Agustín Molina: “El camino de mejoras en relaciones laborales es infinito”

Las observaciones del equipo de Cátedra UC – Carlos Vial Espantoso que arrojó el diagnóstico de las 23 empresas postulantes, entregadas en las reuniones de retroalimentación del Premio Carlos Vial Espantoso a los equipos de recursos humanos, dirigentes sindicales y áreas relacionadas a la seguridad de estas organizaciones.

Las postulantes al Premio Carlos Vial Espantoso son empresas que tienen un alto interés en mejorar sus relaciones laborales. Por lo mismo, deciden de forma voluntaria someterse a este estudio que les entrega información respecto a mejoras en la calidad de sus relaciones. Esa es la principal observación que hace Agustín Molina, profesor y Director del equipo de la Cátedra UC – Carlos Vial Espantoso.

Respecto a las variables que incorpora la medición, Agustín Molina comenta las siguientes observaciones detectadas en el diagnóstico realizado a las 23 empresas postulantes al Premio Carlos Vial Espantoso en el 2017:

En comparación al 2016, aumentó el número de empresas que consideran el área de recursos humanos como un socio estratégico en la toma de decisiones. “Estas utilizan métricas avanzadas de recursos humanos para medir de forma proactiva y no reactiva variables de seguridad, evaluaciones de desempeño, encuestas de clima, encuestas de satisfacción sobre servicios  que brinda recursos humanos en contraste con organizaciones en que el departamento de recursos humanos funciona como un servicio y sólo hacen una gestión de métricas necesarias cuando hay  rotaciones no deseadas, licencias médicas, entre otras”, explica.

En materia de seguridad laboral, casi la totalidad de las empresas postulantes se encuentran por debajo de los niveles de las tasas nacionales de accidentabilidad (número de accidentes por cada 100 trabajadores) y siniestralidad (número de días perdidos por accidentes por cada 100 trabajadores). Esto indica que en ellas existe un interés por la seguridad laboral de sus trabajadores y en comparación a la media nacional, las sitúa con un mejor rendimiento en seguridad laboral.

La seguridad también se mantiene relativamente estable para los empleados subcontratistas de las empresas postulantes, “lo que demuestra nuevamente un interés por gestionar las relaciones laborales a partir de una integración entre empleados propios y empleados contratistas”, advierte.

En el presente diagnóstico, se ha elevado la preocupación de las empresas postulantes por formar no sólo a altos directivos sino también a líderes de mandos medios. Esto es, a aquellos que deben poner en ejecución la estrategia de la organización. “Han aumentado los programas de formación que se dirigen a los mandos medios, no solo a la alta gerencia sino a todos quienes ocupan un cargo de dirección de personas”, confirma Molina.

Las empresas participantes ofrecen una diversidad de beneficios a sus trabajadores y a través de éstos tratan de abarcar los intereses de todos sus trabajadores, sean estos jóvenes, padres de familia, con problemas de salud o con necesidad de préstamos bancarios. “Estas empresas ofrecen una diversidad mayor de beneficios que el promedio de empresas en Chile y ofrecen una gama de beneficios destinados al desarrollo personal y familiar, ahorro, protección y bienestar, entre otros”, señaló.

En cuanto al desarrollo de capacidades, la inversión en capacitación varía dependiendo el sector en que se ubica la empresa. Con respecto al 2016, se vio un aumento sustancial en la cantidad de horas destinadas a capacitación, fenómeno que se ve arrastrado fundamentalmente por empresas del rubro energético. “Es destacable que la mitad de las empresas participantes de este año ha destinado 39 horas de capacitación por trabajador, lo cual varía de industria en industria. Y el rubro que puntúa más alto es energía y telecomunicaciones en comparación a empresas del sector comercial que son las que puntúan más bajo”.

Otro dato que llama la atención de las 23 postulantes es que un 67% de quienes se emplean en éstas está sindicalizado. Y continúa la tendencia en el 2017 entre las postulantes a reunirse con mayor frecuencia y tener relaciones de carácter colaborativo con sus trabajadores.

A juicio de Agustín Molina, participar por el Premio Carlos Vial Espantoso permite a las empresas postulantes compararse con quienes tienen las mismas preocupaciones estratégicas, esto es, “el desarrollo de relaciones laborales de gran calidad en el tiempo”.  Destaca el esfuerzo que conlleva a estas empresas por reunir y preparar toda la información que se les solicita para la evaluación y entrar en un proceso de mejora continuo. “Una empresa que participa en 2015, vuelve a participar el 2016, y luego el 2017 y tiene 44 indicadores para cada uno de esos años y se puede hacer un seguimiento en el tiempo. Una vez que las empresas entran en ese camino es un camino infinito. No termina con la medición ni con la obtención del premio”, precisa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *