Entradas

Diplomado en Liderazgo Laboral: Capacitación para lograr acuerdos

Mantener buenas relaciones laborales al interior de la organización no solo genera un clima laboral positivo, sino que aumenta considerablemente la sostenibilidad y productividad.

El próximo 30 de mayo inician las clases del Diplomado en Liderazgo Laboral, un espacio de reflexión, formación y sensibilización que desarrollamos en conjunto con la Escuela de Administración de la Pontificia Universidad Católica de Chile para actualizar conocimientos y desarrollar competencias y herramientas en ámbito de las relaciones laborales.

Entre los temas a abordar, están: desafíos y las estrategias de la organización moderna, influencia y liderazgo, economía de la empresa para las decisiones de negocio, contabilidad, finanzas y métricas, gestión de personas, calidad de vida y diversidad, comunicación efectiva para el liderazgo sindical, legislación laboral, seguridad social, negociación colectiva, seguridad y productividad en las organizaciones.

En el Diplomado en Liderazgo laboral pueden participar dirigentes sindicales, potenciales líderes, integrantes de comités paritarios, representantes del mundo laboral y cualquier trabajador o trabajadora que tenga interés futuro en desarrollar habilidades en el área de relaciones laborales.

El Diplomado tiene un costo de 81 UF, pero las empresas que pertenecen a la Asociación Chilena de Seguridad, Caja Los Andes o que están ubicadas en la Región de Valparaíso y Libertador General Bernardo O’Higgins tienen un descuento especial.

Si está interesado le invitamos a descargar el brochure y preinscribirse aquí.

 

Ignacio Rodríguez
Profesor del Diplomado en Liderazgo Laboral
“El Diplomado en Liderazgo Laboral es una instancia muy importante para la formación de los líderes sindicales en Chile, una de las fortalezas que tiene es que forma a los dirigentes desde el punto de vista técnico: aprenden sobre contabilidad, finanzas, economía, administración, comunicación y marketing lo que permite negociar en igualdad de condiciones”.

María Isabel Vial
Presidenta Ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso
“Creemos que un dirigente sindical formado tiene una mirada distinta. Si los dirigentes tienen más conocimientos y herramientas, puede entender, con más detalle, como funciona el contexto general de la empresa y tener conversaciones más fluidas, más colaborativas y lograr acuerdo que beneficien a ambas partes”.

 

José Salinas
Ex alumno del Diplomado en Liderazgo Laboral
“El Diplomado es una muy buena instancia para actualizar conocimientos y adquirir herramientas que uno ocupa dentro de la empresa, además el intercambio que se genera es interesante porque compartimos con gerentes, jefes de recursos humanos y otros dirigentes lo que nos permite aprender nuevas prácticas de excelencia y ver que tenemos desafíos muy parecidos”

 

Sergio Valenzuela Ibarra: “Más que pretender controlar el comportamiento de las personas, las empresas deben motivarlas y comprometerlas”

Un aspecto importante para afrontar los desafíos de la productividad de las empresas es gestionar a las personas, tanto en lo que respecta a su desempeño individual y colectivo, como a su calidad de vida y bienestar personal y laboral. Las relaciones laborales mejorarán en la medida que cada actor transparente sus necesidades y se dialogue para lograr acuerdos sobre aquellos puntos en que las necesidades no son complementarias, en un ambiente de confianza y colaboración.

 

Determinado y comprometido, así se mostró Sergio Valenzuela Ibarra quien asumió este año el cargo de Director del Diplomado en Liderazgo Laboral de la Escuela de Administración que dicta la Pontificia Universidad Católica de Chile en conjunto con la Fundación Carlos Vial Espantoso. Ambas instituciones están vinculadas desde el año 2000 para evaluar a las empresas en su gestión de personas y retroalimentarlas, en el proceso del Premio Carlos Vial Espantoso, a través de una metodología creada y aplicada por ambas. Es así como nace la Cátedra de Relaciones Laborales UC-Carlos Vial Espantoso, al alero de la cual se realiza este diplomado enfocado en entregar herramientas a nuevos líderes para su desarrollo como dirigentes sindicales y desde el área de personas, fundamental para propiciar el desarrollo humano de la mano del crecimiento económico de la empresa. La Fundación Carlos Vial Espantoso es una organización sin fines de lucro dedicada a fomentar la equidad social y el desarrollo del país desde las empresas, poniendo a las personas en el centro del modelo de negocio y promoviendo la construcción de relaciones laborales de excelencia.

