El Terminal Puerto de Arica opera carga de Bolivia en un 83%, de Chile en 14% y de Perú en un 3%.

Dice que el Premio Carlos Vial Espantoso, les permite demostrar que en el norte del país las cosas también se hacen bien.

Valentina Jofré    
Terminal Puerto de Arica obtuvo el premio Carlos Vial Espantoso 2017, tras haberse presentarse por primera vez. La empresa que tiene como socios a grupo Ultramar, Saam, Agunsa, Belfi y Ransa, importa y exporta carga de Bolivia en términos de tonelaje en un 83%, 3% de Perú, 14% del norte de Chile y un 1% de cargas de Brasil y Argentina. Para el gerente general de la empresa, Diego Bulnes, la premiación es una motivación para seguir mejorando, con el objetivo de demostrar que ‘en el norte de Chile las cosas también se hacen bien’.

¿Qué caracteriza a Terminal Puerto de Arica?

Es un puerto país, porque tiene ciertas particularidades que no las tiene otro puerto en Chile y es la integración que tiene con Bolivia, con Perú, incluso también con Argentina y con Brasil. Estos países pasan a ser la zona de influencia en la cual nosotros operamos. Y es puerto país porque con las naciones vecinas el Estado de Chile tiene ciertos compromisos que emanan de los tratados que se han firmado en el pasado y la situación que tenemos como puerto, en el enclave en el que estamos situados, hace de que no solamente tengamos que operar, sino que también cooperar de una muy buena forma para poder cumplir con los compromisos que tiene el Estado.

¿Cómo ve la competencia con los otros puertos del país y la región?

Es una sana competencia y te mantiene vivo, te lleva a estar constantemente revisando tus procesos. Más que compararme con otros puertos, vemos en la innovación una fuente que nos permite estar constantemente preguntándonos cómo mejorar nuestro servicio, cómo meterle productividad a lo que realizamos. Por ejemplo, fuimos el primer puerto en América en incorporar una tecnología para atender naves aún en condiciones de marejadas. En términos de transferencia de carga, tonelaje, de los puertos concesionados somos el cuarto en Chile, después de San Antonio, Valparaíso y San Vicente. Hemos tenido un crecimiento bastante importante, a tasas de prácticamente 12% anual. Vemos con optimismo el futuro y esperamos que el crecimiento del puerto se traduzca en un crecimiento de la ciudad, en nuevas oportunidades para nuestra gente.

¿Qué tipo de carga exportan e importan?

Somos un puerto tremendamente multipropósito y eso nos caracteriza bastante en el escenario portuario nacional. Es común ver puertos que están muy especializados en contenedores, o en graneles. El Puerto de Arica mueve todo tipo de carga. Acompañamos el crecimiento de la economía del sur del Perú, de Bolivia y del norte de Chile. Esas economías no son sólo de contenedores, sino que también son cargas de proyectos, graneles, minerales, fierro para construcción. Es un sinfín de carga que tenemos que ir generando las condiciones para poder transferirlas en el puerto. De Bolivia, por ejemplo, hablamos de exportación de soya, mineral, castaña y productos vegetales. En importación, fierro de construcción, carga de proyectos emblemáticos, los teleféricos de La Paz, las plantas de urea y amoniaco, los ingenios azucareros, todo eso ha pasado por Arica, es decir nos sentimos parte también del crecimiento que está teniendo el país vecino.

¿Tienen planes de inversión?

En los casi 13 años de concesión que llevamos hemos invertido ya US$ 140 millones en maquinaria, infraestructura que nos ha permitido pasar de un millón de toneladas en 2004 a más de 3,1 millones de toneladas en 2016. Creo que ahí la cooperación ha sido clave para ir gestando el desarrollo del puerto. Y es una colaboración entre la confianza que hemos generado con los accionistas y el directorio, donde ellos han puesto todas sus fichas para que este puerto crezca.