Economistas ven impacto acotado de la guerra comercial en la economía chilena este año

Pese a buena preparación, el escenario externo golpearía al dólar y las bolsas, impactando los retornos de los fondos de pensiones, advierten

 

La mayor parte del crecimiento en 2018 ya estaría “jugado”, por lo que los posibles impactos de la guerra comercial se notarían recién en 2019 y los próximos años, siempre y cuando el enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China escale, incrementando las medidas proteccionistas.

Así lo hicieron notar los integrantes del Grupo de Política Monetaria (GPM) que ayer presentó su habitual recomendación al Consejo del Banco Central (ver relacionada).

Y es que a juicio de los expertos, el daño para la economía global “no ha sido muy significativo” y la temida guerra comercial “por ahora son más amenazas” que sí afectan las expectativas de crecimiento e inversión, pero para el próximo año.

“El porcentaje de bienes que hoy día está siendo afectado por aumentos efectivos de aranceles todavía es muy marginal. Por ahora es el efecto vía expectativa en la inversión y sobre el crecimiento futuro el mayor impacto que está teniendo”, planteó el socio y gerente general de Gemines Consultores, Tomás Izquierdo.

“Este año ya está bastante jugado. La economía ya adquirió una inercia, la inversión ya se está recuperando, lo que no es un gran mérito tras cuatro años consecutivos de caídas, pero la base de comparación es una gran ayuda para los datos del primer semestre y para los del segundo semestre, si bien las variaciones en doce meses van a estar un poquito por debajo, promediando vamos a llegar a algo cercano del 4%”, agregó.

Visión que fue respaldada por otros integrantes de la instancia, pero que sí advierten de algunos efectos, aunque a nivel de lo mercados financieros.

“En términos de variables reales, los efectos (de la guerra comercial) no son importantes para lo que resta de este año, porque el crecimiento ya está jugado y va a ser elevado. El próximo año y el siguiente pueden empezar a estar en riesgo, si es que se continúa en esta línea de restricciones comerciales y represalias, y más importante aún, si se extiende el fenómeno de gobiernos populistas y nacionalistas”, sostuvo Guillermo Le Fort, profesor titular de la Universidad de Chile y socio principal de Le Fort Economía y Finanzas (LE&F).

De hecho, ante la consulta sobre las últimas proyecciones de crecimiento que Hacienda entregó a principios de julio, cuando estimó en 3,8% la expansión de la economía para el país, Le Fort fue enfático en señalar que dicha estimación “es básicamente un reconocimiento de lo que son las proyecciones realizadas por los analistas y de los organismos internacionales”.

Eso sí, admitió que la volatilidad de mercados como el de materias primas, el cambiario y el accionario “sí puede agravarse y sentirse más fuerte este año, pero dependerá de cómo se perciba lo que esté haciendo la Reserva Federal en el sentido de lograr contener las presiones inflacionarias hacia el futuro”.

En tanto, el académico de la Universidad Diego Portales, Raphael Bergoeing, rescató que el repunte de la actividad se ha dado “por la razón correcta, creo yo, de tener un gobierno con las características del actual, que genera un entorno que permite imaginarse una inversión creciendo a tasas más cercanas a la normalidad, que es una tasa de 8% al año y no de -1% que fue el promedio de los cuatro años previos”.

 

GPM ve primera alza de tasas de tasas recién en reunión de diciembre

El Grupo de Política Monetaria (GPM) entregó su visión al Consejo del Banco Central para la decisión que deberá comunicar el órgano en la tarde de hoy, y recomendó mantener la tasa de interés en los niveles actuales de 2,5%, ya que “no es todavía el momento de iniciar un retiro del estímulo monetario remanente”, asegurando que aún se deben esperar nuevos antecedentes sobre la evolución de la actividad, los salarios y el tipo de cambio.
Consultados sobre el momento en que el ente rector debiera iniciar el proceso de normalización monetaria, Guillermo Le Fort sostuvo que “en lo personal, sigo creyendo que la primera alza no debería darse antes de inicios de 2019”, ya que para él “la recuperación requiere de una mayor consolidación, particularmente a las debilidades que observamos en el mercado laboral”.

Tomás Izquierdo refrendó su posición, y aseguró que “no hay apuro” en elevar los tipos. En su análisis, “la única amenaza que hace pensar en adelantar el alza es que la devaluación, que ha sido relevante en nuestra moneda, tenga un efecto adicional que pudiera llevar una amenaza inflacionaria”.
Sin embargo, afirma que “la mayor parte del efecto del alza de tasas en Estados Unidos está internalizada en el tipo de cambio actual”.
Por su parte, Raphael Bergoeing aseguró que “yo no he escuchado ni leído a nadie que esté esperando un alza de tasas en Chile antes de fin de año”, y afirmó que “en esto parece que hoy día hay bastante consenso”.

 

Vía Diario Financiero

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *