Jóvenes no participan en la dirigencia sindical:

¿Cómo se adaptan los sindicatos ante un mundo de constantes cambios?

Por Dayne Rosales 

El rol de los dirigentes sindicales ha jugado un papel fundamental en la historia.
El primer sindicato data del año 1790, pero no es hasta el año 1836 cuando empieza a tomar fuerza, luego de que un grupo de trabajadores en Inglaterra se unieran y formaran una asociación con el fin de exigir el voto universal y secreto. A partir de ese momento y con el fin de exigir el cumplimiento de demandas sociales y económicas principalmente, se empezaron a consolidar los movimientos sindicales y a extenderse en todas partes del mundo.

Desde esa fecha hasta nuestros días el movimiento sindical ha recorrido un camino de grandes éxitos, pero también de dificultades y desaciertos. Hoy por hoy, en muchos países la afiliación de los sindicatos ha caído rápida y continuamente en los últimos años. 

Un informe elaborado por el Instituto Sindical Europeo y recogido por la Fundación 1º de Mayo muestra que la mayoría de los países nórdicos –Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia- poseen sistemas de relaciones laborales basados en compromisos entre las organizaciones de trabajadores y empresarios. Según la OCDE, estos cuatro países tienen los niveles más altos de sindicalización de Europa. Hay que dejar claro que éstos cuatro países tienen sistemas de protección de tipo “Ghent”, con seguros de desempleo voluntarios, pero subvencionados por el Estado y administrados por los sindicatos. Tales sistemas son vistos generalmente como fuente de fuertes incentivos a la afiliación sindical.

El sistema de Ghent es el nombre dado a un acuerdo en algunos países por el cual la responsabilidad principal de los pagos de asistencia social, especialmente los beneficios de desempleo, la tienen los sindicatos en lugar del Estado.

En Chile, según cifras de la Dirección del Trabajo la tasa de sindicalización llegó a 20,9% en el año 2017, su cifra más alta, al menos, desde 2010, cifra que le permitió al país posicionarse sobre el promedio de los países de la OCDE en aquél entonces, pero el número de afiliados ha ido disminuyendo. Según un artículo publicado por Pulso la afiliación en el año 2018 se situó en un 20,6% -lo que implica un freno de la tendencia al alza que se venía observando.

Si se compara con los países de la OCDE -en su reporte 2019- la tasa de sindicalización en Chile se vuelve a ubicar por debajo del promedio (que subió a 30%). Aunque supera a países como Francia, Estados Unidos y Portugal, aún la sindicalización se encuentra muy lejos de naciones como Islandia, Dinamarca y Suecia que tienen una sindicalización mayor del 80%. Según los países que conforman la OCDE, la participación de los trabajadores en grupos sindicales se ha reducido casi a la mitad desde 1985, teniendo en cuenta que la población ha crecido.

¿Por qué cada vez menos trabajadores se sindicalizan? El mundo actual no es el mismo del siglo pasado, ahora convergen distintas culturas en un mismo espacio, por eso la diversidad es un término que toma relevancia dentro de las empresas. También la vertiginosa y potente tecnología llegó para quedarse y está cambiando la dinámica laboral, es un tema que preocupa y ocupa a todos, cómo reconvertir a los trabajadores de hoy y prepararlos para el futuro es el gran desafío de Chile, además los trabajadores ¡ya no son los mismos de antes! Temas como equidad de género, calidad de vida, felicidad laboral, robotización, inmigración y cambio climático, impensables hace 50 años, hoy son los temas que más ocupan a la sociedad. 

Betsabet Urrutia, dirigente sindical de Banco Santander y egresada del Diplomado en Liderazgo Laboral UC – Fundación Carlos Vial Espantoso 2019 explicó que uno de los principales desafíos de los dirigentes sindicales está en incorporar a los jóvenes. “La dirigencia sindical tiene que entender a los trabajadores jóvenes, conocer su realidad, el problema es que los sindicatos no se están ocupando de conocerlos y así no los pueden incluir en el mundo sindical”. En ese mismo sentido, Aracely Zúñiga, dirigente sindical del Sindicato del Banco de Chile y egresada del Diplomado en Liderazgo Laboral UC – Fundación Carlos Vial Espantoso del año 2019 opinó lo mismo, dijo “hay un nicho muy cerrado de dirigentes que no quieren ceder espacios y que no están ocupados por insertar a los jóvenes. Si los jóvenes no se sienten identificados, no se van a adherir”. 

