Tendencias sobre relaciones laborales y gestión de personas

Tendencias laborales 2023

La experiencia y los retos del trabajo híbrido, las renovadas presiones por mayor compatibilidad entre el mundo laboral y personal, un escenario global de incertidumbre económica. Estos son algunos desafíos que enfrentarán las organizaciones durante los próximos años ¿Cuáles son las temáticas que encaminarán la solución a estas problemáticas durante 2023?

La Sociedad de Psicología Industrial y Organizacional- SIOP- propone un listado de tendencias laborales a ser trabajadas desde la gestión de personas para el año 2023, las que tiene un fuerte enfoque en la seguridad psicológica.

A continuación, se presentan las 10 tendencias publicadas por SIOP y una breve explicación de cada una.

  1.     Replantear la experiencia de los empleados que trabajan de forma remota

Dada la creciente predominancia del trabajo remoto en las empresas, surge la necesidad de comprender mejor qué consecuencias tiene aquello para la experiencia de trabajar. Algunos expertos han comenzado a identificar y discutir algunos riesgos concretos. Por ejemplo, en muchos sentidos, la experiencia del teletrabajo resulta menos motivadora, incluso si es más satisfactoria. Este es un riesgo que debe comprenderse y gestionarse con detención a través un mejor diseño de trabajo y experiencia. 

  1.     Gestionar una fuerza laboral híbrida

La transición al formato de trabajo híbrido distribuido en cualquiera de sus formatos (4×1, 3×2, etc.), permite flexibilidad horaria y física para trabajar. En esta situación, los equipos de recursos humanos se deben plantear preguntas como ¿qué actividades son prioritarias desarrollarlas de forma presencial y cuáles de forma remota? La colaboración suele esgrimirse como una razón para volver a la oficina, pero ¿cómo es una buena colaboración en un entorno híbrido? ¿Cómo un líder o la organización puede ofrecer apoyo de forma igualitaria a trabajadores presenciales y virtuales?

  1.     Transitar hacia un mundo post pandémico

Para aquellas empresas que aún no determinan qué tipo de sistema de trabajo les conviene (presencial, híbrido o remoto) ¿cómo podrían determinar el formato? Para responder esta pregunta, surgen necesidades como el tipo de datos a analizar para determinar qué opción sería la mejor o qué prácticas relacionadas con la gestión del talento debieran actualizarse o reformarse si cambia el formato de trabajo.

En esa línea y a nivel nacional, nuestra Encuesta a Gerentes de RR.HH y Dirigentes sindicales 2023 de grandes empresas, arroja que dentro de las instancias de negociación colectiva, el trabajo híbrido y remoto se han sumado como temáticas preponderantes, mostrando la relevancia de la mejora en la gestión de las modalidades de trabajo.

  1.     Asegurar entornos y culturas inclusivas

Profundizar, valorar y establecer políticas laborales de inclusión, más allá de las “fachadas”. Convertir la inclusión en una ventaja cultural y estructural realmente arraigada. Se trata de un desafío vigente para muchas organizaciones, un horizonte que supera ampliamente el solo contar con un equipo diverso.

  1.     Nuevas estrategias para la atracción y retención del talento

A medida que la lucha por el talento se vuelve más estratégica se está generando un replanteamiento de los procesos de reclutamiento y selección, así como de desarrollo de los talentos a largo plazo. Será clave comprender las razones de las altas tasas de rotación en las empresas.

A nivel local, nuestra Encuesta a Gerentes de RR.HH y Dirigentes sindicales 2023 señala que la retención de talentos y el desarrollo profesional está entre los cinco principales desafíos para este año según los gerentes de Recursos Humanos que participaron del estudio. 

  1.     Remodelar el trabajo para abordar la salud mental de los trabajadores

 La salud mental y el bienestar de los trabajadores sigue siendo uno de los retos más potentes para las organizaciones que compiten en un mercado laboral ajustado.

Concentrarse exclusivamente en tratar o en ayudar al tratamiento de los síntomas derivados de problemas de salud mental, no es una estrategia efectiva. Es mejor estructurar o rediseñar el trabajo de manera que prevenga el estrés en primer término.

  1.     Revisar estrategias de personal en tiempos de incertidumbre económica

Los factores externos macroeconómicos afectan a todos los actores que componen una organización. En este sentido, las empresas están desafiadas a pensar qué rol pueden tomar para apoyar a sus trabajadores a sobrellevar la tensión generada por las consecuencias de la inflación, las noticias de desvinculaciones masivas y el temor a la recesión.

La incertidumbre económica y la inflación en efecto asoman entre las preocupaciones más relevantes de los trabajadores en nuestra.

  1.     Promover la seguridad psicológica en el lugar de trabajo

La seguridad psicológica como componente del bienestar del trabajador en la empresa es clave para obtener resultados positivos a nivel individual y de equipos de trabajo, repercutiendo en aspectos como la colaboración e innovación. La búsqueda de los componentes que generen seguridad psicológica y cómo es posible evaluarlos, surge como una necesidad en el contexto actual.

Una de las posibles líneas de acción para fomentar la seguridad psicológica en las empresas es trabajar sobre factores de riesgo, tales como la sobrecarga de roles y el cansancio de los trabajadores, además de otros indicadores como el equilibrio entre el trabajo y vida privada, la confianza y la justicia organizacional, entre otros presentes en el Cuestionario CEAL-SM SUSESO.

