, Flexiworking es una práctica laboral que mediante estrategias de flexibilización del trabajo busca compatibilizar la vida familiar y profesional.

Específicamente, la práctica consistió en establecer formalmente una serie de posibilidades para que los trabajadores puedan adaptar su jornada laboral y tareas productivas, de acuerdo a sus necesidades. La medida contempla trabajo remoto; horario laboral flexible (posibilidad de adelantar o atrasar el inicio y cierre de la jornada); y contar con dos mañanas y una tarde libre al año, aparte de los días de vacaciones y administrativos. Este tipo de iniciativas pueden parecer obvias o no tan innovadoras, dado el contexto actual, sin embargo la empresa implementó esta práctica hace ya varios años, lo que le permitió estar mejor preparada para enfrentar la crisis sanitaria. Otro punto relevante es que las prácticas están formalizadas y debidamente normadas, elemento a destacar, si pensamos que el principal desafío que supone el teletrabajo es la sobrecarga de trabajo y la coordinación entre las distintas partes involucradas en el proceso productivo.  

Ahora bien, la práctica tuvo efectos relevantes tanto para los trabajadores como para la operación de la empresa. Los trabajadores perciben que hay un mayor equilibrio entre vida personal y profesional, lo que es altamente valorado. Al mismo tiempo, acompañado de la percepción de contar con mayor autonomía, también es valorado como práctica para mitigar el estrés. La empresa señala que la implementación de este set de medidas ha permitido desarrollar una cultura organizacional orientada a la adaptabilidad, eficiencia y bienestar de los trabajadores. Todo lo antes señalado es fundamental para el funcionamiento de las empresa: un mayor compromiso de los trabajadores con su organización viene acompañado de mayor productividad. De esta manera, una productividad armónica y sostenible requiere de empresas más justas, que pongan a las personas en el centro de su modelo de negocios.