Este proceso de mejora no termina hoy

Luiggi González, gerente general Wilug

Un esfuerzo colectivo de años es el que llevó a Wilug a obtener el Premio Pyme 2017 en la Categoría Mediana Empresa. Con más de 170 trabajadores, la compañía provee soluciones en seguridad y control de incendios, y está ubicada en la región de Coquimbo, con sucursales en Calama, Copiapó y Santiago.

Fue elegida como ganadora principalmente por sus avanzadas métricas en gestión preventiva, alta dedicación a la capacitación de sus trabajadores y flexibilidad laboral, permitiendo a sus trabajadores conciliar el trabajo con su vida familiar.

El gerente general de Wilug, Luiggi González, cuenta cómo se vivió este proceso al interior de la organización en la permanente búsqueda por implementar prácticas laborales de excelencia.

En el año 2013 postularon por primera vez al Premio PYME Carlos Vial Espantoso, convencidos de la necesidad de ser evaluados, oportunidad en la que obtuvieron una mención honrosa.

¿Qué cambios se produjeron en su organización entre el 2014 y 2017?

Desde marzo de 2014, hemos estado en un periodo de cambios. La familia decidió armar una estructura de gobierno corporativo, constituyéndose un directorio y un consejo familiar. Desde esa fecha, se ha iniciado un camino de profesionalización de la empresa. El único miembro de la familia actualmente en la organización soy yo.

¿Cómo se vivió al interior de la empresa este proceso de medición de buenas prácticas?

Más que hacer cambios, debimos responder las consultas que nos hicieron en las visitas en terreno por parte del equipo de la Fundación. Y en el periodo final enfrentamos las últimas consultas del jurado.Lo vivimos con mucho entusiasmo, con mucho anhelo.

¿Cuáles fueron las buenas prácticas que lo hicieron merecedor del premio?

Uno de los puntos fuertes que tenemos, es la conciliación entre familia y trabajo. El segundo, es la flexibilidad laboral, es decir, toda la política de permisos que existen sin recuperación de horas para que las personas puedan retirarse más temprano, ir al médico y asistir a reuniones del colegio. Uno de los resultados que hemos visto frente a estas acciones, es una mejor disposición de las personas para enfrentar los cambios; un mayor compromiso y mejora en la productividad. Nuestros resultados han ido siempre mejorando.

Desde hoy día pasan a ser parte de una lista de empresas modelo en buenas prácticas en el país

¿Qué mensaje le darías al resto de las empresas medianas del país?

En primer lugar, me gustaría felicitar a la Fundación Carlos Vial por lo que hacen:Someter a las empresas a una medición, a una metodología que permite detectar una serie de oportunidades de mejora.  Ya con el hecho de participar, para las empresas es un tremendo regalo. ¿Qué les diría?Que se animen a postular porque van a detectar un montón de oportunidades que probablemente no han visto.

¿Por ejemplo?

En temas de conciliación, flexibilidad, beneficios, clima, medir la relación entre capacitación y sus resultados. Hay un montón de estándares que por lo general las empresas no consideran y en esto es clave poner a las personas en el foco de la estrategia de la empresa.

¿Estas oportunidades de mejoras salieron a luz en esta última medición o fueron detectadas antes?

Nosotros postulamos el 2013 y efectivamente había algunos puntos que detectamos, pero la Fundación contribuyó de manera significativa a considerar otros.

¿Qué mejoraron?

El banco de horas y la flexibilidad son cosas que hoy día están rindiendo frutos y que fueron consideradas a partir de la revisión que hicimos en el 2013 con la Fundación.

¿Cuáles son los próximos desafíos que enfrentan como organización?

En relación a nuestros métodos, nuestras prácticas y nuestras formas de hacer las cosas,queremos buscar estándares mayores que nos permitan ir incrementando el desempeño que tenemos hoy en día. Pensamos que este ejercicio de auto-revisarse, de auto-evaluarse es tremendamente significativo porque uno a partir de eso detecta oportunidades y áreas de mejora que a la luz del día a día no las ve. Lo que ocurre generalmente en la pequeña y mediana empresa es que existe poco tiempo para pensar, analizar y generar estrategias. El tiempo se va pensando en la reposición de la gente, vendiendo, despachando, atendiendo los eventuales reclamos de los clientes, etc. Entonces, el ejercicio de someterse a una evaluación,te obliga de una u otra forma a hacer un stop, detectar dónde uno debe trabajar y en qué cosas uno ha avanzado. Esa es la importancia del Premio a mi juicio. Estamos muy contentos de haber ganado el Premio Pyme 2017, pero este trabajo no termina hoy. Este es un tema de mejoras contínuas, de someternos a otras mediciones y estándares mayores  y mirar lo que están haciendo las grandes empresas. Y en el fondo siempre tener presente que las personas sean el centro de nuestra estrategia, eso es clave en los que hemos hecho.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *