Entradas

Empresas delinean los cambios que requiere la reforma laboral

Reunidos en “El Mercurio”, representantes de las empresas ganadoras y finalistas de la versión 2018 de este galardón apuntaron a cambiar aspectos de la actual norma, pero también abordaron nuevas materias, como la necesidad de conquistar y retener a la generación millennial. 

“Si tenemos mejores relaciones laborales y construimos relaciones laborales de confianza, vamos a tener mayor progreso, mayor meritocracia, mayor crecimiento de los trabajadores y mayor equidad, que es lo que andamos buscando todos”, resume María Isabel Vial, presidenta ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso, organización que desde hace ya casi dos décadas que se ha dedicado a distinguir a empresas que resalten por tener prácticas laborales de excelencia.

Este año no fue la excepción y, tras un trabajo de evaluación, la entidad definió a un grupo de empresas finalistas, encabezadas en esta oportunidad por Banco Santander, quien fue el ganador de esta versión 2018 con el premio.

Transcurridos 18 meses desde la entrada en vigencia de la controvertida reforma laboral y habiendo anunciado el Gobierno su intención de modernizar la legislación, “El Mercurio” reunió a los representantes de las empresas ganadoras y finalistas de la versión 2018 del premio, con el fin de debatir y conocer de primera fuente su impresión de la normativa y los cambios que esta necesita, así como para ahondar en sus propias experiencias que los han llevado a destacar por sus buenas relaciones laborales.

Junto al director y presidente del jurado del premio, Raúl Alcaíno, asistieron al encuentro Claudio Melandri, presidente de Banco Santander (firma ganadora); Francisco Mualim, gerente general de Chilquinta Energía (mención Gestión Preventiva); Arturo Natho, gerente general de Copec (mención Plenus Calidad de Vida); Andrés Sáenz, gerente general de Derco; Patricio Farfán, gerente de Operaciones Enap Refinerías; Andrés Hevia, gerente general de Minera Centinela; Juan Pablo Verschueren, gerente de Desarrollo de Negocios de Constructora Gardilcic, y Jorge Oyarce, gerente general de Puerto Ventanas.

“Hay una gran responsabilidad de las empresas, empresarios y gerentes de formar a los dirigentes sindicales. Como fundación, hemos estado impulsando la formación de los dirigentes sindicales para que puedan hacer cambios culturales”, enfatizó Isabel Vial.

“Creo que debemos incorporar el factor etario en nuestros estudios. Los millennials son otro mamífero”.Raúl Alcaíno Director y presidente del jurado del premio.”Si tenemos mejores relaciones laborales, de confianza y colaboración, vamos a tener mayor progreso, mayor meritocracia”.Isabel Vial Presidenta ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso”Los reguladores tienen que tener una voz mucho más potente a la hora de hablar de servicios mínimos”.Claudio Melandri Presidente de Banco Santander”Creo que cuando se estableció la reforma no se tenía tan presente que uno de los mayores problemas es la falta de productividad”.Francisco Mualim Gerente general de Chilquinta Energía”En general, están aceptados los turnos 4×4, 7×7. Funcionan bien en la minería, pero las estaciones de servicio, que funcionan 24/7, especialmente los fines de semana, requieren de una mirada distinta”. Arturo Natho Gerente general de Copec “En nuestro caso, la industria cambió, la minería se estrechó y nuestros trabajadores eso lo han sentido”.Juan Pablo Verschueren Gerente de Desarrollo de Negocios Constructora Gardilcic”Es necesario que se involucre gente más joven con una visión distinta de los sindicatos, y no hay cómo interesarlos, no tienen el más mínimo interés en participar”.Andrés Sáenz Gerente general de Derco”Cuando uno es trabajador portuario, se pueden hacer contratos por ocho horas. En el caso nuestro, tomamos la decisión de terminar con el uso de este contrato. Y contratamos a todos nuestros trabajadores”.Jorge Oyarce gerente general de Puerto Ventanas”Tenemos debilidades legales importantes que nos permiten ser muy improductivos. Y eso es lo que estamos tratando de que sea parte de la agenda de los sindicatos”.Andrés HeviaGerente general de Minera Centinela”Hay que reconocer que a lo mejor nos faltó ir más allá (…) Cada empresa se ha preocupado en forma independiente de mejorar su performance , sus estándares, pero no con una mirada integrada”.Patricio Farfán Gerente general de Enap Refinerías.

 

Vía El Mercurio

Hacia la equidad laboral

Si contabilizamos el número de veces que los conceptos “equidad de género” y “brecha salarial” aparecen en los medios de comunicación, es muy probable que estarían en las primeras posiciones del ranking . Por el contrario, si observamos las estadísticas, Chile se ubica dentro de los últimos lugares en esas mediciones, con las mayores diferencias en remuneraciones entre hombres y mujeres con estudios superiores. Las mujeres en Chile ganan un 35% menos que un hombre, a un mismo nivel educativo.

Acercar esas brechas es un desafío país y una preocupación de nuestros trabajadores. Según datos de la ONU, a lo largo del mundo por cada dólar que gana un hombre, la mujer recibe 77 centavos. Al paso que vamos, nos tomará 70 años cerrar la brecha salarial de género en el mundo.

Menos salario se asocia con empleos de peor calidad. Las mujeres ocupan un 59% del empleo informal como porcentaje del empleo total en América Latina y el Caribe. Si miramos a nuestro país, en el trimestre abril-junio se registró una tasa de ocupación informal de 28,7%. La tasa de ocupación informal femenina fue de un 30,2% (hombres 27,7%). La situación de empleo precario expone a las mujeres a menores salarios, pero a la vez a desprotección social, peor acceso a salud, condiciones de trabajo inseguras y pensiones insuficientes. Para acercar las brechas y disminuir las diferencias entre géneros, hay que centrar la preocupación en el empleo de calidad y la discusión en el salario mínimo.

La legislación ayuda en temas como las salas cuna, el posnatal masculino, el teletrabajo -a años luz de países desarrollados- y otras iniciativas regulatorias que buscan una mayor equidad laboral. Sin embargo, ¿existe la voluntad o la convicción tanto de legisladores como de ejecutivos para moverse hacia la equidad?

Islandia, Finlandia y Noruega son los países que más han avanzado en esta materia. Islandia, por ejemplo, es la primera nación con una ley que exige a las empresas evidenciar que sus trabajadores tienen las mismas remuneraciones cuando ejecutan el mismo trabajo. No existen diferencias por género, etnia o nacionalidad. Noruega, por otra parte, implementó hace diecisiete años una ley que requiere que las sociedades anónimas tengan al menos 40% de mujeres en sus consejos de administración. Más allá del concepto de justicia, los esfuerzos en esta materia radican en la convicción de que la igualdad de género impacta otros espacios en la sociedad, como el hogar, la política y el desarrollo económico de los países.

En todos los casos exitosos, el camino siempre ha sido el mismo: no intentar homologar a la mujer a las características y capacidades del hombre, sino más bien considerar las diferencias entre ambos y adaptar nuestras condiciones laborales para recoger dicha diferencia.

La evolución hacia la equidad laboral no es en forma inmediata; se trata de un proceso largo de concientización social que tarda años en su implementación, pero si existe la voluntad de hacer los cambios hoy, más temprano que tarde dará frutos de los que podremos sentirnos orgullosos.

 

Columna de opinión
Por María Isabel Vial
Vía El Mercurio