Sergio Valenzuela es Doctor en Psicología Industrial-Organizacional, Máster en Psicología Industrial-Organizacional, Máster en Administración de Empresas y Psicólogo. Actualmente se desempeña como Director del Diplomado en Cambio y Desarrollo Organizacional y es profesor en la Escuela de Administración y la Escuela de Psicología, ambas en la UC, en materias relacionadas con el comportamiento organizacional y la gestión de personas y es asesor experto en organismos públicos y privados en temas de gestión de la diversidad, liderazgo y equipos de alto desempeño, y en la medición y métricas de procesos de gestión de personas.

 

¿Qué es el Diplomado en Liderazgo Laboral?
El Diplomado en Liderazgo Laboral es una instancia de formación que busca actualizar conocimientos y ofrecer temáticas relacionadas con las organizaciones desde aspectos generales como economía, regulación laboral, y estrategias empresariales hasta aspectos más específicos como finanzas, gestión de operaciones y gestión de personas. Adicionalmente, entrega herramientas a los dirigentes sindicales y profesionales del área de gestión de personas para fortalecer sus propias habilidades de liderazgo y comunicación efectiva para influir positivamente en la organización.

El programa es dictado por un cuerpo docente con amplia trayectoria académica y profesional, y apunta a que los participantes tengan los conocimientos y habilidades para desarrollar una carrera con un rol más activo en términos de ser agentes de cambio, generar conversaciones en la organización y poder influir positivamente en su entorno.

 

¿Cuáles son los objetivos del Diplomado?
Adquirir conocimientos y herramientas que permitan comprender el entorno económico, social, político y legal en el que se desarrolla la actividad empresarial y sindical. A su vez, comprender las características de los negocios y las empresas en donde se desempeñan, de manera de buscar relaciones colaborativas e incorporar herramientas y habilidades para una mejor gestión y un liderazgo más efectivo en sus propias instituciones sindicales y en la dirección de sus bases.

 

¿Qué habilidades desarrolla el participante?
El programa permite desarrollar habilidades relacionadas con el liderazgo y la comunicación efectiva, además, el Diplomado aborda transversalmente los temas más actuales de las organizaciones como el impacto que tiene la tecnología en las empresas, las relaciones laborales modernas entre trabajadores y administradores, y la calidad de vida laboral.

 

¿Qué aporta este Diplomado con respecto a otros?
Este diplomado entrega una mirada amplia de lo que son las organizaciones en aspectos del entorno y de la organización y desarrolla destrezas, capacidades y competencias en comunicación  y liderazgo. Permite a los participantes auto observarse y entender el rol como trabajadores y también el de la propia organización desde focos internos como externos (globalización, tecnología y procesos migratorios).

 

¿Por qué participar en el Diplomado?
Participar en el Diplomado en Liderazgo Laboral permite formarse con un equipo académico de alto nivel y otorga la posibilidad de compartir con otros líderes sindicales y profesionales del área de gestión de personas. Asimismo, aprender de sus experiencias en distintos rubros empresariales y adquirir conocimientos y herramientas para ejercer un liderazgo efectivo.

 

¿A quién está dirigido el Diplomado?
Está dirigido a líderes sindicales y potenciales líderes, integrantes de comités paritarios, profesionales del área de gestión de personas y representantes del mundo laboral de empresas.

 

La gestión de personas, el gran desafío de las organizaciones para mejorar la productividad

 

¿A qué se debe su interés por los temas laborales?
Me interesé en el tema de gestión de personas, y específicamente en la gestión de la diversidad y la inclusión dentro de las organizaciones, hace 10 años al notar que en Chile aún había muy poco desarrollo al respecto y en otros países ya estaban muy avanzados. En general, las organizaciones han sido bastante homogéneas, e incluso algunas han sostenido prácticas de selección que fomentan la contratación de personas de ciertas universidades, religiones, e incluso edades y sexo.  Esto ha ido cambiando en los últimos años y los temas de gestión de personas están mejor posicionados en la agenda. Se empiezan a ver empresas que se están sumando a iniciativas innovadoras en esta materia y que sostienen buenas relaciones laborales. La regulación también está avanzando hacia la eliminación de la discriminación arbitraria, la inclusión laboral, y la gestión de los riesgos psicosociales en el trabajo. Queda mucho aún y ahí está mi interés como académico y asesor, entender los desafíos de la productividad de las empresas con las personas, tanto en lo que respecta a su desempeño individual y colectivo, como a su calidad de vida y bienestar personal y laboral.

 

¿Cuál es la diferencia entre la gestión de personas y las relaciones laborales?
Tradicionalmente, las relaciones laborales se han enfocado más en la relación entre los sindicatos y la empresa, pero esa es una visión parcial porque el tema de las relaciones laborales es mucho más amplio, donde intervienen múltiples actores que están tanto dentro como fuera de la organización. Las herramientas de gestión de personas buscan conciliar las necesidades de las personas con las necesidades organizacionales y, por ende, son un aspecto central en las relaciones laborales, como lo son los sindicatos y la legislación laboral también.

 

¿Cómo se pueden potenciar las relaciones laborales?
Principalmente por el esfuerzo mutuo. Por una parte, las organizaciones deben indagar en cuáles son las necesidades de las personas y preguntarse por qué una persona trabaja, qué necesidades tiene, cuáles son sus inquietudes y expectativas en torno a su vida laboral y personal y, por otra parte, las personas tienen que entender por qué en la organización es necesario producir, cuál es el propósito social, la importancia de tener un buen desempeño y lograr las metas. Las relaciones laborales mejorarán en la medida que cada uno transparente sus necesidades y se dialogue para lograr acuerdos sobre aquellos puntos en que las necesidades no son complementarias. Sin duda un ambiente de confianza y colaboración puede facilitar este desafío.

 

¿Cuál es la clave de la gestión de personas?
Las empresas tratan de asegurar el comportamiento de las personas muchas veces con mecanismos de control como bloquear páginas web “para que no pierdan el tiempo mientras trabajan” o el uso de tarjeta para regular el horario, pero al final, un trabajador(a) que se sienta en inequidad, desmotivado, o poco comprometido va a hacer lo que quiera hacer dentro de ciertas posibilidades. Si a la persona le bloquean el internet va a usarlo desde su celular o va a darle su tarjeta a un compañero para que lo cubra. Las empresas deben entender que las personas no son propiedad de la empresa, no están obligadas a hacer todo lo que la empresa necesita. En la práctica, las personas eligen si están mirando el computador, trabajando o navegando en las redes sociales. Es una ilusión el creer que se puede controlar 100% la conducta de las personas en el trabajo.

Por lo tanto, lo que las organizaciones necesitan hacer más que controlar el comportamiento de las personas con mecanismos prohibitivos o coercitivos, es motivarlas. ¿Cómo? Conociendo sus necesidades, apoyándolas, desarrollándolas, convenciéndolas de que son parte de un proyecto que satisface necesidades de la sociedad y construyendo espacios de participación y colaboración. Esto genera una experiencia de trabajo positiva, mayor equidad dentro de la organización, y una comunicación más transparente, que las personas retribuirán con esfuerzo y compromiso, y que mejorará sus desempeños individuales y colectivos. Se deben crear las condiciones y oportunidades para que todos, independiente de sus características demográficas, puedan contribuir con todo su potencial.

 

¿Cuál es el desafío en la gestión de personas?
Yo creo que esta es una oportunidad para mirar el tema de las relaciones laborales desde una mirada más amplia, no exclusiva de la relación entre sindicatos y empresas, sino más bien desde una mirada que permita entender los desafíos de productividad de la empresa y por otra parte los desafíos en términos de la satisfacción de las personas, sus necesidades y calidad de vida, y de esta manera avanzar a lo que hemos llamado un nuevo modelo de las relaciones laborales.

Sabemos que las relaciones laborales basadas en la desconfianza, donde el trabajador siempre piensa que el empresario lo quiere perjudicar o donde la empresa siempre cree que los trabajadores no quieren hacer el trabajo, dificulta las relaciones al interior de la organización.

Es importante transparentar las necesidades y que ambos actores sepan que es lo que el otro busca, encontrar los puntos de encuentro y trabajar colaborativamente en aquellos que no son comunes. El nuevo modelo de relaciones laborales tiene que mirar a las personas desde una manera mucho más positiva, sincera y humana. La organización tiene que garantizar que la persona esté bien familiar y laboralmente.

 

 

Abiertas postulaciones a programa de apoyo competitivo para la Pyme de la UC

Pyme UC busca desarrollar programas orientados a las necesidades específicas de pequeñas y medianas empresas; Mentoría y Curso en Gestión Pyme es uno de ellos, combinando asesoría personalizada con un completo curso en gestión. Este tiene como objetivo disminuir brechas competitivas para potenciar el crecimiento de pequeñas y medianas empresas, y ya se encuentra con sus postulaciones abiertas.

 

La directora del programa, Marisol Arriagada, comenta que los empresarios egresados del año 2018 destacaron haber podido desarrollar su estrategia y plan de negocios, ordenar la organización y procesos, mejoras en marketing y gestión comercial, junto con crecer y poner foco en la rentabilidad, entre otros. Es por esto que los niveles de satisfacción fueron especialmente altos, llegando a un 96%.

La empresaria María Sánchez, de La Casa del Planchado, relata su inspiradora experiencia: “Ingresé al programa porque creía que mi debilidad eran las finanzas, sin embargo, con el diagnóstico del programa me pude dar cuenta que tenía otras áreas con deficiencia, las que fuimos trabajando con la mentora y ayudante. Por mencionar algunas, trabajamos y mejoramos en el área de finanzas, administración, marketing, proyección de ventas, sistematización de procesos, control de gestión con evaluaciones mensuales, ordenamiento interno, gestión de personas, hicimos definiciones de cargos y tareas; hasta se realizó un manual interno”.

La directora del programa también se refiere al Diplomado en Gestión de la Pequeña y Mediana Empresa, “es un aprendizaje con estructura formal y que considera evaluaciones. Permite desarrollar una visión integral del negocio para implementar una estrategia sostenible y de largo plazo”.

El rector Ignacio Sánchez afirma: “no cabe duda que Pyme UC es un ejemplo del compromiso institucional de nuestra universidad con el país. Agradezco el apoyo del Banco Bci, siempre inspirado en la loable misión de perfeccionar este sector. Existe una unanimidad de criterio en considerar a la pequeña y mediana empresa como un sector fundamental por su posibilidad de generar una enorme cantidad de puestos de trabajo, mejorando de esta manera sustantiva la calidad de vida de los habitantes del país”.

Estos programas presenciales están orientados a empresas pequeñas que ya estén operando formalmente. “Ofrecemos una respuesta a la necesidad que tienen las empresas en marcha de corregir a tiempo sus falencias para competir en mejor pie, proyectarse y crecer. La tasa de empresas fallidas en los primeros 10 años es altísima, por lo que nos propusimos que el foco fuera apoyarlas en ese importante desafío”, explica Marisol Arriagada.

Las postulaciones para la 13° versión a este programa están abiertas. Más información y postulaciones en www.pyme.uc.cl y al correo pymeuc@uc.cl

Liderazgo para ser buen dirigente

Una de las habilidades clave para ser un dirigente sindical exitoso es poder influir positivamente sobre otros a través de un liderazgo reconocido, basado en competencias y de compromiso con la sociedad.


La Fundación Carlos Vial Espantoso en conjunto con la Escuela de Administración de la Pontificia Universidad Católica de Chile tienen a cargo el Diplomado en Liderazgo Laboral. Un diplomado que ha sido diseñado desde la evidencia, el conocimiento académico y la experiencia de más de dieciocho años estudiando, evaluando y reconociendo empresas que se distinguen por la búsqueda de relaciones laborales de confianza, de diálogo y de cooperación.

El diplomado permite comprender el entorno económico, social, político y legal en que se desarrolla la actividad empresarial y sindical, conocer las características de los negocios y las empresas, propiciar las relaciones colaborativas entre los empresarios, ejecutivos, dirigentes sindicales y trabajadores, y en la que los participantes podrán incorporar herramientas de gestión, administración, y al mismo tiempo, desarrollar habilidades de liderazgo en las propias organizaciones sindicales y la dirección de las bases generando impactos positivos dentro de sus organizaciones.

La semana pasada compartimos con un grupo de sindicalistas, líderes y administradores que están realizando actualmente el Diplomado el Liderazgo Laboral en Santiago. La clase abordó el tema de liderazgo laboral y estuvo a cargo del profesor Juan Eduardo Cortés, quien actualmente se desempeña como Subdirector de Extensión, Comunicaciones y Servicios de la Escuela de Psicología UC y es experto en temas de Recursos Humanos, coaching y liderazgo.

El liderazgo es una cualidad valorada y necesaria en los entornos laborales y que se construye día a día por quienes lo ejercen. Es la capacidad de influir para lograr propósitos significativos con la participación y compromiso de otros. Este fue uno de los grandes acuerdos a los que llegaron aproximadamente los 48 alumnos que asistieron a la clase.

Desde los últimos años, todo lo que nos rodea ha sufrido grandes cambios. El liderazgo no escapa de esa realidad; hoy en día demanda otras necesidades. En la actualidad no basta que un líder cumpla con ciertas virtudes que lo guíen en la buena toma de decisiones, el líder de estos tiempos tiene que adaptarse a los cambios, aprender con agilidad, tener buenas relaciones interpersonales, y sobretodo, poseer habilidades blandas como la humildad, empatía y cercanía, con el fin de mantener buenas relaciones interpersonales así lo señaló Cortés.

Un líder es capaz de generar espacios de comunicación e integración, permitiendo a los miembros de la organización desarrollar sus potencialidades para el logro de objetivos comunes. Por otro lado, es necesario que tenga la capacidad de influir sobre otros, la que se sostiene en la credibilidad y el saber escuchar.

Por su parte, María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso resaltó que el liderazgo consiste en una forma de ser; el líder se va formando día a día. Por eso aseveró que es necesario más que tener habilidades, contar con preparación y capacitación. “Hay que formarse continuamente para estar al día con la innovación, retos y estrategias para el buen desempeño de sus funciones en beneficio de todos los miembros de la empresa”.

Para el profesor Cortés una de las estrategias clave es la capacidad de influir sobre otros, y eso se sostiene en la credibilidad y el saber escuchar. Hay una nueva realidad en el liderazgo y por eso los líderes deben estar a la vanguardia. Las empresas están expuestas a nuevas realidades: las crisis y los cambios son permanentes; las organizaciones son cada vez más planas y transversales; se requiere más trabajo en equipo; el talento humano se hace cada vez más competitivo; y hay una mayor presión por la producción, eficiencia y rentabilidad.

En el contexto sindical, un dirigente que ejerce un liderazgo efectivo es aquél que cumple su función desde el conocimiento, que mantiene una agenda de transparencia y comunicación con sus bases, y que se forma continuamente para representar a quienes confiaron en su rol.


¿Cuáles son los desafíos de liderazgo para los dirigentes sindicales?

Planteamos esta interrogante a José Salinas Toledo Presidente Federación Trabajadores Unidos en Paris CENCOSUD; Patricia Elvira Nazer Ibacache, Vice Presidente de UNT Central Sindical de Laboratorio Chile y Pedro Neira Sáez quien es encargado de Comunicaciones de la Federación de Sindicatos Banco Santander de Chile, ellos actualmente se desempeñan como dirigentes sindicales y compartieron su opinión sobre los desafíos que encuentran como dirigentes en el mundo de las relaciones laborales. 

 

José Salinas Toledo
Presidente Federación Trabajadores Unidos Paris

Paris CENCOSUD

“Desde mi punto de vista uno de los grandes desafíos para los dirigentes sindicales es –estar- a la altura del dinamismo de los avances tecnológicos y de sus implicancias en el mundo del trabajo, así como también mejorar día a día sus competencias individuales, dando a la formación académica y formativa una real importancia para poder construir con bases sólidas el rumbo de sus organizaciones, así como también en la relación con la empresa y su entorno.

Hay que posicionar al dirigente como un actor relevante en los cambios que generen una mejor calidad de vida para sus asociados e incidir en futuras mejoras a los trabajadores del país equilibrando la productividad, con una retribución que acorte las brechas de la desigualdad y que en un futuro seamos ese país desarrollado, justo y productivo”.

 

Patricia Elvira Nazer Ibacache
Vice Presidente de UNT Central Sindical

Laboratorio Chile

“El primer desafío y el más relevante ha sido el ser mujer. El sindicalismo es un ámbito de relaciones donde aún se nota la carencia de liderazgos femeninos. La dinámica de funcionamiento hace muy difícil compatibilizar los múltiples roles de la mujer (trabajo y familia principalmente) con las exigencias del liderazgo sindical.

El segundo desafío, pero no menos importante es el lograr «humanizar» las relaciones interpersonales. Me refiero a que cuando se participa en instancias de diálogo o discusión de ideas hay que lograr bajarles el perfil a los planteamientos ideológicos y centrarse en lo real y práctico de las situaciones a resolver.

Y el tercer desafío es tener una constante formación.  Hay que mantenerse al día con las informaciones y conocimientos, son necesarios para realizar una gestión eficaz. En esta vorágine de información que son las redes sociales, es fácil desorientarse y perder de vista lo real”.

Pedro Neira Sáez
Encargado de comunicaciones, Federación de Sindicatos

Banco Santander de Chile

“En estos días leí al vicepresidente de Recursos Humanos de Google, Laszlo Bock, donde señaló que ‘reconocer a una persona líder en una entrevista es casi imposible de averiguar, como también lo es el evaluar habilidades de liderazgo’.

Bock señaló que es necesario establecer evaluaciones internas con frecuencia para que sean los subordinados los que valoren las habilidades de los jefes. Los desafíos del liderazgo sindical los atribuyo a la forma que tengo de ver la vida. Debemos ejercer liderazgos sencillos, pero no menos exigentes.

¿Por qué sencillos? El que vota por nosotros nos elige para representarlo y nos evalúa día a día, año a año. Nuestra misión la he denominado -estar-, que quiere decir, -estar- en visitas permanentes en los lugares de trabajo, -estar-  disponibles a la hora de su llamado, -estar- en gestión permanente tanto al interior de la empresa como hacia el exterior. Todo ello bajo la premisa de «hablar claro».

¿Por qué exigentes? Esto nos lleva directamente a nuestros desafíos. Acá debemos «ocuparnos». Prepararnos de forma constante para entender nuestros propios fines, como también, conocer la empresa y su entorno. El dirigente tiene que leer el mercado laboral y su desarrollo, el cual ha revelado una nueva forma de trabajar y no podemos estar ajenos a ello.

Hay que ser visionario y pensar en la empresa y el futuro. Hoy no bastan los convenios colectivos, sino los beneficios sindicales que permitan un abanico opciones, donde la empleabilidad debe ser nuestro eje. Si la sociedad ha elevado los estándares mínimos, nuestra idea fuerza debe ser; «ser y hacer».