Bárbara Figueroa se reunió con Empresas Embajadoras

 La Presidenta de la CUT planteó las principales inquietudes de los trabajadores y destacó el rol que cumple la Fundación Carlos Vial en la formación de capacidades.

Las preocupaciones que afectan al mundo de los trabajadores y cómo enfrentar el impacto de la tecnología, la digitalización y automatización de los procesos sin recurrir a pérdidas de empleo son parte de los temas que abordaron en conjunto el pasado 10 de mayo la presidenta ejecutiva de la Fundación Carlos Vial, María Isabel Vial, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores Bárbara Figueroa, junto a altos ejecutivos de grandes empresas embajadoras del premio Carlos Vial Espantoso en Casa Central de la Pontifica Universidad Católica.

Figueroa hizo hincapié en la preocupación del gremio en la formación y reconversión laboral con el objeto de generar trabajadores más calificados. En consecuencia, el diálogo se centró fundamentalmente en ofrecer mayores instancias de formación que permitan a los trabajadores optar a empleos más calificados. “Es necesario generar más espacios institucionalizados de diálogo social similares al Consejo Superior Laboral hoy”, remarcó la presidenta de CUT.

En la reunión la dirigente gremial y los representantes de grandes empresas valoraron de manera unánime el aporte de la Fundación Carlos Vial en la formación a dirigentes sindicales y miembros del sindicato permitiendo a los trabajadores mejorar no sólo la calidad de la negociación sino también enfrentarla con mayor independencia.

En ese sentido, se destacó el rol que ha cumplido la Fundación impartiendo en todo el país Diplomados de Liderazgo Laboral y Escuelas Sindicales.

También Bárbara Figueroa expuso sobre los modelos sindicales que hay  en el mundo. Enfatizó la vigencia del modelo de sindicalismo sectorial que prevalece en los países desarrollados que permite generar acuerdos mínimos por sector antes de enfrentar una negociación dentro de una compañía. Así, los representantes sindicales y de empresas discutieron sobre los efectos que ha tenido en la pequeña y mediana empresa y la posibilidad de importar nuevos métodos de negociación provenientes de países con historias económicas diferentes.

Al término en la mesa se trató  la desigualdad que existe en el campo laboral buscando soluciones de cómo el mundo empresarial puede contribuir a generar condiciones más igualitarias para todos dentro de una economía en creciente desarrollo económico con responsabilidad país.

Una oportunidad para todos

María Isabel Vial: “El estatuto para jóvenes estudiantes busca compatibilizar trabajo y estudio”.

Con la reforma laboral se abrió el camino para revisar, mejorar y modernizar nuestra legislación laboral. Los focos están claros: avanzar hacia el pleno empleo, disminuir la precariedad de los trabajos e integrar a las mujeres y jóvenes, así como a las minorías, personas con discapacidad, mayores e inmigrantes. Esta vez nos toca reflexionar acerca de los jóvenes.

En Chile la desocupación laboral de los jóvenes de entre 18 y 24 años alcanza al 16,1%. Esta cifra no sería tan dramática si pudiéramos asegurar que todos se encuentran estudiando; sin embargo, la realidad es muy distinta: solo un 40% de los jóvenes entre 18-24 años declara que solo estudia; un 29% declara que solo trabaja, y un 22% declara que no trabaja ni estudia.

Si escuchamos la voz de los jóvenes expresada en la Octava Encuesta Nacional de la Juventud, la principal razón que dan para no trabajar y no buscar trabajo es “La incompatibilidad de trabajar y estudiar” (54%); asimismo, las razones para trabajar en una jornada parcial son “Para poder compatibilizar el trabajo y los estudios” (47%). Esta conclusión se refleja en que en la práctica solamente el 9% de los jóvenes entre 18 y 24 años se encuentra actualmente estudiando y trabajando, muy por debajo de países como Holanda o Dinamarca, que están sobre el 37%.

Organizar sus horarios para trabajar y estudiar al mismo tiempo puede ser el espacio que los jóvenes necesitan para sentirse agentes activos. La posibilidad de trabajar y estudiar se convierte en una valiosa experiencia para su desarrollo personal y profesional. También se contribuye a la adecuación de las universidades, al permitirles crear programas que combinen el aula con la realidad empresarial para levantar las competencias que exige el trabajo moderno. También se favorece a las empresas, al incorporar a personas jóvenes pero con cultura y competencias laborales facilitando su pronta integración al esfuerzo productivo. En resumen, gana el país al disminuir las brechas sociales y modernizar nuestro sistema laboral.