Si los jóvenes no se ven representados por los dirigentes no se van a adherir

Para Zúñiga los sindicatos son importantes porque resuelven los problemas y necesidades de los trabajadores y velan porque se cumplan los derechos y garantías. “Los sindicatos están para hacer frente a las arbitrariedades e injusticia con los trabajadores y son fundamentales porque son quienes levantan las necesidades reales”.

El informe elaborado por el Instituto Sindical Europeo y recogido por la Fundación 1º de Mayo explica que, en algunos países, la mitad de la afiliación se jubilará en el plazo de 10 años, lo que quiere decir que los trabajadores que pertenecen a los sindicatos son de avanzada edad. Al respecto, un estudio publicado por el Ministerio del Trabajo en el año 2015 señala que la edad promedio de los dirigentes sindicales en Chile es de 47 años. 

Esta situación coloca a los sindicatos frente a dos vertientes: por un lado, tienen el desafío de detener y revertir su continuo declive y, en segundo lugar, deben incrementar su afiliación. Al respecto, Urrutia aconsejó que los sindicatos tienen que mejorar sus técnicas de afiliación y retención de afiliados. Frente a esa realidad, algunos sindicatos permanecen confiados, pero otros en cambio se toman muy en serio los retos de la afiliación, la representación y la movilización, señaló Zúñiga.

Asimismo, Pablo Osorio, dirigente sindical de Greco Pasco y egresado de la Escuela de Formación Sindical Nuevos Líderes 2018, indicó que las demandas exigidas por los trabajadores están cambiando, explicó que “a los trabajadores ya no les mueve solamente la remuneración sino la calidad de vida, por eso hoy en día la flexibilidad, el teletrabajo y la reconversión se han vuelto tan importantes”. 

Por su parte, Urrutia señaló “los sindicatos tenemos nuevos desafíos, por ejemplo, Banco Santander firmó un convenio colectivo, gracias al esfuerzo de la administración y los sindicatos, en donde se igualó la cancha y en donde todos los afiliados a los distintos sindicatos pueden optar a los mismos beneficios. Al respecto, resaltó “esto es positivo, pero como sindicato tenemos que reinventarnos para ofrecer otro tipo de beneficios y adicionalmente comunicarnos con nuestras bases, tener cercanía y empatía”. 

Éstos tres dirigentes sindicales jóvenes contaron lo difícil que les resultó al principio pertenecer al mundo sindical. Osorio relató que al principio se le hizo muy difícil incorporarse al mundo del sindicato, dijo que la apertura al mismo es muy cerrada. 

“Nunca he visto a un dirigente sindical joven liderando un sindicato. Yo entré como secretaria al sindicato por accidente, no porque querían aprovechar mis conocimientos y habilidades como persona joven, entré porque un dirigente sindical estaba cansado de trabajar tantos años y traspasaron ese cargo a mí” contó Zúñiga, para quien el mundo sindical es particularmente duro. Aseveró “he visto a dirigentes que llevan 10, 20 y hasta 30 años en el poder, lo que es inconcebible, hay que ceder espacio a nuevas generaciones”.

Nunca he visto a un dirigente sindical joven liderando un sindicato

Por su parte, Osorio señaló que resultaría ideal que los dirigentes con mayor tiempo puedan ofrecer una especie de mentoría a los nuevos dirigentes jóvenes, “no se trata de competencia sino de complementarse con las virtudes que cada uno desde su experiencia tiene”. Para Osorio los trabajadores no se adhieren a los sindicatos porque no se sienten representados. Dijo “si lo trabajadores que representan fueran variados, podría aumentar la tasa de sindicalización”. Explicó que el rol del dirigente sindical no puede ser empoderarse de un cargo sino aportar sus conocimientos, historia y experiencia a las nuevas generaciones.

Te invitamos a conocer a descubrir la historia de vida de tres jóvenes chilenos que son dirigentes sindicales.

Conoce su historia ➜ Acá

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *