Premio Carlos Vial Espantoso 2018: Novedades

A partir de este año, el Premio Grandes Empresas se realizará cada dos años, habrá nuevos indicadores de evaluación y las Empresas Embajadoras, ganadoras de años anteriores, también podrán acceder a un nuevo diagnóstico. 

El período de inscripción al Premio Grandes Empresas Fundación Carlos Vial, cerró con 37 empresas postulantes. Ahora la Fundación junto con el equipo de la Cátedra UC comienza a medir a las empresas aplicando distintas dimensiones de gestión. Finalizado este proceso, un jurado selecto presidido por Raúl Alcaíno se reunirá el 4 de julio para examinar los informes y elegir a las empresas finalistas.

Aquí puedes conocer el selecto jurado: http://fundacioncarlosvial.cl/jurados/

Aires de cambio

A partir de este año, el Premio Carlos Vial Espantoso será de carácter bianual con el objeto de  potenciar el proceso de postulación y evaluación de las empresas en todas sus etapas, y dar más tiempo a las empresas que quieran re-postular para ver su evolución.

Hay nuevos indicadores de evaluación en la metodología, se eliminaron los cuestionarios de comités paritarios y de empresas finalistas. Se potenciará la participación de los sindicatos en el proceso de evaluación y habrá una nueva etapa de verificación de datos.

También se busca dar mayor participación a las Empresas Embajadoras–ganadoras en años anteriores del premio- accediendo también gratuitamente al Diagnóstico de relaciones laborales 2018 en paralelo a las empresas postulantes.

Al mismo tiempo, habrá dos menciones honrosas para prácticas específicas que impacten y produzcan resultados profundos en la empresa.

“El hecho de medirse e identificar oportunidades de mejora para la gestión de personas tiene un impacto transversal en la organización para el desarrollo económico y humano sustentable”, señaló la Presidenta Ejecutiva, Isabel Vial.

Un interés intrínseco

Por lo general, el premio de la FCVE atrae a empresas que tienen un alto interés en mejorar sus relaciones laborales. Es por ello que deciden de forma voluntaria someterse a este estudio que les entrega información respecto a mejoras continuas en la calidad de sus relaciones con sus trabajadores en diversas áreas al interior de las empresas.

Así, el procedimiento que utiliza el equipo de Cátedra UC junto a la FCVE busca que cada vez sean más las empresas que incorporan métricas avanzadas para evaluar de forma proactiva variables de seguridad, evaluaciones de desempeño, encuestas de clima y de satisfacción que brinda el departamento de Recursos Humanos, convirtiéndose en un socio estratégico en la toma de decisiones de la compañía.

A través de 17 años de trayectoria, el Premio Carlos Vial Espantoso ha logrado también elevar la preocupación de las empresas postulantes por formar a las distintas planas de toma de decisión dentro de ellas que los conduzca de manera más eficaz a lograr los objetivos de la organización como también una mayor inversión en capacitación. Asimismo, hoy se ve mayor preocupación en ellas por ampliar la gama de beneficios, tratando de abarcar los intereses de todos sus trabajadores.

La postulación al Premio Carlos Vial Espantoso, entre sus requisitos, exige que las grandes empresas deban contar con más de 250 personas y una facturación sobre UF 350.000. “En 19 años, más de 900 empresas han postulado a este reconocimiento, beneficiando alrededor de un millón de trabajadores”.

Reforma laboral a cinco voces: los nudos, los avances y el reto de los nuevos temas en carpeta

Recientemente la Ley 20.940, conocida como reforma laboral, cumplió su primer año de vida. Se trató de unos ajetreados doce meses que cerraron con poco más de 1.700 negociaciones colectivas y varias críticas empresariales. Para evaluar este aniversario, la Fundación Carlos Vial Espantoso y Diario Financiero reunieron a varias voces del mundo laboral para debatir sobre los cambios y consecuencias que trajo consigo la nueva norma al momento en que las partes se sientan a negociar. Esta instancia de diálogo contó con la presencia de Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero; Andrea Tokman, economista jefe del Grupo Quiñenco e integrante del Consejo Superior Laboral del Ministerio del Trabajo; Ariel Rossel, abogado laboral y exjefe legislativo de la citada cartera; Andrés Allende, director de comunicaciones de la Federación de Sindicatos de Banco Santander; y la presidenta ejecutiva de la Fundación Carlos Vial Espantoso, Isabel Vial. ¿Hubo punto de acuerdo? Sí. El primero, que un año aún es poco para una evaluación categórica; y lo segundo, que urge incluir nuevas materias en la legislación laboral, como flexibilidad, calidad de empleo y participación femenina.

Nueva negociación por servicios mínimos: ¿Aporte o problema?

Representantes del mundo empresarial aseguraron que la materia se debe perfeccionar.

Uno de los cambios que trajo consigo la nueva legislación laboral fue la figura de los servicios mínimos. Materia regulada por la Dirección del Trabajo, se refiere a aquellas funciones que deben ser atendidas durante el desarrollo de una eventual huelga cuando resultan estrictamente necesarias para proteger los bienes y prevenir accidentes al interior de una empresa; garantizar la prestación de servicios de utilidad pública o de necesidades básicas de la población, y garantizar la prevención de daños ambientales o sanitarios. Este nuevo concepto ha generado debate y, de hecho, algunos actores aseguran que es necesario perfeccionar debido a la judicialización que ha generado.

‘Ha habido posiciones contradictorias en la Dirección del Trabajo como en la Corte de Apelaciones, que han tenido fallos contradictorios que lo que hacen es introducir incertidumbre’, criticó el presidente del Consejo Minero, Joaquín Villarino. El representante minero sostuvo que ‘hoy existen motivos de judicialización y de conflicto innecesarios en este tema’. Una visión distinta a la que expuso el exjefe legislativo del Ministerio del Trabajo, Ariel Rossel, para quien los casos de judicialización ‘son los menos’.

Un punto compartido por la economista jefe del Grupo Quiñenco, Andrea Tokman, quien agregó que ‘quienes llegaron a judicializar los servicios mínimos son los que tienen los recursos para haber contratado a los abogados’. Sin embargo, a juicio de Tokman la sugerencia principal es hacer aún más vinculantes los informes de los organismos técnicos. Pese a esto, aseguró que los servicios mínimos ‘han logrado algo importante: han puesto en la mesa la idea que la huelga tiene que doler (…) no puedo seguir funcionando una empresa como si nada’.

Para Andrés Allende, de la Federación de Sindicatos de Santander, los servicios mínimos limitan el derecho a la huelga, pero es ‘fundamental tenerlos considerando que la empresa en sí somos todos, y debe seguir funcionando’.

¿Se deben legislar los grupos negociadores? El convidado de piedra

En esta materia no hubo consenso. Para algunos, esta figura no tiene una gran relevancia.

Cuando la reforma laboral pasó por el Tribunal Constitucional en 2016, esta entidad suprimió la titularidad sindical del proyecto y, de paso, reconoció la existencia de los grupos negociadores. Sin embargo, no se pronunció sobre si podían o no negociar ni bajo qué procedimiento podía hacerlo. A juicio de Joaquín Villarino, ‘el tema debe tener una solución definitiva, porque las resoluciones de la DT han sido confusas. La actual DT y gobierno tienen un espacio, porque los grupos negociadores están en territorio de nadie’.

Sin embargo, el ex jefe legislativo de Trabajo, Ariel Rossel reniega de tal posibilidad. ‘El TC no es legislador así que no puede escribir nada, el único que puede escribir algo en materia de legislación es el Congreso Nacional. Si el Tribunal Constitucional no pudo, la DT mucho menos. La Dirección del Trabajo no puede, en rigor, decir nada más sobre los grupos negociadores. No hay espacio técnico para hacerlo’. En esa línea, Rossel recalcó que en caso de que se decida legislar la materia, eso generaría más problemas al interior de una firma.

‘Si uno llega a tomar bien en serio y bien al pie de la letra lo que dijo el TC y eso pudiese hacerse y conciliarse con la actual Ley, uno debería decir que un grupo negociador de dos personas tiene derecho a huelga cuando se le dé la gana, porque no tiene reglas’. Desde la Fundación Carlos Vial Espantoso, Isabel Vial apoya la necesidad de legislar, ya que tras el paso de la reforma por el TC se eliminó la titularidad sindical.

Desde el mundo de los trabajadores, Andrés Allende aportó que ‘el grupo negociador se crea solamente para el tema de la negociación colectiva y después se disuelve, por lo cual no genera tanta representatividad’. Una mirada de la cual se hace de alguna forma eco la economista Andrea Tokman, para quien esta figura de grupos negociadores se da poco.

De hecho, desde su perspectiva es necesario avanzar en otras temáticas laboral.

Actores destacan mayor capacitación sindical y acceso a la información

Sugerencias apuntan a perfeccionamientos para que algunas medidas generen un mayor impacto en el mercado laboral.

Una de las primera declaraciones de la exministra del Trabajo, Alejandra Krauss, tras asumir el liderazgo de la cartera fue que con la reforma laboral ‘nadie quedó contento’. Pese a esto, hoy existe acuerdo sobre el ‘avance’ que representaron algunos cambios, pero al mismo tiempo sobre la necesidad de perfeccionamientos en ciertos ámbitos.

Para la economista jefe del Grupo Quiñenco e integrante del Consejo Superior Laboral del Ministerio del Trabajo, Andrea Tokman, la reforma laboral -pese a todo- aportó en algunas materias, lo que ella calificó como ‘nueces’. ‘Para poder tener una buena relación laboral debes tener un sistema que permita una buena formación sindical, y una parte de la reforma lo que hizo fue mejorar el fondo para las escuelas sindicales, aumentaron las platas.

El consejo en el cual participo tiene un rol específico en definir los contenidos’, destacó.

También valoró como otro avance los pactos de adaptabilidad. Sin embargo, recalcó que deben ser perfeccionados en términos de quórum para incentivar su uso al interior de las firmas. Además, resaltó la incorporación de mujeres en el mundo sindical y laboral, lo que a su juicio debe ser monitoreado para ver su cumplimiento y resultados. Para el exjefe legislativo del Ministerio del Trabajo, Ariel Rossel, ‘otro buen producto de la reforma laboral fue el acceso a la información’.

Este paso, subrayó, permitió mejores herramientas a la hora que los sindicatos negocian colectivamente.

‘El derecho a información es fundamental, porque negociar de cero era absurdo, quién va a negociar con las cartas escondidas. Probablemente, si yo no sé cuántas son las utilidades de la empresa y estoy negociando, voy a pedir un 20% de aumento de las remuneraciones, y eso es absurdo. Ahora los sindicatos pueden analizar eso’, explicó. Sobre esto, Andrés Allende, director de comunicaciones de la Federación de Sindicatos de Banco Santander, sostuvo que ‘es una materia que aportó, pero se debe capacitar a la gente, porque, por ejemplo, ahora los sindicatos pueden ver los balances de las empresas, pero deben aprender a leer y entender esos balances’.

En lo que sí hubo consenso entre los diversos actores que participaron del foro es que ‘aún es muy pronto’ para emitir un juicio definitivo respecto a la marcha de la reforma laboral. Esto, entendiendo que aún falta una masa crítica de negociaciones bajo la nueva norma.

Otro punto que se abordó fue el aumento que evidenció la tasa de sindicalización en el país, la cual se ubica actualmente en 20,9%, subiendo poco más de 4 puntos en cuatro años. Sin embargo, algunos actores señalaron que dicha alza no es producto de la reforma. ‘Es un fenómeno que responde a otros factores, hubiera pasado con o sin reforma’, señaló Tokman.

Debate futuro: informalidad, automatización y rol de los padres

Esos serían los principales temas laborales en los que se debe avanzar en paralelo a la ley actual.

Los integrantes del panel estuvieron de acuerdo en que si bien hay muchos puntos que se deben mejorar en la actual legislación, no se deben dejar de lado los desafíos que quedaron ausentes en la pasada reforma y que requieren de atención. Uno de ellos es la automatización, que ya es evidente en el país en sectores como el comercio, la agricultura y la banca. Al respecto, Joaquín Villarino advierte que el cambio tecnológico que va a sufrir Chile será mucho más rápido que el que se observa a nivel global, y por ello será dramático a nivel laboral.

‘Los servicios mínimos van a cambiar radicalmente’, sostuvo. Lo anterior también implica buscar medidas frente a la destrucción de empleo, lo que de acuerdo a Andrés Allende solo se puede evitar con una mayor capacitación. En su opinión, eso debe ser uno de los focos principales focos tanto de de trabajadores y como empleadores.

‘Lo ideal es que los trabajadores vayan sumando valor agregado a sus aptitudes laborales’, reafirmó. Otra preocupación es la informalidad, que impacta a cerca del 30% de los trabajadores según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Andrea Tokman fue bastante crítica sobre la ausencia de este tema en los cambios legislativos impulsados por la Nueva Mayoría en el gobierno anterior: ‘Me habría enfocado más fuertemente en generar empleos para todos, y no en este subgrupo que tiene sindicatos’, comentó. Agregó que este punto no podrá ser dejado de lado teniendo en cuenta el debate sobre pensiones que continuará en la actual administración, ya que en su opinión es el mercado laboral el que ‘no permite capacidad de ahorro suficiente para tener buenas pensiones’.

En la misma línea, los representantes reconocieron que se debe poner foco en el empleo de los jóvenes, adultos mayores y mujeres. Respecto al empleo femenino, destacaron la importancia de avanzar en la corresponsabilidad parental para impulsar la entrada de la mujer en el mercado laboral.

Hoy las mujeres solo representan el 41% de los ocupados del país, y una de las trabas es que son más ‘caras’ cuando tienen hijos menores de dos años, ya que son ellas las que reciben el bono (por hasta $ 160 mil) y, por ende, las empresas deben invertir más en contratarlas en comparación a un hombre que realice las mismas funciones. ‘Sin corresponsabilidad parental probablemente no avanzaremos en que más mujeres ingresen al mercado laboral’, dijo Ariel Rossel.

Recuadro

‘Los grupos negociadores deben tener una solución definitiva, las resoluciones de la DT han sido confusas’. JOAQUÍN VILLARINO

‘Los servicios mínimos han logrado algo que es súper importante, que la huelga tiene que doler’. ANDREA TOKMAN

‘La Dirección del Trabajo no puede, en rigor, decir nada más sobre los grupos negociadores’. ARIEL ROSSEL

‘Los servicios mínimos atentan contra el derecho a la huelga (…) pero es fundamental tenerlos’. ANDRÉS ALLENDE

Parte de la reforma lo que hizo fue mejorar el fondo para las escuelas sindicales’. ANDREA TOKMAN

‘El derecho a información es fundamental, porque negociar de cero era absurdo’. ARIEL ROSSEL

‘Los sindicatos pueden ver los balances de las empresas, pero deben aprender a entenderlos’. ANDRES ALLENDE

El mercado laboral no permite una capacidad de ahorro suficiente para tener buenas pensiones’. ANDREA TOKMAN

‘Lo ideal es que los trabajadores vayan sumando valor agregado a sus aptitudes’. ANDRÉS ALLENDE