El proyecto de ley que propone el Gobierno para los jóvenes estudiantes puede ser un punto de partida para reducir la rigidez de nuestra actual legislación e imitar a los países que nos anteceden. El estatuto para jóvenes estudiantes busca compatibilizar trabajo y estudio junto con formalizar un acuerdo que fragmenta la jornada de trabajo y mantiene los beneficios y becas que posee el estudiante por su condición social dependiente.

Habrá voces disonantes que reflejan la grave desconfianza que nos afecta como país. Se murmurará que el adulto tendrá miedo de que el joven le quite el trabajo por menores remuneraciones, que los empresarios precaricen el empleo y que jóvenes se ausenten por sus estudios incidiendo en los costos de las empresas.

Si bien es una iniciativa que debemos discutir y mejorar como sociedad, es al mismo tiempo una gran oportunidad que tenemos para avanzar en una legislación que les facilite a los jóvenes el acceso al mundo laboral.

Fundación Carlos Vial Espantoso y Superintendencia de Seguridad Social firman convenio de cooperación

Ambas instituciones trabajarán para promover las buenas condiciones laborales al interior de las empresas.

Martes 08 de mayo de 2018.- Con el objetivo de promover y fortalecer el bienestar laboral y social de los trabajadores y empleadores al interior de las empresas del país, la Fundación Carlos Vial Espantoso y la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), firmaron hoy un convenio de colaboración el que se extenderá por dos años y se renovará automáticamente por el mismo periodo, si existe voluntad de las partes para continuarlo.

Desde su formación el rol de la Fundación Carlos Vial Espantoso ha sido promover buenas prácticas laborales dentro de las organizaciones, tarea que ha logrado concretar gracias al Premio Carlos Vial Espantoso. Esta iniciativa evalúa la gestión en diferentes áreas de las empresas, tales como remuneraciones, capacitación, seguridad, relación con sindicatos, entre otras, para luego entregar un informe técnico a las empresas participantes, con todos los aspectos a mejorar.

María Isabel Vial, Presidenta Ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso, señaló que “este convenio nos permite renovar la metodología para evaluar las empresas que postulan al premio, razón por la que buscaremos congeniar la mirada de Suseso y de la Fundación en beneficio de la seguridad social de los trabajadores”.

Añadió que el instrumento de medición busca mejorar en forma constante la relación con sus trabajadores, a través de la búsqueda de retroalimentación en todos los ámbitos de las organizaciones, lo que se obtiene mediante grupos de trabajo al interior de las empresas.

Por su parte, Claudio Reyes Barrientos, superintendente de seguridad social, expresó que “es interesante ahondar en el instrumento que utiliza la Fundación, porque permite generar condiciones para establecer un diálogo al interior de las organizaciones de temas que muchas veces no se conversan y que gracias a esta metodología, se pueden prevenir, evitando situaciones dramáticas o muy conflictivas”.

Agregó que hoy en día “las empresas reaccionan cuando ya se produce una situación grave, lo que resulta mucho más costoso. Hacer esto bien y abrir el diálogo, evaluar las condiciones antes de entrar en una negociación colectiva y buscar elementos de consenso, es lo que promovemos”.

El trabajo conjunto de ambas instituciones permitirá seguir actualizando y perfeccionado el instrumento de medición, lo que aportará mayor rigurosidad al análisis de los datos.

Para ello la Superintendencia podrá revisar las cifras de accidentabilidad y enfermedades profesionales, así como también a los resultados de las evaluaciones de riesgo psicosocial de las empresas que postulan al Premio Carlos Vial Espantoso, siempre y cuando éstas hubieran aceptado someterse a la revisión de sus antecedentes en el  Sistema Nacional de Información de Seguridad y Salud en el Trabajo –SISESAT-, con la finalidad de evaluar y potenciar áreas de mejora.

Al término de la reunión, la Presidenta Ejecutiva de la Fundación, María Isabel Vial comentó que es “muy bueno saber que  existe un socio con la misma mirada estratégica del mundo laboral”.