  1.     Desarrollo del liderazgo y coaching

Los múltiples desafíos que enfrentan los trabajadores y las empresas están presionando en mayor medida por líderes actualizados y con ciertas características y habilidades específicas. El desarrollo continuo de los líderes se visualiza como un ámbito clave.

  1. Integración del trabajo, la vida y la familia

La promoción del equilibrio y la integración entre trabajo y familia está entre las demandas prioritarias, más aún tras la pandemia. Cada vez son más las empresas que toman conciencia de este desafío, aunque la mayoría no tiene la experiencia o el conocimiento para abordarlo.

Al respecto, la Encuesta a Gerentes de RR.HH y Dirigentes sindicales 2023, muestra que la mayoría de las empresas han desarrollado acciones en esta dirección, sin embargo éstas no son integrales, dado que no apuntan a fomentar la corresponsabilidad parental, la que apunta a compartir los beneficios y costos de la crianza.

Más información en el siguiente link:  Top 10 Work Trends

Teletrabajo y salud mental

Previo a la pandemia, el teletrabajo era un fenómeno aislado y prácticamente inexistente en Chile. Después de llegar a un peak de alrededor de 20% de la fuerza de trabajo en esta modalidad, actualmente bordea el 5%, con realidades disímiles según nivel de estudios, alcanzando más de un 70% en personas con educación superior completa. 

Se trata de una tendencia que aunque no es transversal, va ganando terreno. El teletrabajo tiene ventajas importantes y también factores a los que las organizaciones y los mismos trabajadores deben poner atención. 

La naturaleza demandante de las tareas que se pueden realizar a través del teletrabajo sugiere que esta modalidad no es recomendable para todos. La evidencia empírica, señala al teletrabajador exitoso como alguien con las siguientes características personales (Tavares, 2017): 

  • Automotivación: habilidad para establecer rutinas y cumplir plazos.
  • Alto nivel de conocimientos y habilidades laborales: suficiente conocimiento de su puesto para facilitar el trabajo y la resolución de problemas de forma independiente.
  • Alto rendimiento: empleados sólidos, aunque es importante que algunos de los mejores permanezcan en la oficina al menos parte del tiempo para asesorar a sus compañeros de trabajo.
  • Independencia y confianza: debido a que hay menos exposición a la supervisión y la retroalimentación, las personas deben tener la capacidad de tomar decisiones independientes.
  • Comodidad con la soledad: debido al aislamiento, las personas con menos necesidad de interacción social se adaptan bien a los arreglos de teletrabajo.
  • Buena gestión del tiempo y habilidades organizativas: debido a las limitadas demandas o controles diarios, las personas deben tener la capacidad de programar y organizar su trabajo para cumplir con los plazos.
  • Concentración: altamente enfocado y capaz de manejar posibles distracciones.
  • Fuertes habilidades de comunicación: se necesita más esfuerzo para mantenerse en contacto con los gerentes y compañeros de trabajo, brindándoles la información y las actualizaciones necesarias mientras trabajan fuera del entorno de la oficina.
  • Confiabilidad y confiabilidad: las personas son responsables de hacer el trabajo en la misma medida que si estuvieran siendo supervisadas en la oficina; la confianza mutua es un elemento esencial de un acuerdo de teletrabajo.

Aislamiento y depresión

Según plantea Tavares (2017), la modalidad de teletrabajo puede inducir sentimientos de soledad y aislamiento, por cuanto dificulta la generación de una relación laboral social con los compañeros de trabajo, lo que se acentúa con largas y continuas jornadas de trabajo. Incluso se ha sugerido que los teletrabajadores deberían pasar al menos el 20% del tiempo en la oficina para evitar tales sentimientos de aislamiento.

De acuerdo con lo señalado por Tavares (2017), la teoría de la “respuesta al estrés” proporciona un marco teórico para los vínculos entre la flexibilidad laboral (como en el teletrabajo) y la salud. Los vínculos entre la flexibilidad laboral y la salud son principalmente dos: 

  1. Por un lado, la flexibilidad reduce la exposición a algunos factores estresantes ya que los trabajadores pueden controlar mejor sus vidas, reducir conflictos familiares y mejorar la conciliación familia-trabajo. Además, la flexibilidad del teletrabajo proporciona recursos para permitir que los trabajadores respondan a los factores estresantes y así prevenir los impactos negativos del estrés en la salud. 
  2. Por otro lado, la flexibilidad crea más estrés debido a las responsabilidades familiares, la frontera borrosa entre el trabajo y la vida en el hogar y, potencialmente, los conflictos familiares, incapacidad para desconectar y menos tiempo para descansar. También se relaciona con mala salud mental, agotamiento y deterioro del estado de salud.

Beneficios 

Varios trabajos empíricos han encontrado efectos positivos en la salud de los teletrabajadores. Los beneficios se acumulan al reducir el estrés del viaje diario de casa al trabajo, tener una mayor flexibilidad de horarios y un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, un mejor control de la vida, y mayor satisfacción laboral (Bravo, Errázuriz, Calfucoy y Campos, 2022). 

Además, trabajar desde casa proporciona un ambiente que favorece una mejor concentración, al tener menos ruido, menos interrupciones, más privacidad (que los espacios abiertos de oficina a menudo destruyen), mejor calidad del aire (que puede ser dudosa en la oficina tradicional), todo lo cual contribuye a la salud de los trabajadores.

Referencias