Noticias

¿Un robot podría hacer mi trabajo?

Opinión | María Isabel Vial

Es tan fácil como poner tu ocupación en el sitio willrobotstakemyjob.com y, en un par de segundos, esta pregunta inquietante y presente en el imaginario de los trabajadores, de las empresas y el Gobierno, puede ser respondida de manera más o menos precisa por un algoritmo.

A nivel país, ese “índice de futuro desempleo” tiene un enorme impacto. El 61% de los trabajadores tiene una alta posibilidad de ser reemplazado por la automatización. Peor aún, un 24% de los empleos más rutinarios y precarios serán sustituidos con certeza por tecnología que realice sus funciones más eficientemente. La automatización no sólo golpea a aquellas ocupaciones rutinarias, sino también a los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos. Chile es el quinto país menos productivo de la OCDE y más del 40% de su población tiene deficiencias en habilidades básicas.

Más allá del miedo natural que genera la incertidumbre inherente al cambio, este escenario puede convertirse en una nueva oportunidad de crecimiento y de mayor plenitud como sociedad. Este momento puede ser visto como un punto de partida para el real desarrollo de oportunidades para todos, el aumento de la empleabilidad y la formación de las personas, lo que se traducirá en el consecuente aumento de la productividad y aseguramiento de la empleabilidad. La clave está en saber elevar y capitalizar la “inteligencia general” exclusiva de los seres humanos, y combinarla con la “inteligencia específica” de las máquinas. Esta combinación virtuosa permitirá sacar todo el provecho posible a la llamada inteligencia colectiva.

Pero ¿cómo aumentamos las habilidades básicas de los trabajadores para que pueden moverse hacia actividades menos rutinarias y más cognitivas? ¿cómo capacitamos en machine learning, en programación, en inteligencia artificial? ¿cómo potenciamos al 52% de los adultos que cuentan con bajas o nulas habilidades informáticas? ¿cómo aprovechamos la sabiduría y experiencia de los mayores?

No hay respuesta. Pero esa incerteza no debe llevar a la inmovilización. Al contrario, tiene que motivar una reacción urgente en materia de formación. El proyecto de modernización de SENCE apunta en la dirección correcta, porque busca mejorar la empleabilidad de los trabajadores, la calidad de la capacitación, y el futuro del talento digital, además de alinear los incentivos de los participantes de la industria de la capacitación. Pero una cosa es capacitar y otra muy distinta, formar. El mundo laboral no solo necesita tener más “trabajadores certificados” en alguna especialidad. Debe ser capaz –primero- de apuntar tanto a ejecutivos como a trabajadores y –a través de una enseñanza más integral- incorporar habilidades blandas y nuevas competencias, como curiosidad, pensamiento crítico, capacidad de resolución de conflictos, formación valórica y empatía.

Si alineamos esfuerzos desde la academia, las empresas, el Estado, las comunidades y la sociedad civil, es posible aproximarse a un desarrollo sostenible del trabajo. Es hora de que la formación sea primera prioridad. Un país es responsable de mirar el mundo laboral tanto con microscopio como con catalejo.

Vía El Mercurio

“La inclusión no es caridad ni asistencialismo, sino la entrega de igualdad de oportunidades” Diana Silva:

El desafío de las empresas chilenas: Inclusión

La Ley de Inclusión Laboral N°21.015 establece que las empresas deben contratar un 1% de personas con discapacidad ¿Será suficiente este cumplimiento para ser considerada una empresa inclusiva? Al parecer, el desafío es mucho más profundo. Te invitamos a conocer la opinión de Fundación Ronda Chile, expertos en el tema de inclusión laboral.

La igualdad de oportunidades es un principio fundamental de la justicia social, fue respaldado en la OIT desde su fundación en 1919, necesario para promover la diversidad e inclusión en el lugar de trabajo y el derecho a la igualdad en el empleo y la formación profesional.

Las personas en situación de discapacidad enfrentan dificultades económicas, sociales y culturales mucho más difíciles, que dificultan no solo su pleno desarrollo integral como personas sino el cumplimiento de necesidades básicas, tales como: salud, vivienda digna, logro educativo y empleo formal.

En el informe “Aproximación a la realidad de las personas con discapacidad en Latinoamérica” el 82% de personas en situación de discapacidad viven en condición de pobreza o extrema pobreza. El 1 de abril de 2018 entró en vigencia la Ley Nº 21.015, que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, en la que las empresas privadas y públicas que cuentan con más de 100 trabajadores deben contratar al menos el 1% de personas con discapacidad.

Según el Estudio Nacional de Discapacidad (Endisc) elaborado durante el año 2015 por el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) determinó que el 16,7% de la población vive con alguna condición de discapacidad, es decir 2.836.818 personas. El ministro del trabajo, Nicolás Monckeberg, señaló en abril de este año que, 12.910 personas con discapacidad se encuentran trabajando actualmente en Chile, es decir que solo un 0,4% de personas en situación de discapacidad están trabajando.

Para ampliar detalles sobre la inclusión en Chile conversamos con Diana Silva, directora de Responsabilidad Social Inclusiva en Fundación Ronda Chile, te invitamos a conocer lo que dijo.

¿Cómo nace la Fundación Ronda Chile?
-Nació aproximadamente hace 5 años con el propósito claro de fomentar  una nueva perspectiva del cómo vemos a las personas en situación de discapacidad. Desde el momento en que surgió hasta hoy, hemos tenido como propósito valorar las diferencias y entenderlas como un valor, ver la riqueza en la diferencia, son precisamente éstas las que nos hacen únicos.
Nuestro trabajo lo desarrollamos de manera virtuosa entre el Estado, las empresas, y la sociedad civil, pues entendemos que nadie puede quedar fuera de la ecuación si queremos un real cambio cultural.

¿Qué diferencia a Ronda de otras organizaciones que promueven la inclusión laboral?
-Estamos haciendo un trabajo, en el caso de personas con discapacidad, muy distinto al que hacen otras organizaciones. Permitimos a las personas en situación de discapacidad que elijan lo que quieren ser y que sean vistas en todo su potencial. Que puedan postular a cargos por sus habilidades y competencias,  y no por su condición. Que puedan realizarse de acuerdo a lo que ellos esperan, y no ser limitados según “nuestros criterios y creencias”  de lo que histórica y socialmente se cree que podrían alcanzar.
Estamos incorporando la diversidad y la inclusión como un factor de innovación en las compañías que enriquecen y facilitan una toma de decisiones más completa, porque desde el minuto que yo incorporo distintos puntos de vista basado en las diferentes experiencias, estoy siendo mucho más representativo, incluso de la visión de los consumidores que están afuera.

¿Qué los motiva?
-Ronda tiene su corazón latiendo por la discapacidad. Queremos mejorar el contexto de todo aquél grupo que tiene restricción de participación sociolaboral en la sociedad, poder incluirles y ofrecerles una oportunidad para desarrollarse, buscando cuáles son sus potencialidades.

¿Por qué en importante la inclusión en las empresas?
-La inclusión laboral ha tomado un rol muchos más importante en Chile después de la promulgación de la Ley N° 21.015 sobre la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral y la obligación que contraen las empresas de contratar un 1% de personas en situación de discapacidad. Esto ha generado dos contextos, el primero: un contexto en el cual hay muchas empresas que se han preocupado por entender el valor de la inclusión sociolaboral, y el segundo: empresas que están cumpliendo el compromiso sólo desde el punto de vista del cumplimiento de ley. ¿Dónde está Ronda? Claramente en el primer contexto.
Nosotros acompañamos a las empresas para impulsar un cambio cultural, en el que todas las personas que se involucran con la organización puedan ser valoradas por sus diferencias y puedan participar en igualdad de oportunidades.

¿Cómo acompañan a las empresas?
-Las acompañamos desde una perspectiva responsable e integral, generando un proceso que se llama intermediación sociolaboral que consiste en que, si una organización abre un proceso de postulación, lo primero que vamos a hacer será un análisis de puesto de trabajo a través de un proceso que lo operativizan expertos terapeutas-ocupacionales. En ese análisis se estudian, además, las características físicas, el descriptor del cargo, las cualidades del ambiente laboral,  y se concretan cuáles son efectivamente los tipos de discapacidad que puede desempeñarse de manera afín en el cargo, para proceder luego con la búsqueda de candidatos.
Paralelamente a este proceso, las jefaturas de recursos humanos y sobre todo el equipo de trabajo más próximo con la que esa persona se va a desempeñar, debe tener un proceso de concientización para bajar barreras, derribar mitos ,y que el relacionamiento con la persona que llegará al cargo, sea desde el punto de vista de la autonomía de esa persona. Buscamos promover una mirada completamente cero asistencialista para que pueda tener una inclusión efectiva.

¿Qué es la inclusión efectiva?
-Cuando hablamos de inclusión efectiva nos referimos a que la persona ingrese a trabajar a un puesto en base a sus intereses, cualidades, capacidades y características en igualdad de condiciones y oportunidades que el resto de sus pares en la organización.
Para apoyar la colocación desarrollamos el proceso de intermediación laboral, en donde de ser necesario se realiza alguna adecuación al puesto de trabajo, es necesario entregar ayuda técnica para la inclusión efectiva, por ejemplo: una persona que tiene discapacidad visual quizás necesitará la instalación de un software para nivelar exactamente el mismo desempeño, en igualdad de oportunidades, que sus compañeros.

«Es necesario entregar ayuda técnica para la inclusión efectiva»

 

¿En qué consiste la Responsabilidad Social Inclusiva?
-La Responsabilidad Social Inclusiva es uno de nuestros sellos. El objetivo es generar un cambio cultural no solamente a partir de la inclusión laboral de personas en situación de discapacidad sino crear un trabajo orientado a otros grupos con restricción de participación, elaborando un plan integral de Diversidad e Inclusión (D&I)  -que llamamos 360º- que consiste en una asesoría con seis ejes de participación en donde contemplamos inclusión sociolaboral, diagnóstico de la diversidad e inclusión, accesibilidad universal, comunicaciones inclusivas, formación y capacitación, y vinculación público- privada, para desarrollar el plan de diversidad e inclusión ajustado siempre a la medida y necesidades de la organización. La clave es conocernos y tener flexibilidad.

¿Cuáles son los desafíos de la inclusión laboral?
-El más grande desafío es el cambio cultural. Hay muchas personas que siguen viendo este tema desde el punto de vista estrictamente del cumplimiento legal que empuja a las empresas a alcanzar una cuota y cumplir de cara al Estado, pero cuando me doy cuenta de que no estoy trabajando solo para cumplir, sino que sé que la inclusión me va a permitir enriquecer mi organización, que estoy dispuesto a cambiar paradigmas, a quebrar sesgos, a mostrarme más abierto, a entender que en el otro yo puedo encontrar aquella riqueza que antes no estaba viendo, es cuando empezamos a generar una verdadera inclusión. La inclusión no es caridad ni asistencialismo, sino la entrega de igualdad de oportunidades.
Otro desafío es lograr la gestión de la diversidad. La forma a través de la cual podemos evidenciar cambios y efectos positivos. Consiste en un sistema que nos entregue evidencia de que el clima ha mejorado, de que hoy nos relacionamos de una manera distinta, de que cada equipo independiente de sus funciones habituales, ha generado una acción concreta para aportar a la diversidad de la compañía.

¿Qué empresas pueden solicitar asesorías?
-Acompañamos a todas las empresas que estén dispuestas a generar un cambio cultural. Nuestra riqueza ha estado en tener total flexibilidad. Hemos trabajado desde organizaciones pequeñas hasta grandes compañías nacionales y transnacionales, de todos los rubros y con distintas características. Lo primero que hacemos es entender su contexto, quiénes son, qué hacen y les aplicamos una encuesta de percepción de diversidad e inclusión a todos los colaboradores y colaboradoras. Estos elementos determinan un diagnóstico inicial que vamos a utilizar para diseñar la primera etapa de trabajo.

Tener una fuerza laboral diversa se reconoce cada vez más como un instrumento para mejorar la empresa. La creación de una cultura inclusiva no solo debe centrarse en el reclutamiento basado en la diversidad y la capacitación en diversidad sino en la creación de un espacio de trabajo en el que las personas sean aceptadas como individuos, independientemente de sus diferencias y donde sientan que se valora su contribución. Las organizaciones que invierten en la diversidad no solo aumentan la productividad sino la calidad de vida de todos sus trabajadores.

Para mayor información, te invitamos a contactar a Fundación Ronda Chile: aquí.

El desafío de la reconversión laboral en Chile

Opinión | Joaquín Rozas Bugueño

La revolución tecnológica está en curso y presenta desafíos y oportunidades para las sociedades contemporáneas. Una de las esferas que podría modificarse de forma más acelerada es la del trabajo. El estudio “Artificial Intelligence Global Executive Study and Research Report” de Boston Consulting Group y MIT Sloan Management Review señaló que en 2018 el 82% de los gerentes encuestados cree que la inteligencia artificial aumentará la productividad en sus empresas y un 47% piensa que la fuerza laboral disminuirá en sus empresas por reemplazo tecnológico.

El principal desafío está en cómo impulsar el crecimiento económico sin afectar el empleo y la protección social de los trabajadores. Esta inquietud se encuentra en el centro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número ocho de Naciones Unidas: Trabajo decente y crecimiento económico, cuyo diagnóstico es que: para avanzar hacia un desarrollo que no deje a nadie atrás, brinde oportunidades para el desarrollo de todos y disminuya las desigualdades del mundo actual es necesario aumentar el crecimiento económico, pero apalancado a través del trabajo decente y salarios justos.

En esta línea, el reemplazo de puestos de trabajo es una de las amenazas más relevantes para la economía y el mercado laboral. Se debe considerar que los trabajadores con menos habilidades y de menores ingresos son los que tienen mayores probabilidades de ser reconvertidos (Frey y Osborne, 2013). Según la Fundación Chile, para 2017, el 61% de los puestos de trabajo en el país eran mediana y altamente rutinarios – un 3% más que el promedio de los países de la OCDE – con un alto potencial de ser empleos automatizados. Los sectores económicos que concentran el mayor porcentaje de estos empleos son agricultura (43%), transporte (36%) y minería (30%). Chile debe asumir el desafío de la reconversión laboral sobretodo para aquellas ocupaciones con un alto riesgo de ser reemplazadas.

Un ejemplo de la importancia que ha tomado la reconversión laboral es el caso de la huelga del Sindicato Interempresas Líder (SIL) de la cadena Wal Mart, quien  durante en el proceso de negociación solicitó un reajuste salarial por la multifuncionalidad de trabajadores afectados por procesos de automatización de servicios. Esta situación despertó preocupación por parte del gobierno, el gremio empresarial y los sindicatos, cuyas posiciones concordaban en la necesidad de enfrentar con acciones concretas  el escenario de creciente transformación del mercado laboral .

Esta preocupación compartida entrega una oportunidad para avanzar en el fortalecimiento del trabajo y la reorientación de las habilidades que permiten situar el desarrollo de las personas en el centro de las organizaciones. ¿Cómo hacerse cargo de la reconversión?  Una respuesta virtuosa supone un trabajo mancomunado entre gobierno, sindicatos, empresas y organizaciones de la sociedad civil que permita un diagnóstico común y concreto para el diseño de una propuesta que asuma la renconversión como el instrumento para impulsar la sostenibilidad y la productividad del país.

5 razones por las que hay que potenciar el LIDERAZGO en el TRABAJO

El mercado es cada día más competitivo, nuevas formas de relaciones humanas se están gestando, la tecnología genera una dinámica distinta y el público es cada vez más exigente. Las empresas ya no son las mismas y los trabajadores tampoco… ¡Tienen nuevos intereses, desafíos y necesidades!

¿Por qué debo comunicarme mejor?, ¿es cierto que la tecnología está desplazando a los trabajadores?, ¿en mi lugar de trabajo somos inclusivos?, ¿en qué me beneficia o afecta la reforma laboral?, ¿qué son relaciones laborales de excelencia?, ¿puedo tener un diálogo transparente con mi jefe?, ¿por qué el liderazgo es importante en mi trabajo?, ¿estoy preparado para hacer frente a los nuevos desafíos del mercado laboral?

La Fundación Carlos Vial Espantoso en conjunto con la Pontificia Universidad Católica de Chile realizan el Diplomado en Liderazgo Laboral, a través de la cual son despejadas éstas y otras dudas. Es un programa de formación laboral ideal para comprender el entorno económico, social, político y legal en el que se desarrolla la actividad empresarial; para compartir experiencias y conectar desde las diferentes vivencias; para adquirir nuevos conocimientos y habilidades y construir un liderazgo más efectivo; para generar redes profesionales que permitan la consolidación en el trabajo. Además, este año, a la luz de los grandes desafíos del mercado laboral, fueron incorporados temas como: automatización, reconversión laboral, teletrabajo, inclusión, reforma laboral, inteligencia artificial, entre otros.

Te invitamos a conocer, las cinco razones por las cuáles es importante potenciar el liderazgo:

Mayor comprensión del entorno laboral: es importante conocer la realidad del mercado laboral, sus desafíos y cómo abordarlos. En la medida en que se conozcan temas como inclusión, adaptabilidad, reforma laboral, teletrabajo, diversidad e inteligencia artificial, más fácil será tener una gestión de éxito en el trabajo.

Herramientas y habilidades: Hoy en día para estar en la vanguardia, es necesario estar al día con las nuevas competencias y conocer los avances de las herramientas como tecnología, contabilidad, economía, redes de comunicación, entre otros.

Liderazgo más efectivo: Todas las personas tenemos dificultades para trabajar en equipo, lo que nos diferencia es la forma de enfrentarlos. Trabajar en equipo implica aplicar inteligentemente nuestras capacidades, aprovechando las potencialidades propias y de nuestros compañeros.

Compartir y conectar experiencias: ¡Cuánto se puede aprender de las experiencias de otros! El compartir y conocer las historias de los pares genera nuevos conocimientos, interpretaciones y evolución que permiten mejorar los entornos. También sirve para conectar y generar redes.

Mejores relaciones laborales: En la empresa conviven distintas miradas sobre la forma de abordar las necesidades y los problemas, que no siempre son capaces de conversar y de entenderse. Al realizar el Diplomado de Liderazgo Laboral darán un paso importante para tener una postura que se transmita de manera profesional y abierta al diálogo.

La Fundación Carlos Vial Espantoso está convencida de que cuando el trabajador está al centro del modelo de negocio, se desarrollan espacios de colaboración para que las distintas visiones y miradas desde los grupos de interés dentro de la empresa tengan cabida. Cuando existe entendimiento entre las partes, las empresas pueden agregar valor a su gestión a través de planes de acción donde se busque conjuntamente el incremento de la productividad y el bienestar de las personas.

El Diplomado se llevará a cabo en la Región de Antofagasta y tiene una extensión de 100 horas presenciales. Los profesores que dictan las clases son del MBA UC. El programa parte en octubre de 2019 y culmina en abril de 2020. Tiene un costo de 81 UF, sobre las cuales contamos con descuentos especiales.

Para mayor información, contacta a: Dayne Rosales al correo drosales@fundacioncarlosvial.cl / +562 2993 2708.

La participación de todos es necesaria para prevenir accidentes laborales:

Inscríbete en el curso: salud y seguridad en tu lugar de trabajo

La prevención de riesgos y la salud laboral es uno de los elementos clave que deben estar presente en las organizaciones. Te invitamos a participar en estas charlas, para que puedas identificar, evaluar y controlar los peligros y riesgos asociados en tu lugar de trabajo.

 

La Fundación Carlos Vial Espantoso en conjunto con la Superintendencia de Seguridad Social te invita a participar, desde el 07 de agosto al 25 de septiembre, desde las 15:00 a 17:00 horas, en el programa de capacitación: “Salud y Seguridad en la PYME” que entregará insumos referentes a los riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades causada de manera directa por el ejercicio de la profesión, el cual se llevará a cabo en la Academia Diplomática, ubicada en Moneda 1096, Santiago. 

La capacitación se compone de un total de cuatro módulos, donde se estudiará en profundidad los siguientes temas:

Licencias médicas: documento médico legal que existe para justificar ausencias al trabajo cuando éstas obedecen a alguna contingencia de salud.

Ley 16.744, Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales: asegura que los trabajadores dependientes, tanto del sector privado, como del sector público, y los trabajadores independientes que coticen, estarán protegidos por el seguro contra riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

SUSESO-ISTAS: cuestionario de preguntas, las cuales están referidas a distintas dimensiones que, de acuerdo a la evidencia científica, están relacionadas con los factores de riesgos psicosociales en el trabajo.

Ley SANNA: Seguro obligatorio para los padres y madres trabajadores de niños y niñas afectados por una condición grave de salud, para que puedan ausentarse justificadamente de su trabajo durante un tiempo determinado, con el objeto de prestarles atención, acompañamiento o cuidado personal, recibiendo durante ese período un subsidio que reemplace total o parcialmente su remuneración o renta mensual

El programa está financiado en un 100% por SUSESO y Fundación Carlos Vial Espantoso. Se hará entrega de certificado sólo a aquellos participantes que hayan asistido a todos los módulos del programa. 

El programa cuenta con cupos limitados. Para inscribirte pincha acá.

 

La nueva propuesta del Sence

La tecnología llegó para quedarse y está generando nuevas formas de trabajo. ¿Estamos preparados para hacerle frente positivamente? Te invitamos a descubrir lo que dijo nuestra Red de Empresas Embajadoras ganadoras del Premio Carlos Vial Espantoso y el Sence.

Ad portas de julio se llevó a cabo una reunión organizada por la Fundación Carlos Vial Espantoso para conocer los principales puntos que aborda la reforma del Sistema Nacional de Capacitación y Empleo (Sence). Durante esta instancia participaron Juan Manuel Santa Cruz, director nacional del Sence y Sebastián Rodini, encargado del Plan de Modernización del Sence, junto a los representantes de nuestra Red de Empresas Embajadoras: Marco Berdichevski, vicepresidente de RRHH y Carolina González, encargada de capacitación de Finning; Ignacio Orrego, gerente de desarrollo organizacional de Embotelladora Andina; Gabriela Ceballos, gerente de RRHH y Paola Ovalle, jefa de capacitación de AZA; Gabriela Pozo, gerente de capacitaciones de Lipigas; Karina Schmitz, subgerente de formación y Marcelo Ellis, jefe de formación y aprendizaje de Sodimac.

Las Empresas Embajadoras son un grupo de empresas que buscan elevar el estándar en prácticas de gestión de personas en las distintas industrias en las que trabajan.

Las Empresas Embajadoras son un grupo de empresas que buscan elevar el estándar en prácticas de gestión de personas en las distintas industrias en las que trabajan.

Esta iniciativa viene a dar continuidad al trabajo iniciado el año pasado, donde las Empresas Embajadoras, de la Fundación Carlos Vial Espantoso, sostuvieron un encuentro con Nicolás Monckeberg, Ministro del Trabajo y Juan Manuel Santa Cruz, Director del Sence. Esa reunión tuvo como propósito central hacer entrega de una propuesta de “Mejora al Sistema Nacional de Capacitación y Empleo” con el objetivo de construir una estrategia de capacitación y empleo acorde a los desafíos educacionales y de desarrollo país. Uno de los aspectos que destacó el documento fue la labor independiente y autónoma que debiese tener el mundo empresarial en la toma de decisiones, por su dinamismo inherente y una comprensión más acabada de lo que requiere la industria.

A su vez, el encuentro realizado puso en contexto el nuevo marco regulatorio del Sence, en cuanto a capacitación, desarrollo de cursos y reconversión laboral. El grupo de representantes de las Empresas Embajadoras dijo, desde su expertise: “esta reforma del Sence tiene el objetivo central de hacer más efectiva la capacitación que ofrece. Antes los incentivos estaban puestos en la asistencia y ahora el foco va a estar centrado en la empleabilidad de las personas”.

Otro aspecto que expuso el director de Sence fue la generación de más espacios de libertad para las empresas y la OTEC, entregando la posibilidad de que puedan proponer cursos, siempre que éstos vayan asociados a incrementar la empleabilidad. Es decir, si un grupo de personas desempleadas toman un curso, que se establezca un porcentaje mínimo meta que logren emplearse.

En la Fundación, uno de nuestros ámbitos de acción principal es la capacitación, entendemos que es una herramienta crucial para potenciar la empleabilidad de los trabajadores. Por medio de las Empresas Embajadoras, hemos querido generar, desde la evidencia y experiencia propia de estas empresas de excelencia en gestión de personas, iniciativas para aportar a la labor del Sence, entre ellas poner foco en las competencias con miras a la reconversión laboral, necesarias para el desafío de transformación digital que estamos viviendo.

La iniciativa permitió a las Empresas Embajadoras conocer y profundizar de primera fuente en el Plan de Modernización del Sence. A su vez, para Sence constituyó una instancia relevante para recoger las impresiones de la propuesta, desde la mirada de empresas que tienen una trayectoria de inversión en capacitación y que han logrado afrontar positivamente los distintos desafíos del mercado.

“Esta iniciativa es necesaria porque creemos firmemente que el desarrollo del país y del mercado laboral puede ser realmente exitoso y sostenible en el tiempo cuando trabajan en conjunto el Estado, la Empresa, la Academia y la Sociedad Civil, la sinergia entre todos estos actores es fundamental”, señaló Fe Sánchez, gerente general de la Fundación Carlos Vial Espantoso. “Es una gran oportunidad para escuchar la opinión que tienen las empresas que participaron, puesto que son organizaciones vanguardistas que están al día con las tendencias que están surgiendo en el mundo laboral y que desde su experiencia pueden aportar buenas propuestas” agregó.

Capacitación: el gran desafío de la automatización

Nuevas formas de trabajo están surgiendo debido a la automatización. La inteligencia artificial, el big data y la globalización son fenómenos que están cambiando los mercados laborales ¿Estamos preparados para hacer frente a estos desafíos?

¿Cuáles son los efectos positivos y negativos de la automatización? ¿Por qué es un tema que preocupa al mundo? ¿Hacia dónde van las nuevas formas de trabajo? ¿Estamos preparados para afrontar los desafíos? Muchos estudios y autores señalan que la automatización aumenta la productividad e impacta positivamente la economía de los países, pero en la práctica, somos testigo de cómo muchos puestos de trabajo se han perdido debido a la automatización.

¿Qué es la automatización? Para Bullón, es el proceso de mecanización de las actividades industriales para reducir la mano de obra y simplificar el trabajo, para Brunet es la sustitución de personas por máquinas, estos y otros autores coinciden al señalar que la automatización es la conversión de un proceso de trabajo, un procedimiento o un equipo, que esperamos no se limite a transferir funciones humanas a las máquinas sino a generar una profunda reorganización en el proceso de trabajo, para sacar el mejor provecho de la misma

Según el Informe del Instituto Global McKinsey, publicado en el año 2017, la automatización tendrá un efecto de alto impacto en los países “de una escala sin precedentes”. Por su parte Laura Tyson, asesora económica del ex Presidente Clinton en EEUU y profesora de la Universidad de Berkeley en California dijo en una entrevista que “esta es la primera vez que vemos que la tecnología podría reducir la demanda de trabajadores humanos” (2018).

John Maynard Keynes en 1930 predijo que la rápida penetración de la automatización crearía desempleo y que llegaríamos a tener jornadas laborales de 16 horas semanales, pero la evidencia muestra que, pese a que se han perdido muchos lugares de trabajo se han creado nuevas funciones de trabajo. El Foro Económico Mundial, en su estudio ’Future of Jobs 2018′ es muy alentador, en su estudio ‘Future of Jobs 2018’, aunque muestra cifras alarmantes, señala que se crearán nuevas funciones de trabajo, que requerirán un mayor grado de especialización.

El informe indica que el 29% de las actuales tareas laborales son realizadas por una máquina y señala que habrá una pérdida significativa de empleos, pero plantea que esta misma tecnología dará origen a nuevos roles de trabajo. Es interesante señalar, por ejemplo, el caso de las redes sociales y cómo a partir de ellas surgió una fuente de trabajo, los gestores de redes sociales.

Por su parte, el estudio “Creación de empleo y desarrollo económico local de 2018. Preparándose para el futuro del trabajo” publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (2018) señala que alrededor del 14% de los empleos corren el riesgo de automatización y que aproximadamente 32% de los empleos actuales tendrá cambios significativos. Chile, por ejemplo, según el informe, tiene un 61% de probabilidad de automatización en los empleos, lo que preocupa enormemente a los trabajadores. Sin ir muy lejos, el mes pasado, el Sindicato de Walmart amenazó con una huelga luego de no llegar a acuerdo con la firma en el proceso de negociación colectiva reglada que se hizo efectiva el pasado miércoles 10 de julio. Detallaron que exigieron mejoras en las condiciones laborales, como mermar la incertidumbre que les ha generado la automatización de ciertos servicios.

Ya mencionaba el Ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, que la automatización está cambiando el trabajo en Chile y eso produce temor en la gente. Infirió “para hacerle frente es necesario irse adaptando y capacitando”.

Entonces, frente a esta realidad ¿Qué podemos hacer? En el informe, se calcula que el 54% de todos los trabajadores necesitarán formación en nuevas habilidades durante los próximos cinco años, en temas como: inteligencia artificial, habilidades socio-emocionales y big data, estos y otros más, necesarios para hacer frente a la nueva fuerza de trabajo que se requiere. En el informe se indica que las personas deberán adaptarse a este nuevo escenario y exigir mayor preparación. Aquí surge un desafío importante para la política pública en preparar a los estudiantes y a la fuerza de trabajo para enfrentar esta nueva realidad y acompañar la capacitación y la reconversión de los que quedan abajo de esta ola.

El informe señala que en los próximos siete años nos enfrentaremos a un mercado laboral distinto y que esta transformación debe ser manejada con prudencia. De esto depende una nueva era de buenos empleos y mejor calidad de vida para todos, en caso de que no se tomen las medidas necesarias para hacerle frente se podría correr el riesgo de ampliar las brechas de desigualdad.

Para aprovechar los beneficios de la automatización debemos ser lo suficientemente audaces y liderar esos cambios. Esto significa utilizar el potencial de la tecnología para hacer que nuestros lugares de trabajo sean más productivos, al mismo tiempo, los grandes actores deben tomar medidas para evitar que los trabajadores más vulnerables se deslicen hacia desempleo. Afrontar esta nueva realidad laboral debe conllevar a una planificación y una estrategia de capacitación efectiva para la fuerza laboral por un lado y que los trabajadores tengan la disposición de adaptarse a los cambios y estar abiertos a desarrollar las nuevas competencias y habilidades que el nuevo mundo laboral necesita por el otro.

Fuentes:

Sindicato de Walmart en Chile advierte con paralizaciones de actividades por automatización de algunos servicios
Mercado laboral y género: Impacto de la automatización
Automatización del trabajo: ¿es el fin del empleo como lo conocemos?
42% de los chilenos no tiene competencias básicas para la economía digital
Los riesgos y desafíos de la automatización para el trabajo en Chile
¿Cómo es la vida en la era digital?
La automatización eliminará 75 millones de empleos para 2025, pero creará 133 millones de nuevas funciones, según WEF
Creación de empleo y desarrollo económico local de 2018. Preparándose para el futuro del trabajo
Trabajadores de Walmart inician huelga en más de 100 sucursales a lo largo del país

 

 

Pymes de Chile buscan la excelencia en su gestión de personas:

Jurado seleccionó empresas finalistas del Premio PYME Carlos Vial Espantoso 2019

Empresas de todo el país postularon para evaluarse en prácticas que impactan en la motivación, desarrollo de capacidades y espacios de decisión de las personas con el fin de identificar oportunidades de mejora e implementarlas.
Te invitamos a conocer las empresas que fueron seleccionadas como finalistas y que serán visitadas en terreno próximamente.

En el marco de la séptima versión del Premio PYME Carlos Vial Espantoso, el pasado viernes 28 de junio, se llevó a cabo en el MBA UC la primera reunión del jurado encargado de seleccionar a las pequeñas y medianas empresas finalistas. El Premio es una oportunidad para que las empresas conozcan, de la mano de un equipo de expertos, de la Fundación Carlos Vial Espantoso y la Pontificia Universidad Católica de Chile, sus fortalezas y desafíos en gestión de personas e identificar sus aspectos de mejora para trabajar sistemáticamente sobre ellos.

Las empresas de excelencia son aquellas que impulsan su productividad a través de la colaboración, el diálogo y la capacitación, mejorando la calidad de vida de sus trabajadores. La Fundación a través del Premio PYME promueve que las pequeñas y medianas empresas, las que concentran dos tercios del empleo en nuestro país, tengan herramientas que les permita crecer y ser sustentables y generar redes de contacto.

Este año, en su séptima versión, el Premio PYME Carlos Vial Espantoso recibió 76 empresas postulantes que finalizaron el proceso entregando información de su empresa respecto de las diez dimensiones en materia laboral que este reconocimiento mide. Estas variables son transversales a toda la organización por lo que entregan una mirada amplia e indicadores de gestión cruciales para su consolidación.

Es por esto que participar de esta instancia es una oportunidad para que empresas de menor tamaño sean evaluadas por un equipo de expertos, con una mirada neutral, recibiendo retroalimentación de desempeño específica para su empresa en cada una de las materias medidas al finalizar el proceso.

El jurado lo compone un panel multidisciplinario integrado por académicos, ejecutivos, emprendedores y otros profesionales ligados a la innovación y la sustentabilidad. Este año el grupo a cargo de la categoría Pequeña Empresa estuvo conformado por: José Tessada, director Escuela de Administración UC; Augusto Iglesias, director Fundación Carlos Vial Espantoso; Ximena Abogabir, vice presidenta Travesía 100; José Luis Solorzano, gerente general Embotelladora Andina; Juan Pablo Larenas, director ejecutivo Sistema B; Daniella Vial, economista; José Pablo Domínguez, subgerente general Elecmetal; Miguel Zapata, gerente Estrategia Preventiva ACHS y Bruno Baranda, director USEC.

Las empresas que resultaron seleccionadas fueron: The Language Co; Tecnoera; EmpreDiem; Gudcompany; Cercal; Firma VB; Energy Sur; IT4U; Giro Estratégico y SCV.

Mientras tanto, la selección de la categoría de Mediana Empresa estuvo a cargo de: Juan Pablo Cuevas, cofundador de Cornershop; Iván Arriagada, presidente ejecutivo Antofagasta Minerals; Paz Ovalle, directora Fundación Carlos Vial Espantoso; Eduardo Mizón, gerente general Sodimac; Verónica Campino, vicepresidenta Chile Mujeres; Eduardo Carvallo, gerente general Cristalerías Chile; Andrés Herreros, gerente división Seguridad y Salud Ocupacional ACHS; Luis Parada, socio DLA Piper; Fernando Larraín, gerente general Asociación de AFP y Luigi González, gerente general Wilug, empresa ganadora 2017.

Las empresas seleccionadas fueron: Bosch, Zepeda, Kunder, Aspillaga Hornauer, Jorpa, Hap, Sistemas Expertos, Hecso, Próxima y Clínica San Agustín.

En la siguiente fase las 20 empresas finalistas serán visitadas en terreno con el fin de realizar una investigación cualitativa en su gestión de personas, basada en entrevistas personales y grupales. Las empresas se beneficiarán de una asesoría gratuita en torno a 10 variables en materia laboral, entre las que se incluyen estilos de liderazgos, innovación desde la base, sistema de reparto de utilidades, compensaciones, capacitación, cultura preventiva y seguridad, entre otros. El análisis, les permite no sólo evaluar su gestión de personas y prácticas, sino también sistematizar información, detectar oportunidades de mejora y generar nuevas redes de contacto con sus pares o empresarios.

La Fundación viene realizando desde hace 20 años un trabajo profundo para impulsar el crecimiento de las empresas de la mano de sus trabajadores. Las empresas que participan mejoran sus relaciones laborales porque se hacen conscientes de la importancia de situar a la persona en el centro la organización; fortalecen relaciones de confianza, diálogo y colaboración, alcanzan buenas políticas de seguridad en el trabajo, elevan la gestión de la empresa y de sus colaboradores y se hacen más sustentables y productivas. ¡Muy pronto conoceremos las buenas prácticas de las pymes finalistas! Estén atentos.

¡Muy pronto conoceremos las buenas prácticas de las pymes finalistas!
Estén atentos.

Acompañamos a tu empresa :

Mejora en gestión de personas y aumenta tu productividad

Una cultura distinta está emergiendo en los puestos de trabajo y los equipos de Recursos Humanos tienen la responsabilidad de estar atentos a esos cambios y adquirir las herramientas para hacer frente a los nuevos desafíos. Asumir todas las nuevas exigencias del mercado laboral no es fácil y menos aún sin el apoyo adecuado.

En la Fundación Carlos Vial Espantoso, nos dedicamos desde hace más de 20 años a impulsar el desarrollo de las potencialidades y el valor de los trabajadores para construir empresas más sanas que permitan aportar a una sociedad más plena. Preocupados por mejorar las relaciones al interior de las organizaciones, hemos desarrollado un programa de formación y acompañamiento ajustado a las necesidades de las empresas para mejorar su gestión de personas.

Este programa busca orientar a las empresas para que puedan enfrentar los desafíos que los mercados actuales están imponiendo y aumentar la confianza, como motor hacia la productividad. La Fundación ha podido observar que en los ambientes de trabajo donde se valora el aporte de las personas y se construyen relaciones de confianza, se facilita la colaboración y el trabajo en equipo incrementa la productividad.

La Fundación propone la construcción de estrategias marcadas por modelos de gestión que permitan adaptarse a una realidad dinámica y una mejor gestión de la actividad diaria de las personas para alcanzar mejores resultados. Esa motivación debe estar enmarcada en una conexión profunda con la organización, sus valores y el trabajo propio.

En este sentido, cobra especial importancia el aporte de los equipos al logro de los objetivos comunes, para esto, se requieren líderes capaces de sacar lo mejor de cada cual e impulsar la inteligencia colectiva por sobre la individual, así como el compromiso individual y colectivo, la buena comunicación y el conocimiento de la realidad de la empresa para impulsar una generación de valor compartido.

María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva de la Fundación, señaló que la organización tiene el compromiso de fortalecer las relaciones laborales al interior de las empresas, poniendo a las personas en el centro del modelo de negocio. “Nuestro propósito es fomentar, difundir y generar conciencia del valor de las relaciones laborales de excelencia y de la importancia de las personas al interior de las grandes, medianas y pequeñas empresas. Con nuestra labor buscamos contribuir al desarrollo integral de los trabajadores, al crecimiento sustentable de las compañías y al progreso del país en materias laborales”.

La metodología utilizada está basada en un diseño centrado en el usuario, la colaboración y la emergencia del conocimiento colectivo. Por medio de una serie de actividades, los equipos tienen la posibilidad de soñar la empresa que en conjunto quieren construir para el futuro y los compromisos de cada uno para lograr los desafíos de la actualidad. La transparencia, el enfoque de género y la innovación intraempresa que son necesarios para hacer frente a los desafíos actuales de los mercados laborales.

Entre los temas que se trabajan en el acompañamiento, se encuentran: relaciones laborales y generación de valor compartido, comunicación y diálogo, técnicas de negociación, liderazgo, seguridad laboral, trabajo en equipo, inclusión, desarrollo profesional, el desafío de la automatización y otros contenidos que buscan propiciar relaciones laborales de excelencia. Estos programas pueden ser desarrollados a la medida de las necesidades de cada empresa y ser dirigidos tanto a ejecutivos como a dirigentes sindicales y trabajadores.

Claves para solicitar un taller hecho ¡A tú medida!

¿Cuándo solicitar un taller?
-Puedes solicitarlos en cualquier época del año.

¿Cómo solicitar un taller?
-Para solicitar un taller elaborado a las medidas de tus necesidades debes enviar un mail al correo gnesvara@fundacioncarlosvial.cl o llamarnos al +562 2993 2799.

 

La automatización y el trabajo futuro

Se avecina un gran cambio para Chile: los políticos, los sindicatos y las empresas deben trabajar juntos para garantizar que la automatización tenga un impacto positivo que beneficie a todos los trabajadores.

En lugar de ser una amenaza, la incorporación de la tecnología en el mercado laboral representa una gran oportunidad para potenciar el desarrollo económico del país. A esta conclusión llegaron los expertos, Andrea Tokman, economista; Fernando Arab, subsecretario del trabajo; Francisco Díaz, ex subsecretario del trabajo; Arturo Martínez, presidente de la central de trabajadores de Chile y Alfonso Swett, presidente de la confederación de la producción y del comercio en el conversatorio: Mercado Laboral Hoy ¿Avanza o Retrocede? Organizado por la Fundación Carlos Vial Espantoso en conjunto con Diario Financiero y la Pontificia Universidad Católica de Chile el pasado 11 de junio en el auditorio del MBA UC.

Nuevas formas de trabajo están surgiendo, robots se están incorporando en puestos de trabajo, la inteligencia artificial se está expandiendo, pero ¿se está haciendo lo suficiente para hacer frente a esta realidad que ya se está instalando en nuestro país? Los esfuerzos están dados, pero ¿son suficientes?

Andrea Tokman, explicó durante su presentación que el mercado laboral está en constante cambio y que eso afecta a los trabajadores, a las empresas y al Estado, dijo “la tecnológico está cambiando la dinámica laboral y para hacer frente a esos cambios hay que asumir responsabilidades desde todos los sectores para que esa transformación tecnológica pueda beneficiar a todos y no sea una amenaza sino una oportunidad”.

El mundo del trabajo sin duda ha ido cambiando en forma significativa, cada día son más los empleos sustituidos por máquinas, nuevas tecnologías reemplazando a trabajadores, Tokman explica que es normal sentirse afectado e interpelado por esta realidad e indicó que “Chile es un país de alto riesgo de reemplazo. Las funciones laborales tienen una alta amenaza de ser realizada por máquinas” pero alienta con esperanza que a través de la historia siempre ha dominado el efecto creación, razón por la cual opina que van a surgir nuevos empleos: funciones y ocupaciones, dijo que el llamado es “hacernos cargo de los efectos de la transición para que no se produzcan efectos estructurales”.

Más tarde aseveró que hay que hacer frente a la transición a tiempo. “Tenemos que ocuparnos y cumplir con que el progreso que trae el avance tecnológico sea un progreso para todos. La transformación tecnológica es rápida, por eso las políticas públicas, nuestras empresas y nosotros mismos tenemos que ser ágiles en cómo nos transformamos y adaptamos, por ejemplo, capacitando y reasignando en otras funciones”.  También dijo que la ciencia determina parte de la evolución, pero las políticas públicas, privadas y personales determinan el efecto final.

“La ciencia determina parte de la evolución, pero las políticas públicas, privadas y personales determinan el efecto final”

Por su parte, Fernando Arab señaló que efectivamente las tecnologías transforman la naturaleza del trabajo y el lugar de trabajo en sí. “Las máquinas podrán realizar más tareas realizadas por los humanos, complementar el trabajo que realizan los humanos e incluso realizar algunas tareas que van más allá de lo que los humanos pueden hacer, pero las habilidades socioemocionales son irremplazables” y puntualizó que efectivamente algunas ocupaciones disminuirán, otras crecerán y muchas más cambiarán.

Francisco Díaz mostró preocupación con el tema del subempleo, dijo que a raíz de la incorporación de nuevas tecnologías éstos han aumentado “no sabemos con precisión lo que va a pasar con el subempleo, sabemos que cada día están creciendo y hay que tomar acciones porque es un gran grupo que no tiene la protección que genera un empleo dependiente, como por ejemplo la seguridad social”. Coincidió con Tokman al señalar que las políticas públicas, las empresas y el Estado tienen gran responsabilidad ante los efectos de la tecnología y señaló, como consejo que “se debe tener humildad a la hora de evaluar desde el punto de vista empírico, académico y metodológico lo que está pasando, dejando los dogmas a un lado para llegar acuerdo que beneficien a todos los ciudadanos”.

Los distintos actores no pueden simplemente quedarse a esperar. Si se quiere que el cambio tecnológico beneficie a todos en lugar de ampliar la desigualdad hay comenzar a tomar acciones. Al respecto, Arturo Martínez dijo “hay muchos empleos que van a desaparecer y en este sentido es muy importante capacitar a los trabajadores en otras competencias, para que no sean despedidos sino incorporados en otras ocupaciones”.

Martínez estuvo de acuerdo con Díaz al señalar que una de las grandes dificultades son los empleos independientes, los cuales no tienen seguridad social, al respecto indicó “hay muchos chilenos que están sin seguridad laboral producto del empleo que tienen. Hay que buscar la manera de darle solución a este gran grupo” que dijo “no es menor”.

Desde el mundo empresarial, estuvo presente Alfonso Swett, quien dijo que una de las cosas que más le preocupa es la brecha salarial que hay en el mercado laboral, dijo “el gran problema es que los trabajadores ingresan a un empleo ganando sueldo mínimo y no les aumenta” a lo que señaló que el alto índice de rotación y las fuentes alternas de empleo se deben a ese factor.

Más tarde Swett precisó que según informe de la OCDE sobre trabajo futuro, un 16% de los trabajos actuales no van a existir y el 32% van a tener una transformación por lo que señaló que la “buena” capacitación es clave en el proceso, a lo preguntó: ¿no convendrá unir el concepto de capacitación a reconversión laboral? ¿Vale la pena unir las agendas de capacitación y educación? ¿Cuál es la frustración que está teniendo nuestros jóvenes que culminan una profesión y terminan trabajando de Uber? ¿Estamos uniendo lo que estamos enseñando con lo que vamos a trabajar? Swett finalizó su intervención diciendo que “antes de representar intereses debemos construir una sociedad, si no entonces vamos a aumentar la brecha de desconfianza”.

La sociedad tendrá que lidiar con transiciones y dislocaciones significativas de la fuerza laboral. Los trabajadores deberán adquirir nuevas habilidades y adaptarse a las máquinas cada vez más capaces junto a ellas en el lugar de trabajo.